Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Polanski
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


En esta página haremos un pequeño análisis de algún libro o cualquier otra publicación vinculada con el mundo del cine que, por sus especiales características, nos anime a recomendarla a todos vosotros... aunque no todo lo que se publica es igualmente recomendable.

UNA NOVELA DE POLANSKI

Un libro interesante por momentos... aunque su autor parece más interesado en justificar y presumir de su intensa vida emocional que de hablar de su obra cinematográfica.Título: Roman por Polanski

Autor: Roman Polanski

Editorial: Grijalbo

Madrid, 1985.

 

La biografía de Polanski (hasta el rodaje de Tess) es interesante y al mismo tiempo inútil. Su interés radica en las anécdotas que surgen de las películas que rodó y de aquellas otras que no hizo (sorprendentemente estuvo metido en títulos como Huracán o El día del delfín) por problemas con sus productores. De todas formas no nos llegamos a imaginar a Polanski realizando tales películas. Lo inútil es su constancia en mantenerse inocente en los múltiples escándalos a los que se vio sometido. 

La primera parte del libro nos cuenta sus orígenes. Sus primeros problemas y sus primeros escarceos amorosos. Nacido en París recibió el nombre de Raymond creyendo que era ese el nombre que en Polonia quería decir Roman. Aunque no fuera así se asumió el nombre que siempre se quiso para él. En esas primeras páginas está el problema judío -él lo es-. La persecución, la muerte de su madre en un campo de concentración. También una mirada lenta, caprichosa si se quiere, sobre los pequeños detalles. Esos que terminarán por aparecer posteriormente en su cine. Sus pasos por la escuela de Lodz. Sus primeros cortometrajes. Su amistad con gente de todo tipo (fundamentalmente mujeres) y con los directores de su país, con los que trabajó como interprete, entre ellos con Andrzej Wajda. Se trata probablemente de lo mejor y lo más coherente del libro. Le siguen en interés los problemas y dificultades de algunos rodajes, desde El cuchillo en el agua hasta Tess. Pero se echan en falta muchas más cosas. No es un libro, como ese maravilloso de Renoir sobre las películas que rodó. Es un libro, como mucho, de anécdotas donde muchas páginas se centran en los escándalos que pesaron sobre su vida (la muerte de Sharon Tate, su condena por violación de una jovencita) más que en las películas que realizó. Trata de imponernos, desde la mitad del libro, su postura de dandy, de ser perteneciente a una sociedad que él considera alta, al tiempo que nos habla de sus numerosas amantes. Parece que en ciertos momentos parece disculparse por lo que ha hecho, pero en otras escapa su sentido de hombre engreído y soberbio. 

Polanski habla de sí mismo. Este muchacho judío que comenzó como actor, que quiso ser más genio que, por ejemplo, Welles al rodar una extraña versión de Macbeth, se esconde muchas veces, o da mil vueltas que le obliguen a salir del mundo en el que le ha tocado vivir, disfrutando y sufriendo. No es extraño que montase en teatro e interpretase en Amadeus el papel de Mozart. Nada raro, porque él mismo es como aquel Mozart teatral que esconde bajo una actitud infantil muchos de sus problemas o preocupaciones. Por cierto ¿se han fijado alguna vez en ese cierto parecido que existe entre Polanski y Danny Kaye? 

Un último apunte. Polanski afirma que jamás se ha preocupado por problemas de Dios o del diablo. Y que quiere dejar claro que La semilla del diablo no es más que la alucinación de la mente de una mujer. Unas curiosas afirmaciones ya que todos los filmes de Polanski se mueven, por llamarlo de alguna manera, en el terreno de... lo sobrenatural.  

Mister Arkadin

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Volver al INICIO DE LA REVISTA