Camino a la perdición-4
Principal ] Arriba ] [ Camino a la perdición-4 ] Camino a la perdición-3 ] Camino a la perdición-1 ] Los lunes al sol-3 ] Los lunes al sol-2 ]

 

Un canto al amor de padres e hijos

Una fotografía casi expresionista es el envoltorio con el que Mendes nos presenta su última epopeya.Con una fotografía con colores ajados y tan contrastada que se convierte casi en un blanco y negro, casi expresionista, como corresponde al antiguo género negro (el cine de gángsteres de los años treinta) ideal para retratar las atmósferas sombrías en las que se desarrolla la historia de esta película (menos las secuencias finales llenas de iluminado color, para mostrarnos el final del camino a la salvación de sus personajes), la película, que esta vez recomendamos ver, es un relato lleno de brío y fuerza, con gran sabor clásico y habitada por unos magníficos actores, que plantea una vez más la necesidad de un código ético para vivir, la fuerza de los lazos familiares y la responsabilidad de un padre con respecto al futuro de su hijo.

Con una traducción incorrecta y equívoca de su título original al castellano (en realidad debería titularse Camino a Perdición –Road to Perdition–, que es el nombre del pueblo donde precisamente sus protagonistas buscan encontrar la salvación) el filme nos narra los heroicos esfuerzos y el terrible dilema moral de un padre (Tom Hanks) que quiere salvar a su propio hijo de una muerte segura a manos de un siniestro sicario, enviado por el hijo de un capo mafioso irlandés (Paul Newman) para eliminarlo por haber sido testigo de un ajuste de cuentas entre gángsteres. El padre del muchacho se siente a la vez hijo adoptivo del poderoso mafioso, pero tiene que ejecutar su venganza, ya que por error ha matado a su esposa (Jennifer Jason Leight) y su otro hijo pequeño. Venganza y huida es el camino del relato de esta estupenda cinta.

Con un ritmo pausado y siempre fluido que a veces, en los momentos de clímax, se acelera y trepida, Sam Mendes, un hombre encumbrado en el ambiente londinense del teatro y que sorprendió al mundo del cine con su premiadísima película American beauty, repite éxito con esta otra, incluso cambiando de registro. Si en la anterior ponía a caldo el espíritu triunfador de los norteamericanos y miraba de un modo muy crítico su amoralidad en las reacciones y la hipocresía de la realidad familiar, aquí hay ahora un canto Los actores están todos excelentes, quizá lo mejor de la película. encendido y lleno de elogio hacia los verdaderos lazos familiares que incluso y trascienden los de la propia sangre, y subraya la importancia suma de los códigos éticos para vivir en sociedad aún dentro de la paradoja de las leyes inmorales del crimen organizado.

Pero, sobre todo, Camino a la perdición encierra todo un canto al amor de padres e hijos. La admiración, la iniciación en el aprendizaje de la vida por parte de los adolescentes, buscando en el padre las referencias morales de conducta. Y a la vez, el amor del padre hacia los hijos, su deseo de construcción para ellos de un futuro mejor, su esfuerzo heroico capaz del mayor de los sacrificios por abrir a los hijos un camino de salvación de una vida pasada cuajada de graves errores. Todo esto y más contiene este filme al que si hay que buscarle algún defecto que palidezca su enorme brillo serían una cierta tendencia al esteticismo y un final algo inmoderado.

José Luis Barrera

CAMINO A LA PERDICIÓN

Título Original:
Road to Perdition
País y Año:
Estados Unidos, 2002
Género:
DRAMA
Dirección:
Sam Mendes
Guión:
David Self
Producción:
20th Century Fox, DreamWorks SKG, The Zanuck Company
Fotografía:
Conrad L. Hall
Música:
Thomas Newman
Montaje:
Jill Bilcock
Intérpretes:
Tom Hanks, Jude Law, Paul Newman, Tyler Hoechlin, Stanley Tucci, Jennifer Jason Leigh
Distribuidora:
Hispano Fox Films
Calificación:
No recomendado menores de 13 años

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA