Principal
Arriba

Sitges 2002
Museo del Cine
Apocalypse Now Redux

 APOCALYPSE NOW REDUX

Por Luis Tormo

Las versiones ampliadas son una constante del DVD, aunque difícilmente estos nuevos montajes llegan a alcanzar la distribución cinematográfica en salas de estreno.Dejando bien claro que cada uno puede hacer con su filmografía o sus películas lo que quiera, y teniendo igual de claro que junto a las supuestas intenciones estéticas (recuperar una obra tal cual la concibió su autor) se dan también toda una serie de inclinaciones puramente económicas (nueva posibilidad de exprimir un producto) que incrementan la aparición de versiones ampliadas, montajes del director, etc., tanto en las pantallas cinematográficas (desde Blade Runner, El submarino, Amadeus o E.T) como en vídeo o DVD (nuevo montaje y metraje de Bailando con lobos, El señor de los anillos, etc.), personalmente empieza a darme igual este tipo de experimentos. La censura de una obra por cualquiera de los motivos (políticos, económicos) tiene también su valor (desde el punto de vista del historiador de cine) como ejemplificación de un tiempo o de una actitud que nunca debió de existir. Las intromisiones en la industria del cine existen y existirán, y ejemplos sangrantes tenemos en todas las épocas: el final de El cuarto mandamiento de Orson Welles, la actitud del productor Querejeta en El sur de Víctor Erice (donde no se rodó la parte del viaje final), la reducción de metraje en Érase una vez en América, los problemas de Lynch con su última película, etc. Y en la mayoría de casos la nueva versión no desmantela la anterior (véase el caso de Blade Runner, igual de interesante con voz en off o no, o con una final u otro).

En el caso de Apocalypse now se dieron todas las condiciones para que la película sufriera todo tipo de tropelías, pues en este rodaje coincidieron las peores circunstancias para sacar adelante un proyecto (rodaje en exteriores, mal clima, país remoto, sustitución del actor principal, presupuesto desbordado...). Ya desde el primer momento en que Coppola abordó la postproducción de Apocalypse now (fase de montaje, primeras presentaciones con público, prisas para llevar el film a Cannes) se intuyó que la película iba a sufrir algún que otro recorte. Efectivamente, después del primer montaje más o menos definitivo, Coppola recortó en unos minutos la película eliminando escenas completas y aligerando de planos otras.

Esta nueva versión aporta algunas imágenes nuevas y, sobre todo, dos escenas completas que fueron eliminadas en su estreno.Pero entrando en materia ¿qué aporta este nuevo Apocalypse now? Los planos y escenas añadidas, siguiendo el orden temporal del filme, son los siguientes:

  • En la escena del ataque a la aldea, se añade una parte final donde los soldados encargados de la misión le roban al coronel su tabla de surf.

  • Escena completa en el helicóptero de las playgirls.

  • Escena completa de la plantación francesa.

  • Los títulos de crédito finales, después del plano final del rostro de Martin Sheen terminan con un fundido en negro, mientras en el original terminaba como empezaba el film, con escenas de la selva en llamas.

Ahora bien, ¿son necesarias?, ¿cambian la concepción del filme? Los planos que complementan la actuación del coronel Kilgore (Robert Duvall) continúan con el tono humorístico que impregna toda la escena, pero realmente, después del discurso de Robert Duvall sobre el bombardeo de napalm y la victoria, cualquier añadido no contribuye a mejorar la escena. Era más adecuado cortar en ese momento.

Más interesantes son las dos escenas completas con las playgirls y la plantación de los franceses. Ambas profundizan en el ambiente pesimista, de dolor y desesperación de todos los personajes. En la primera, los tripulantes del barco se topan en un campamento perdido con el helicóptero donde se encuentran las tres chicas que antes habían intervenido en la escena del espectáculo para los soldados, Coppola juega aquí con la desesperación no sólo de los soldados sino también de las chicas La escena de las conejitas Playboy ha sido ampliada con una segunda parte, una pseudo-orgía que acaba de la forma más pesimista. Playboy (un símbolo de la América de triunfo, de la diversión, de la normalidad) que muestran su lado triste, derrotado y donde una escena de pretendida orgía acaba convirtiéndose en la viva imagen del pesimismo

La escena de la plantación ahonda en dos sentidos. Por un lado, los personajes que el capitán Willard va encontrando a lo largo de su viaje se han convertido en fantasmas, en entidades que han perdido su carácter humano, en anacronismos (modales y manjares exquisitos en plena selva) y ejemplifican ese imagen de derrota, de pérdida de confianza en la especie humana; y por otro lado, sirve para situar de una manera explícita el conflicto de la guerra y actuar como aviso para navegantes de lo que significa combatir contra un enemigo como el de Vietnam, los franceses alertan a Willard de que ellos ya perdieron la guerra años antes y ahora solo son un puñado de seres sin futuro.

La ventaja enorme de Apocalypse now es que, debido a la estructura del filme, permite el acople perfecto de los diferentes sucesos que van aconteciendo en el argumento, así las nuevas escenas se incorporan sin tener un efecto de distorsión. En este sentido, se introducen estas escenas que rodó Coppola en su momento y hubieran podido tener cabida muchas más pues, recurriendo a un ejemplo literario este film funciona como Rayuela (sobre una línea narrativa se puede ir dejando caer escenas que complementen la idea final).

Pero también es verdad que se pierde una idea muy bonita que planteaba la primera versión de Apocalypse now y es que a partir de la mitad de la película los personajes principales ya no bajan de la barca, van sólo deslizándose por el río hasta que al final encuentran el campamento de Kurtz (para ellos el río es lo único que les une a su pasado, y bajarse de el supone el peligro, lo La escena de los franceses en una plantación, ajenos a la guerra y al mundo actual, ha sido incorporada íntegramente. desconocido, el horror). Todo ello creaba una tensión (río-tierra) y una unidad temporal que ahora se ve rota por la inclusión de esas escenas. Personalmente, cuando veo la escena de la plantación me acuerdo de los comentarios que a veces hacen los directores referidos a que han rodado una buena escena pero que la han tenido que eliminar para no romper el ritmo de la narración. Es muy buena, pero interrumpe ese viaje a lo desconocido.

En fin, que cada espectador elija y disfrute la versión que le guste más, pero sobre todo lo que es un auténtico placer es reencontrarse con esta obra en un cine, en pantalla ancha, con imagen y sonido restaurado, que nos muestra el auténtico sentido de Apocalypse now, que es el de reflexionar sobre la guerra desde dentro (del espectáculo). Y eso no cambia en ambas versiones.

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA