Principal
Arriba

Filmografía
Dónde estás Billy
Con faldas y a lo loco
Vida privada Sherlock Holmes
Avanti
Crepúsculo vs. Fedora

CON FALDAS Y A LO LOCO

Por Dolores Herráez 

"Los mayores y la menor": durante el rodaje de "Some like it hot", Billy y Marilyn reciben en el set la visita de un histórico galán: Maurice Chevalier.Al genial Billy Wilder le encantaban las historias de enredo aderezadas con un fino sentido del humor, casi ácido, casi corrosivo, casi provocador.

Para Some like it hot, contó en el guión con I. A. L. Diamond, lo que enriqueció muchísimo los diálogos y los gags de la película.

¿Cómo podemos convertir a un contrabajista y un saxo de una cutre orquesta en los mas buscados por el simpar Botines Colombo?

No les queda mas remedio a los dos amigos que disfrazarse de mujer para desaparecer una temporada.

Genial Jack Lemmon como Josephine; que conecta muy bien con las otras chicas, olvidándose casi, casi, de su condición masculina, si no fuera por las curvas de la explosiva Sugar, Marilyn Monroe.

El guaperas de turno, saxofonista ligón, queda cautivado por Sugar.

El genial Wilder introdujo en la trama a Osgood, un millonario en busca de la mujer ideal. Memorable la escena de la llegada de las chicas a un hotel de lujo en la que un inconmensurable Lemmon es víctima del flechazo de Osgood, y posteriormente acoso.

En la orquesta femenina todo parece ir en orden.

Se han integrado los dos músicos, y seducir a Sugar empieza a ser prioritario para ese inexpresivo Curtis.

Se decide aprovechar el yate de Osgood, y ya vestido de rico millonario, la Marilyn más sexy cae rendida ante los encantos de tan guapo hombre.

A la pobre Josephine le toca bailar el tango con Osgood para que en el yate Sugar crea que el millonario y el beso son reales.

Si bien trabajar con Marilyn fue duro, la presencia de la actriz, de Lemmon y un guión excelente proporcionó a Billy uno de sus mayores éxitos de público y crítica.Y eran reales.

¿Eran reales?

No, al volver a la habitación los dos amigos cuentan la experiencia vivida, y Josephine se ha prometido con Osgood, algo que lo celebra con unas maracas, lo que provoca el total desconcierto.

Y, bueno, la risa florece.

Pero no sin hacer aparición el gangster Botines Colombo y su trouppe, para celebrar una reunión mafiosa.

El desconcierto se apodera de los dos testigos del asesinato cometido por Botines, y no queda otra alternativa que huir.

Oh, casualidad, Daphne y Josephine van a dar al salón de la recepción provocando un lío terrible para poder salir.

Puesto que no hay solución, nunca mejor dicho, el pastel se descubre.

Dos parejas, dos, han nacido. Porque Osgood es ante todo un ser que no busca la perfección.

Rodada en blanco y negro para acentuar el maquillaje de los actores, y con la mala relación que mantuvieron Curtis y Marilyn (decía él, que era como besar a Hitler) la peli se envuelve de momentos únicos y de personajes que se acercan al espectador con espontaneidad y quizás con un lenguaje verosímil, a pesar del sainete que se forma, conducidos por un maestro d la pantalla grande, que supo conjugar un crimen, un amor, equívocos y risa, mucha risa.

Momentos que siempre se guardan en la memoria, secuencias que ya hoy día no alcanzan esa perfección, y un ritmo alucinante que mantiene el discurso narrativo constantemente.

Donde quiera que estés, Billy Wilder, gracias por las risas de Josephine, que también estará contigo en esa estrella que siempre brilla mas que las otras en el firmamento cinematográfico.

Gracias por hacernos olvidar de la realidad.

 

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA