Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Lynch
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


En esta página haremos un pequeño análisis de algún libro o cualquier otra publicación vinculada con el mundo del cine que, por sus especiales características, nos anime a recomendarla a todos vosotros... aunque no todo lo que se publica es igualmente recomendable.

LA LEYENDA IMPRESA

Quizá el mejor acercamiento a la vida y obra de John Ford publicado hasta ahora.Print the Legend: la vida y época de John Ford,

por Scott Eyman.

T & B Editores.

Madrid, 2001.

Traducción de Mónica Rubio.

 

¿Cuánto se ha hablado, se ha rodado, cuanto se ha escrito sobre John Ford?

Quizá el más grande los directores de cine de la historia y su grandeza ha porrido pareja con la misteriosa mitología de un personaje creado por él mismo como si fuera fiel a aquello que se decía en la magistral El hombre que mató a Liberty Valance: “Cuando en el oeste la historia se convierte en leyenda, hay que imprimir la leyenda”.

Siguiendo este esquema, Scott Eyman, prestigioso especialista en la filmografía fordiana, presenta un voluminoso libro que desentraña la vida, la obra y las circunstancias históricas del gran cineasta de origen irlandés.

Siguiendo año tras año los pasos de la vida de John Ford, el autor nos descubre la evolución humana y artística de un hombre de cine que se creyó más un artesano que un genio. La vida, las casualidades y las circunstancias le llevaron al mundo del cine y la misma rutina de una obra amplísima y continua le hizo crear un estilo propio casi inimitable.

Sus peleas con los grandes productores, su amor a Irlanda, sus homéricas borracheras, su relación tempestuosa con algunas actrices, el proceso de creación y análisis de muchas de sus grandes películas van pasando ante los ojos del lector del modo más ameno posible.

Aunque algunos de los juicios que el autor emite sobre toda la filmografía sean bastante subjetivos y con ellos el lector informando pueda disentir, el libro de Scott Eyman nos llega informar de películas que los espectadores españoles no hemos llegado a ver y es, desde luego, la posible ultima obra definitiva sobre el más grande director de cine de todos los tiempos.

Alex Sebastian

 

LÚCIDAMENTE: LA LOCURA

Pese a algunas carencias, un título muy bien editado y ameno en su lectura.Locuras de cine,

por Anacleto Ferrer, Xavier G. Raffi, Bernardo Lerma y Cándido Polo..

Ediciones Colomar.

Valencia, 2001.

Un buen libro. Distinto a los que estamos acostumbrados. Y muy bien editado. Los autores son tres profesores de filosofía (de centros de la Comunidad Valenciana) y un filósofo psiquiatra que trabaja en un centro de salud mental (de la Comunidad). Más de doscientas páginas dedicadas a analizar películas y autores que han tratado el tema de la locura en sus diferentes aspectos. Realmente la locura es todo o casi todo. Desde la bajada al abismo que supone la historia de ese El buñueliano hasta la representación en imágenes de la mente enloquecida como ocurre en El gabinete del doctor Caligari.

Diferentes capítulos, divididos cada uno de ellos en varias partes, van investigando en los diferentes submundos del caos en el que vivimos. El primero de ellos está dedicado a la violencia. Por ahí aparecen personajes y cine clásico desde el que se asienta el tema de la psicosis, así como el mal colectivo y la guerra nauseabunda.

El segundo capitulo habla del amor y sus locuras. Análisis exhaustivo de los diferentes condicionantes amorosos, de un mundo regido por las reglas más dispares. De Buñuel a Almodóvar pasando por Ripstein y otros muchos (cines y) directores (y películas). No podía falta, claro, está las alusiones a la “locura amorosa” de Orduña (al terminarse el libro aún no había hecho su aparición la versión de Aranda) o al “duelo” representado por Las amistades peligrosas. Especial mención y análisis tanto para una de las obras maestras de Kazan, Esplendor en la yerba como para la interesante El infierno de Chabrol. Sugerente la pequeña (demasiado breve) parte centrada en la idea de la maldición femenina en la que se analizan a través de diferentes personajes de mujeres de cine diversas formas de desequilibrio emotivo o del otro.

La tercera parte del libro se centra en el poder. Historias de locuras coronadas con mención especial a los personajes shakesperianos sin que por ello falten los análisis de los diferentes Napoleones, de Ivan el terrible, de Nerón (en el papel por excelencia que Peter Ustinov brindara en ¿Quo vadis?) o la estupenda aventura “vivida” por Conery-Caine en el importante filme de Huston, El hombre que pudo reinar. Se junta ello con los delirios de grandeza y las tragedias en claroscuro en las que pueden aparecer desde un Kane hasta erráticos Al Capone y hasta el freudiano Cagney de Al rojo vivo. El mundo de la locura desde los manicomios y los análisis en profundidad de dos películas aparentemente tan distintas y distantes como Lamerica y Las locuras del rey Jorge sirven de cierre a este bloque.

El capítulo cuarto habla de la genialidad, de películas sobre sabios y artistas. Un paseo desde el doctor Frankesteim hasta las representaciones de los peligros nucleares que se sustentan en títulos como Ultimátum a la tierra o La humanidad en peligro. También los Bond, Indiana Jones o los diferentes superhéroes tienen cabida en este bloque. Y naturalmente los representantes creativos. El sorprendente El desencanto de Chavarri (una mirada al enfermizo universo de una familia de artistas) y el Amadeus de Forman son los filmes analizados de forma más extensa en esta parte.

La locura y las creencias es el enunciado de la quinta parte donde aparecen desde los Draculas que en el mundo han sido hasta los misterios de la fe propugnados por grandes directores de siempre como Dreyer, Buñuel o Bergman o por realizadores del hoy como Van Triers. No faltan a la cita los fanáticos (entre los que se encuentra la protagonista de Suspense) ni los magos, ni tampoco las mil formas en las que la mente humana es capaz de contarse historias (el último Kubrick, por ejemplo). En nombre de la rosa es la película estudiada, aquí, exhaustivamente.

La quinta y última parte habla de la evasión, de los mundos (de los que también el cine forma parte) que tratan de representar paraísos falsos o engañosos. Mundos de decadencia una de cuyas (como se expresa en el libro) mejores descripciones se encuentra en El crepúsculo de los dioses. Capítulo sobre la droga, la música y los viajes inútiles hacia ninguna parte. Trainspotting es el filme analizado.

Cada uno de los cinco capítulos se inicia con una referencia a la mitología clásica. El punto de partida y referencia de cada bloque.

El libro se inicia con una especie de prólogo en el que se trata de expresar la razón de libro (y las distintas clases de “locura”) y se cierra con una amplia referencia al más cuerdo (o loco) de los locos ( que a lo mejor era cuerdo). Naturalmente se habla del Quijote y de sus aventuras cinematográficas algunas tan disparatadas como la inacabada obra de Welles.

Una extensa biografía y la relación (alfabética) de los trescientas películas comentadas cierran la publicación. Sus páginas se encuentran ilustradas con muchas (y variadas) fotografías cada una de las cuales, además, cuenta con un interesante comentario.

¿Qué se puede discutir o poner en juicio? Algunas cosas, por supuesto, pero lo positivo es, con mucho, muy superior a lo que falta. Nos hubiera gustado que cada tema (y más los subtemas) se hubiese tratado con mayor extensión. Hay capítulos demasiado breves y tampoco son todo lo extensos que debieran algunos comentarios sobre realizadores o películas. Se echan en falta algunos filmes importantes sobre el tema (entre ellos Ensayo para un crimen), pero la cantidad de los comentados es suficientemente significativa.

Una nueva edición sin duda será necesaria y urgente sobre todo debido a que muchas películas de estos últimos años vienen, en los diferentes aspectos tratados, dominados por el tema de la locura. Algo tan amplio que incluso puede abarcar a todo el cine. Ya se sabe que todo él (el bueno) es una maravillosa locura.

Un buen libro, en resumen, para leer y regalar.

Mister Arkadin

 

VEINTITRÉS HORAS DE CONVERSACIÓN

Si usted quiere saber por qué Lynch es así, consulte a su psiquiatra (el de Lynch, no el suyo) o lea este libro: le ayudará a descubrir mundos insospechados.David Lynch por David Lynch,

por Chris Rodley (editor).

Alba Editorial.

Barcelona, 1998.

A partir de veintitrés horas de entrevistas, Rodley ha logrado encajar de forma virtuosa en ameno puzzle en el que las declaraciones de Lynch dominan, y mucho, al interés del entrevistador por ser la figura de su libro, algo con lo que tropezamos en muchas ocasiones pero que, por fortuna, Rodley evita con elegancia.

Aquí sólo hay una estrella, Lynch, pese a su modestia inicial: “cuando aceptó participar en este libro, David sugirió que se usara un formato simple de preguntas y respuestas, siendo su razón declarada que las preguntas serían probablemente más interesantes que las respuestas... No hace falta decir lo increíblemente equivocado que estaba sobre las respuestas”.

Agrupado por bloques cronológicos bajo el título de alguna obra (normalmente pictórica) del propio Lynch, el libro abarca desde su infancia (llena de recuerdos jugosos que han marcado su posterior trayectoria artística) hasta Carretera maldita, por lo que resulta en general bastante útil hoy en día.

Además, cuenta con el aliciente de algunas pistas que al cinéfilo de pro le permitirán un acercamiento mucho más claro a la obra de Lynch, como muestra un botón de lo más jugoso: “Las ensoñaciones, los sueños cuando se está despierto, son los verdaderamente importantes, los que vienen cuando estoy tranquilamente sentado en una silla dejando vagar mi pensamiento. Cuando duermes no controlas tus sueños. Me gusta sumergirme en un mundo onírico que yo he construido o descubierto; un mundo que yo elijo”.

¿Algo que ver con los mundos de Terciopelo azul o Mulholland Drive?

Si tiene interés en conocer la obra de Lynch, en profundizar en algunos de sus laberínticos recovecos, este libro es mucho más útil que algunos sesudos estudios que hemos tenido oportunidad de ojear. Además, se lee con facilidad, carece de ningún tipo de egocentrismo y no deshecha el humor en más de una ocasión. Un ejemplo a seguir en los libros de entrevistas a cineastas.

Mister Kaplan

  

 

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Volver al INICIO DE LA REVISTA