Julien Donkey-boy
Principal ] Arriba ] Agua tibia bajo un puente rojo ] [ Julien Donkey-boy ] La casa de la alegría ]

 

Julien Donkey-boy

Otro título Dogma: éste es el primero con certificado que viene de Estados Unidos.El Dogma va derribando fronteras, y ahora cruza el Atlántico para ofrecer su primera entrega norteamericana. Así lo atestigua el certificado con el que se abren todas las películas acogidas a este movimiento y que aquí también está presente. Sin embargo se observa cierta relajación en algunos preceptos, como por ejemplo en el uso de la música (no siempre formando parte de la acción), o en la utilización de la cámara lenta o la imagen fija, recursos que, aunque no estén (creemos) explícitamente prohibidos, no parecen casar muy bien con las pretensiones de verismo recogidas en el decálogo fundacional. Por lo demás, el estilo de las imágenes que durante más de hora y media desfilarán por la pantalla no puede ser menos convencional; la carrera comercial de la película no es, a todas luces, algo que preocupe a su director: El movimiento incesante de la cámara, los consiguientes encuadres aberrantes, el deliberado desenfoque o la granulación de la imagen requieren que el espectador de arme de valor para resistir sin abandonar antes del final. Pero, a pesar de todo eso, o precisamente por ello, estamos ante una película interesante.

Llama la atención, en primer lugar, la ausencia casi total de historia. Si acaso puede reconocerse un mínimo hilo conductor en el embarazo y final alumbramiento de la hermana del protagonista, pero la estructura del relato renuncia a la linealidad y se construye a partir de una repetición incesante de secuencias que poseen cierto poder hipnótico, y que acaban atrapando al espectador en una espiral infinita y recurrente. Esta misma idea se expresa dentro mismo de algunas escenas concretas (la del ejercicio físico en la escalera, por ejemplo) con un montaje fragmentado y abrupto que acentúa el carácter obsesivo que finalmente acaba teniendo toda la película. Como también queda recogido en dos momentos importantes para entender este círculo interminable en el que nos sumergimos: el rap que se canta en un determinado momento y, sobre todo, la poesía, rimada en caos, que el protagonista recita a su familia; caos que, por supuesto, no es tal, sino que esconde una férrea organización interna.

La película supone un descenso a los abismos más profundos de la sociedad norteamericana.La película es, por otra parte, un descenso a los abismos más profundos de la sociedad norteamericana. Pero para hacerlo no se recurre a la miseria, la exclusión social o la degradación económica. Los “monstruos” que pueblan el relato lo son en gran medida desde el punto de vista físico (locos, tullidos, ciegos,...) pero representan ante todo el desgarramiento psicológico y la fragilidad moral que caracterizan al ciudadano medio. Con una estética deliberadamente feísta vemos desfilar la violencia, la muerte, el sexo entendido en su forma más perversa, la marginación, la soledad, todo aquello que anida en el trasfondo de las felices familias y que hace de la sociedad americana un ente irremediablemente enfermo.

La misma belleza, presente en el arpa que tañe la hermana y en el ballet sobre el hielo que recorre toda la película, está abordada desde planteamientos de pura violencia, para acabar siendo destruida. No en vano el último plano de la película recoge el mencionado patinaje artístico pero con una imagen completamente desenfocada, esto es, negada.

Un único reproche: su planteamiento moralista final. Demasiado increíble.El planteamiento moralista con el que se resuelve el filme, resulta, sin embargo, un tanto fuera de lugar, como también lo está la facilona metáfora del niño que nace muerto. La crueldad sin tapujos ni concesiones con la que nos ha obsequiado el director no concuerda con esa especie de redención por el amor con la que quiere concluir la película, siquiera sea amor hacia lo muerto.

Pero ello no debe empañar el valor de esta obra arriesgada y difícil, honesta y dura, desgarrada y sutil, desagradable y, por momentos, emocionante.

Marcial Moreno

JULIEN DONKEY-BOY

Título Original:
julien donkey-boy
País y Año:
EE.UU., 1999
Género:
DRAMA
Dirección:
Harmony Korine
Guión:
Harmony Korine
Fotografía:
Anthony Dod Mantle
Montaje:
Valdís Óskarsdóttir
Intérpretes:
Ewen Bremner, Chloë Sevigny, Werner Herzog, Evan Neumann, Joyce Korine, Chrissy Kobylak
Distribuidora:
Nirvana Films
Calificación:
No recomendado menores de 13 años

 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA