Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Haneke
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


Como todos los meses, una vez más os invitamos a mandarnos vuestra correspondencia, bien con comentarios de películas, bien con sugerencias o para preguntar aquel dato que hasta hoy no os habíais atrevido a preguntar a nadie. Os contestarán Mr. Arkadin y el Señor Kaplan, dos perfectos caballeros.

La tomadura de pelo del Dogma ha llegado a límites insospechados con la concesión de "diplomas acreditativos" a memeces como "Italiano para principiantes"Ernesto Acevedo

Coincidimos esta vez... al menos. Al igual que tú, no entendemos la importante aceptación del movimiento “dogma”, una tontería de muchos quilates... Se le debió ocurrir al “cara” de Lars von Trier en una tarde de aburrimiento o de francachela. Redujo el cine a una especie de juego circense. ¿Se pueden poner cortapisas al arte? Pues eso... Tampoco sus ideas eran muy brillantes, muchas de ellas, y mejor, se encontraban (sin escritos reivindicativos) en las “pelis” de la nouvelle vague. El colmo de esta tomadura de pelo es que unos señores puedan conceder un diploma a aquellas obras que sean coherentes con tamaña necedad. Trier es un provocador nato (mucho más y de mayor interés es Haneke que, por fortuna, nada tiene que ver con el Dogma) y se puede permitir erigirse en el padre de tamaña inventiva. ¡Cómo se reirán los padres dogmáticos! Trier ya de por si es discutible, así que... sus discípulos. Las “pelis” de Trier pueden sorprender en una primera visión, parecer como una especie de espejismo en la segunda, y no digamos nada en la tercera. De todas formas sus películas tienen algo más. En ellas existe algo. Bueno, pero el caso es que ahora se ha estrenado esa cosa considerada “comedia romántica” llamada Italiano para principiantes y que por esas “sorpresas” del destino ha sido premiada en varios festivales. Incluso, en algún portal de la red se han hecho críticas tan complacientes como esas que afirman que uno se ríe cantidad... Ya, ya, la cosa es de cuidado. El humor helador típico de la sociedad escandinava nos congela. A esas alturas sólo los suecos parecen tener un cierto humor, como ocurre en ciertos filmes de Bergman o en títulos recientes como Eva y Adán o Juntos. Pero aparte de eso, como el título dice, todo es propio de “principiantes”. Aburrida, con una realización de aficionado videográfico propio de programas como “videos de primera”. La cámara se vuelve loca buscando lo que se intenta mirar. Para remate los inadmisibles letreros finales, con carteles escritos a mano arrojándose al suelo. Igualito, igualito que las peliculitas realizadas por escolares que se ven en la sección de colegios del festival Cinema Jove en Valencia. Durante la proyección en muchos instantes se cortaba a los actores por los ojos (o más abajo). Pero nadie se atrevía a protestar o salir en busca de los encargados de la sala para decirles que estaban proyectando mal. Mira que si se trata de una genialidad (una más) de la directora... Para salir corriendo. Que engañen a otros. Pero, señor Trier, ¿que le hemos hecho para aguantar a tus discípulos? Bastante tenemos con sus “pelis”. 

Pindaro

Así que te gustan nuestras contestaciones a los (¿cómo narices se llamarán?) interencadenadoscinéfilos. Nos agrada. Sabemos que nos quieres escribir (lo sabemos todo) defendiendo a la familia de Torrente (no a los que viven en Torrente, provincia de Valencia). Si no lo haces es porque temes que arremetamos contra ti. Tranquilo, solamente te condenaríamos a un proceso de desintoxicación similar al que sufre (para “quitar” su violencia) el “prota” de La naranja mecánica. Pero, claro, el tuyo, basado en aquel, sería otro: ver sin parar, durante una semana seguida, todas las típicas comedias españolas desde los años 60. Comenzaríamos, por ejemplo, con Viaje de novios, luego seguiríamos con todas las pelis interpretadas por Landa. Una buena entrada para pasar posteriormente a la filmografía completa de ese genio del humor que se llama Mariano Ozores. Es la mejor manera de valorar la grandilocuente aportación del Segura de... Bueno, Pindaro, sabemos que lo tuyo es una obra y que el cine que te gusta es el bueno, aunque ocultas otros títulos inconfesables. Te absorbemos, de todas maneras, ya que huyes del gore y de ese cine que quiere ser intelectual y sólo es un insulto a la inteligencia. Son los numerosos engaños que nos quieren vender gato por liebre. Y, nada, que no hay que confesarse porque te lo pases bien con “pelis” estilo Spy game (u otros títulos del hermanito pequeño de los Scott). Algunos de sus, increíbles e ilógicos, títulos son mejores que los del afamado hermano mayor. Al menos no se recubren de (falsa) trascendencia. Y, aquella cosita de Enemigo público, era muy, muy divertida. 

A nosotros nos siguen pareciendo más atractivas las aventuras del ibérico "Guillén" que las muy discutibles andanzas voladoras de Harry PotterGuillermo Corella

Tienes toda la razón del mundo, no hay comparación posible entre las novelas de “Harry Potter” y  las de “Guillén”, un niño normal que fue un ídolo (por su cotidianidad) en la España de comienzos de los años cincuenta, y que ahora se están volviendo a publicar. Guillén da mil vueltas al impresentable Harry. No digamos nada, para empezar del nombre, mucho más sonoro, normalito el del tal Guillermo, el Harry es, no más inglés sino más americano, lo cual se corresponde estupendamente con un chicuelo –y una obra- promulgadora de los “valores” de la sociedad norteamericana. Haces bien en reivindicar a tu homólogo frente a ese “reaccionario” elemento comedor incansable de palomitas (es de suponer) de maíz. ¿A qué se debe el éxito del nene Potter? Para empezar cuenta esas historias asumidas por el subconsciente colectivo, y que es la misma con la que se escribía la de E. T. Ni más, ni menos que las vivencias terrenales de alguien que a falta de los padres verdaderos es cuidado (en este caso muy mal) por unos parientes. Aquí nada de padres adoptivos, como en Superman. Pero eso sí, el “potterito” se encuentra marcado por una señal, lo que le distingue del resto. Vamos, que estamos (al contrario que en Guillermo) ante un elegido por los dioses. Sé que la película puede encender alabanzas y furibundos rechazos. En nuestra revista ya ha ocurrido. Mientras al “mago” Esparcia le ha encantado, al igual que las novelas en las que se basa, al “racional” Barrera le ha parecido una engañifa. Igual a este mister respondón. Aparte de creer que se trata de una narración torpe, sin sentido, que trata de contar una historia reaccionaria a tope, en la que se enmarcan, para solaz de nuestros infantes, los valores de nuestra “maravillosa” sociedad de paz y libertad. ¡Para qué vamos a quejarnos...! Prometo escribir para el próximo “encadenados” un artículo –en la sección “El bazar de las sorpresas”- sobre la ideología del señorio Potter, acorde con las de sus millonarios creadores. Bueno, también habrá que decir que Mister Kaplan no comparte ninguna de las anteriores opiniones. Él cree que es una vulgar, pero poco más, peli de palomitas y cocacola.... No me lo preguntes.... Aún no he visto El señor de los anillos

Elena Gracias

De nada... Nos agrada que te guste nuestra agradable revista. Hacemos lo que podemos. A veces nos gustaría, incluso, dedicarle más tiempo, pero nuestras ocupaciones nos lo impiden. Pero, ya ves aquí estamos. Pasamos a otro asunto. Lo de algunas casas editoras de DVDs no tiene precio. ¿Por qué hoy sale una versión, hasta con formato cambiado, de una película para a los pocos meses sacar otra? Sólo se me ocurre decir que el comercio es quien manda. No sé si te referirás a la salida en tal sistema de Bailando con lobos porque con ella (aparte de ser una “peli” bastante frustrada) se han cometido mil tropelías. Primero salió una versión cercana a las tres horas con un formato que ni siquiera llegaba a panorámica. Ahora sale otro DVD con dos versiones de la película cuyas duraciones van de aproximadamente 180 minutos (una) a 240 (la otra) y todo en un maravilloso formato scope. Pero a quien podrán reclamar los que compraron la primera (y desastrosa) edición de este título. Cuidado, pues, con los lanzamientos de DVDs en falsete. ¡Que se lo pregunten a los que compraron en tal formato Carrie! (la anterior versión, pues acaba de salir una “especial” con el formato correcto y numerosos extras). 

Que el impresentable discurso patriótico de Michael Bay siga logrando records de taquilla también en vídeo y DVD sólo tiene una explicación: seguimos tragando ideología yanqui hasta en la sopaJuanita Aradni

¿Ahora, a estas alturas, te has asomado a esa “peli” no apta para mentes serenas y libres? Además lo ha hecho en formato vídeo. Pues qué bien, pero... lamentaríamos que te hubiera gustado. Nos estamos refiriendo a Pearl Harbor, una cosa demagógica y elementalilla repleta de latiguillos patrióticos. Recuerdo como no hace mucho unos niñacos asistían extasiados, en unos grandes almacenes, a su exhibición. Pasaba cuando sonaban esas palabras pro-americanas que más o menos afirmaban aquello de “que grandes e incomprendidos somos. No nos importa, sabremos librar al mundo, aunque no quiera, de nuestros enemigos... Y si sois muy malos ya sabéis lo que os espera: bombardeo con bomba atómica y chimpún”. Esta abominable película es indigesta y despistante. No se trata tan sólo de hablar de aquel triste día de diciembre. No, se va más allá. A tal desgracia tal honor o si a mí me das yo te doy. Algo en lo que se insiste con el bombardeo sobre Tokio. Ahí se iba a quedar la cosa como ocurría en aquella antigualla de Tora, tora, tora , que, con todos los peros, era mucho más interesante. Por cierto, esta peli reproduce un hecho que ha aparecido frecuentemente en el cine como, por ejemplo, en De aquí a la eternidad, pero además, es que en Pearl Harbor hasta la música de Hans Zimmer es “copiona”, y suena de acuerdo a otros autores en cada uno de los fragmentos. Por ejemplo una de las escenas de amor suena a tope a la música de Barry de Memorias de África. Pecata minuta para una “peli” tópica e inaguantable.      

 

 

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA