Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Disney
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


Aunque la nuestra es una revista de cine, no podemos olvidarnos de ese otro gran devorador de imágenes que es el público teleadicto, por ello le dedicamos dos secciones, ésta y Network. En ellas damos un repaso a la actualidad de la pequeña pantalla en España.

CUÉNTAME 

 Por Ángel Esparcia

En la nueva temporada de otoño, TVE-1 ha apostado por una serie de cierto riesgo, pero que ha sido acogida, sorprendentemente, muy bien por la audiencia. Con Cuéntame se trata de "recuperar" un tiempo ya muy lejano (y desconocido) para muchos ciudadanos: los años finales del franquismo, recreando la infancia y adolescencia de la generación adulta.

El modelo adoptado es el de Aquellos maravillosos años, una serie norteamericana ya mítica (y muy irónica), en la que un adulto (voz en off) rememoraba su infancia y primera adolescencia en los años 60. Esta misma voz en off es el narrador de la historia en Cuéntame (por cierto, y para los que no se acuerden, el título alude a una canción de muchísimo éxito a principios de los 70 interpretada por el grupo "Fórmula V").

En el caso de la serie española hay que destacar el excelente trabajo de ambientación y el magnífico trabajo de los actores. También el tono "realista" que sólo se ve empañado por un cierto "toque nostálgico" que hace que la carga crítica (que la tiene) quede desdibujada en demasiadas ocasiones (a veces por medio de comentarios de la voz en off, del estilo "entonces sí que éramos felices", sin el más mínimo asomo de ironía).

Así pues, se trata de un producto audiovisual hecho con dignidad y profesionalidad, que está cautivando a parte de la audiencia, y no sólo a aquellos que vivieron "aquellos maravillosos años" (adultos y "tercera edad"), sino también a los que no los conocieron, lo que no deja de ser sorprendente.

 

 

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA