Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Blake Edwards
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


He aquí la segunda página que dedicamos a la televisión (la otra es Malalts de tele). Sumadas os ofrecen mucho más que un análisis de la programación televisiva: constituyen toda una filosofía de vida.

 

LA TELE EDUCADA

Por Ángel San Martín

"Al salir de clase", un buen ejemplo de lo que la televisión entiende por "hablar de la educación"; en dos palabras: trivializarlo todo.El sector educativo anda movidito. No hay etapa del sistema escolar que no tenga por estas fechas algún motivo de preocupación. Por supuesto, no nos referimos al final de curso, que si exámenes, notas o la selectividad. El motivo de preocupación son las reformas, más o menos profundas, que se anuncian para el futuro inmediato. Tantos frentes hay abiertos que a la responsable del ramo, con rostro agrio, no le ha quedado más remedio que ir de televisión en televisión cantando las excelencias de las propuestas de su ministerio. La contestación, incluidas las manifestaciones callejeras de profesores, alumnos, padres e incluso de los rectores, no se podía quedar sin la correspondiente réplica catódica.

Y en este pulso de poder la ministra pasó por los programas matutinos que las distintas televisiones tienen para discutir los temas de actualidad. En todos ellos la ministra seguía el mismo guión: primero resaltar las muchas deficiencias de la actual reforma con genes socialistas, para luego sacar a relucir los grandes remedios incluidos en sus iniciativas legislativas. Eso sí, el guión no contemplaba el análisis de por qué las cosas no van demasiado bien en la escuela pública, mientras que a la privada le van mejor que nunca. Para ratificar esta línea argumental ahí está La Primera de TVE que estrenó un programa, próximo a la telebasura, titulado Ésta es mi historia, dedicado casi exclusivamente a la violencia en las aulas, pero claro en las aulas públicas.

Siempre se ha dicho que una de las funciones de la TV es educar a sus audiencias y, en efecto, ahora estamos viendo que además se usa para adoctrinar. Para mostrar que quienes están fuera del juego de la razón son los que se manifiestan en contra de las propuestas ministeriales. Mientras que los recortes presupuestarios para la educación, el descontrol en el cumplimiento de la legalidad vigente, la premura en los trámites parlamentarios de los textos legislativos, los continuos globos sondas lanzados a la opinión pública constituyen una pequeña parte de lo que se callan como causa eficiente del deterioro en el que han dejado caer a la escuela pública. Lo sorprendente es que semejante línea argumental se alimente desde un ente que también es público, aunque ahora ya está en manos de la SEPI. Sí, sí, la dueña de Aerolíneas Argentinas. Por cierto, sin tele y sin aviones ya no tendrán sentido las vacaciones, ¿no pensarán tenernos todo el año en el cole?

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA