Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Blake Edwards
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


Como cualquier revista que se precie, la nuestra también tiene su sección dedicada a las bandas sonoras. Habitualmente correrá a cargo de Juan Francisco Álvarez, un mozo con muy buen oído... como podréis comprobar en cuanto se quite los cascos y atienda las llamadas telefónicas que le piden, insistentemente, su crónica musical para este número. 

CONCIERTOS DE MÚSICA DE CINE EN ESPAÑA 

Por Juan Francisco Álvarez

Elmer Bernstein, tan amable como siempre, durante su estancia en BarcelonaEn esta ocasión vamos a ocuparnos en “Ábrete de Orejas”, de reseñar los conciertos de música de cine que se han celebrado a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Afortunadamente vivimos tiempos en los que la música de cine empieza a ser valorada dentro y fuera del cine. En lo que llevamos de año podemos reseñar al menos cuatro interesantes conciertos que de esta nueva música clásica, como más de uno se han atrevido a llamarla, se han realizado en nuestro país.

El 23 y 24 de marzo tuvimos la oportunidad de disfrutar nuevamente con la presencia de un casi octogenario Elmer Bernstein en plena forma, y tan humilde y bonachón como el primer día. Esta vez la cita era en Barcelona, que lo recibía por primera vez, dentro de los conciertos que organiza desde hace tres años L’Auditori con la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña. Este agradable neoyorquino ya ha estado varias veces en nuestro país, fundamentalmente en Sevilla, participando en los Encuentros de Música de Cine que se organizan en la capital andaluza, e incluso viviendo una temporada en esta ciudad, para estudiar nuestra música y encontrar nuevas fuentes de inspiración. La estancia de Bernstein en Barcelona supuso todo un ejemplo de la sencillez de una excelente persona, atenta y amena con todos, prensa, aficionados y curiosos. En el concierto balbuceo un poco de castellano y disculpándose por su desconocimiento de nuestro idioma, optó por presentar cada tema con un sencillo inglés para que pudiera ser entendido por todos, no sin añadir toques graciosos con los que se ganó al público.

Conversador infatigable, atento con la prensa y los fans, disfrutar de Elmer Bernstein siempre es un lujoEl programa para los dos conciertos que dio en Barcelona fue el mismo, un repertorio agradecido y en el que no faltaban sus trabajos más meritorios. Una primera parte compuesta por títulos bien reconocibles, pues se inició con The sons of Katie Elder, un western de Henry Hathaway con un tema principal muy en la línea del de Los siete magníficos. Le siguió una excelente interpretación por parte de la OBC del tema principal de Hawai, donde la percusión tuvo una brillante actuación al sustituir convenientemente los sonidos de los instrumentos autóctonos hawaianos por otros que no desmerecían en nada la puesta en escena de este hermoso tema. La percusión y el metal volvieron a ser protagonistas en el conocidísimo tema de La gran evasión, al que le siguió una de sus obras predilectas, Matar a un ruiseñor, una pequeña suite que recogía el tema principal de la película, una hermosa melodía construida a modo de canción de cuna, una música intimista que cautivó a todo aquel que aún no la conocía y que volvió a maravillar a todos los que ya gozábamos de conocerla. Esta primera parte finalizó con una suite de Los diez mandamientos, una partitura grandilocuente donde las haya, un excelente punto y seguido de un impecable conciertazo.

La segunda parte se inició con un Bernstein nostálgico y romántico, una perfecta combinación de sensaciones se dan cita en un tema orquestal en el que la sección de cuerdas tuvo el momento más brillante de la noche. Se trataba de la sintonía  de Hollywood and the Stars, un documental sobre la época dorada hollywoodense realizado en 1960, que contó con la participación musical de Elmer Bernstein que supo aunar en este nostálgico tema el glamour y el romanticismo perdidos de aquella época dorada del cine americano. Un Bernstein desconocido por muchos, pero que se convirtió en uno de los temas estrella del concierto. Le siguieron una hermosa suite sobre La edad de la inocencia, que enlazaba muy bien con el ambiente creado por el tema precedente. Y el tema “Tarna” de la película de dibujos animados Heavy Metal, con el que en su día inició una muy buena relación con las Ondas Martenot, que sonó maravillosamente aún con la ausencia de este instrumento.

The view from Pompey’s head es sin lugar a dudas la pieza más desconocida de este concierto, pues la película ni siquiera se ha estrenado en nuestro país y la banda sonora no está editada. A pesar de ello y de que la música en este caso resultaba de más difícil audición, gustó entre el público que aplaudió efusivamente esta pieza.

Tras repasar sus grandes éxitos, dos bises certificaron el éxito de Bernstein en sus conciertos de BarcelonaEl concierto finalizó con tres grandes temas, El hombre del brazo de oro, La gata negra sobre el tejado de zinc y Los siete magníficos. Tres temas muy conocidos por todos. Si bien en los dos primeros el jazz es el hilo conductor, el tercero no necesita presentaciones y tal vez es el símbolo musical con el que se reconoce a este genial compositor. Evidentemente, después de este éxtasis musical, el público no concedió al maestro la libertad de marcharse a descansar y realizó dos bises que se agradecieron con aplausos multitudinarios desde las gradas. A pesar de sus casi ochenta años, Bernstein demostró encontrarse en plena forma en la dirección y gracias a la nueva política de L’Auditori de repetir dos años el mismo compositor, podremos nuevamente disfrutar con su presencia el próximo año, los días 3, 4 y 5 de mayo de 2001.

Este año, iba a ser el segundo de Goldsmith en L’Auditori, pero una apendicitis según la versión oficial o unos problemas graves de salud según todos los rumores (Goldsmith ha cancelado todos sus próximos proyectos y parece ser que está seriamente enfermo), impidieron que pudiera realizar su concierto de música de cine de ciencia ficción. Si el año pasado nos deleitó con un repertorio de lo más variado y popular de toda su filmografía, este año el programa del concierto era todo él de su música para el cine de ciencia ficción. La persona encargada de dirigir a la OBC fue en sustitución de Goldsmith, Rachael Worby, una experimentada directora norteamericana con amplia experiencia en la música sinfónica y que actualmente alterna su tarea de Directora Musical de la Pasadena Pops Orchestra con múltiples giras y compromisos en orquestas de todo el mundo como directora invitada

La enfermedad de Goldsmith obligó a Rachael Worby a dirigir ambos conciertos en BarcelonaLa primera parte estaba dedicada íntegramente a la música de las películas de Star Trek en las que Goldsmith ha aportado su música (The Motion Picture, The Final Frontier, First Contact, Insurrection, Voyager) y la segunda parte a los temas musicales de películas como Capricorne One, Alien, Logan’s Run, Hollow Man, Twilight Zone-The Movie, Supergirl, Desafío Total y Powder. Un programa tal vez demasiado serio y difícil para la gente en general pero que hizo las delicias de todos los amantes del género. Además Rachael Worby supo imprimir a la orquesta un ritmo trepidante (algo más rápido que el que da el propio Goldsmith a sus composiciones) que encajó muy bien con la audición de estos temas sin las imágenes. Esta excelente directora supo sacar partido a la orquesta y aunque la presencia de Goldsmith siempre impresiona, nada se pudo objetar en cuanto a la calidad del concierto.

Pese a que se trataba sólo de música para ciencia ficción, la dirección de Rachael Worby en Barcelona fue impecableEsperemos que Goldsmith se reponga rápidamente de su enfermedad y nos vuelva a deleitar con maravillosas composiciones como solo él sabe hacer (a pesar de sus últimas composiciones, faltas de inspiración y calidad), y si encima regresa a España para dar algún que otro concierto mejor que mejor. De momento en L’Auditori completa su cupo de 2 años consecutivos y esta nueva temporada le sustituye Maurice Jarre con tres conciertos los días 9, 10 y 11 de noviembre de 2001.

Pero no sólo Barcelona ha sido la protagonista de los últimos acontecimientos en música de Cine. También tenemos que destacar otros eventos que se han producido en nuestra Comunidad Valenciana. El primero de ellos tuvo lugar en el Festival de Cine de Comedia de Peñíscola el pasado 26 de mayo, pues en su inauguración se contó con la presencia de Carles Cases y su Carles Cases Music Band, que ofrecieron un pequeño concierto de piezas de sus temas musicales para películas de Ventura Pons. Lástima que este evento no tuviese la repercusión que requiere un acto de estas características. Habrá que estar atentos a las próximas ediciones del Festival de Cine de Comedía de Peñíscola, pues La Carles Cases Music Band demostró en Peñíscola que también con poco presupuesto se pueden hacer grandes conciertos están demostrando un especial interés hacía la música de cine en las últimas ediciones, ya que si bien este año ha sido el concierto de la Carles Cases Music Band, el año pasado se le rindió un homenaje al gran compositor español José Nieto y en 1998 fue el compositor castellonense Carles Santos el que ofreció un concierto de su particular creación musical. Carles Cases además fue doblemente protagonista de esta XIII edición del festival de Peñiscola ya que consiguió alzarse con el Calabuch a la mejor banda sonora por su participación en Besos para todos.

Y por último, el pasado 15 de junio tuvo lugar en Valencia un concierto a beneficio de la Asociación Valenciana contra el Cáncer con la Orquesta de Valencia dirigida por el prestigioso director ruso Uri Mayer, quien inicialmente no era el director elegido para tal ocasión, pero que estuvo muy por encima de las expectativas creadas. Tampoco el programa fue el inicialmente previsto y se quedaron algunas piezas fuera como La lista de Schindler y That’s entertainment. A pesar de que el concierto no La Orquesta de Valencia ofreció un selecto repertorio "clásico" de temas cinematográficos en el Palau de e la Música de Valencia presentaba un programa muy atrayente: The Cowboys de John Williams, Adagio para cuerda, op. 11 de Samuel Barber (presente en films como Platoon y El hombre elefante), The Red Pony de Aaron Copland, Toccata y fuga en re menor, BWV 565 de J.S. Bach/L. Stokowski (aparecía en la película de la Disney Fantasía) y la suite sinfónica On the Waterfront de Leonard Bernstein (La ley del silencio),  resultó ser todo un éxito en cuanto al aforo (al fin y al cabo se trataba de una causa benéfica), pero sobretodo en cuanto la excepcional interpretación de la Orquesta de Valencia (no tuvo ninguna nota discordante e interpretó fielmente las partituras con esmero y tesón) y la magistral dirección de Uri Mayer.

La música de cine cada vez está más presente entre nosotros, a los próximos conciertos ya comentados a realizar en L’Auditori de Barcelona, se suman el que tendrá lugar en el Festival de Teatro Clásico de Mérida el 10 de agosto con Andrea Morricone dirigiendo a la Orquesta y Coros de la Ópera Estatal de Hungría y a Dulce Pontes en un programa muy similar al que años atrás realizó su padre en Sevilla de su música. También nos queda por llegar la próxima Mostra de Cinema del Mediterrani con su Congreso Internacional de Música de Cine y el concierto que ello implica, así como los encuentros de Música de Cine de Sevilla en noviembre.

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA