Principal
Arriba

Introducción
Tony Curtis
Desayuno con diamantes
Días de vino y rosas
10, la mujer perfecta
Victor o Victoria

LA AMBIGÜEDAD DEL ARTE

(Víctor o Victoria)

Por Carlos Losada

Arte, ambigüedad, música y nazismo en una película inolvidable que es un "remake" de una vieja película alemana ya olvidadaEl arte es ambiguo. Partiendo de esta base, constatada a través de la historia del cine, Blake Edwards nos propone una indagación sobre la personalidad del ser humano y de sus circunstancias, en clave de comedia y con el aliciente de presentarnos los años treinta antes del colapso del nazismo con ayuda de música. 

Inspirada en una película alemana del mismo título –bastante mediocre- de 1933, entonces Edwards tenía diez años, nos introduce en el mundo del cabaret y del gangsterismo a través de un personaje paradigma del conflicto entre el ser y la existencia. Tody (un Robert Preston excelente y memorable) nos lleva de la mano hasta la secuencia magistral del restaurante de la ensalada con la cucaracha, con plano general exterior del restaurante viendo la reacción de sus comensales, para engarzar con la transformación de Victoria en Víctor, como la cosa más natural del mundo y su debut como cantante Víctor/Victoria, una Julie Andrews arrebatada y cómplice de las sutilezas humanas, juega su rol sin complicaciones hasta que llega King, un James Gardner mejor que nunca, del que se enamora, poniendo en juego el entramado de las relaciones humanas, con sus apariencias y sus grandezas, sus miserias y sus sumisiones, generando de paso las situaciones más hilarantes y al tiempo más inteligentes entre dos seres humanos. Llega a su cenit en la naturalidad con la que Squash, un Alex Carras en estado de gracia, le muestra sus inclinaciones y le hace ver que las apariencias, a veces, son meros arquetipos del inconsciente. 

Algunas canciones de la banda sonora, como "Crazy World", resumen a la perfección el espíritu del filmeBurla burlando, Blake Edwards ha jugado la carta de la tolerancia y la pasión, la crítica y el discernimiento sin olvidar al inspector Clousseau ni a los camareros enloquecidos, para decirnos que ya sea Víctor, ya sea Victoria, lo que cuenta es el ser humano. Habrá muchos que digan que el final tiene algo de “happy end”, o una concesión a las taquillas, o al bien pensar americano, con el personaje de Leslie-Ann Warren, justísima, poniendo la guinda de la pasión femenina. Discrepo. Todo en la película está medido, incluido ese final acomodaticio, pero totalmente humano, porque redondea la idea matriz del filme, al margen de la diversión. 

Esa idea de la ambigüedad del arte, y de la cámara, la puesta en escena, las secuencias, la planificación de las canciones, las elipsis, los sobreentendidos, los guiños, se encargan de decirnos que todo ser que piensa y vive tiene que adentrarse en su mundo, y en el de los demás, desde la tolerancia y la reflexión, desde la inocencia y la picardía, para desentrañar de qué estamos hechos y porque somos como somos. 

Hay una canción, a cara descubierta, que lo dice todo. “Crazy world”. Y hay otra, antología del disparate, “Lady from Sevilla”, que resume, por decirlo así, hasta dónde se puede llegar cuando se juega con el arte desde las raíces humanas hasta las implicaciones sociales. 

Blake Edwards crea con Víctor o Victoria una pieza insustituible en la historia del cine: las imágenes también son ambiguas cuando tienen la necesidad de contarnos ese poso de misterio que rodea nuestras relaciones con los demás; y que lo son cuando quien lo narra tiene en cuenta que la vida es tan ambigua o más que el arte

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA