Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Encadenados
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado

 


He aquí la segunda página que dedicamos a la televisión (la otra es Malalts de tele). Sumadas os ofrecen mucho más que un análisis de la programación televisiva: constituyen toda una filosofía de vida.

 

IGNORANCIA OBLIGADA

Por Ángel San Martín

Juan Luis Alvarez presentador de informativos en TeleMadridMientras la telebasura se expande por la programación de las televisiones, los informativos pierden las formas. Según dicen los estudiosos de la cosa, la información no es más que dar forma a preceptos brutos suministrados a través del contacto con el entorno. Pero cuando la información viene de TV, entonces unos individuos tienen el poder de hacer su versión de los hechos para ilustrar al resto de los mortales que sólo pueden ser receptores. Pues bien, pese a tanta responsabilidad, los informativos de las televisiones cada vez se parecen más a la telebasura y en lugar de in-formes nos obsequian con de-formes alusiones a la realidad. El asunto promete ir a más, puesto que los informativos siempre son susceptibles de empeorar.

Si refrescamos un poco la memoria, recordaremos que hace unas semanas el presidente autonómico de Madrid cesó al director de Tele Madrid, por pretender informar de modo no partidista de la violencia en el País Vasco. A Tele 5 se le mete presión, vía juzgados, para que sus informativos, especialmente el debate de la mañana, no sea tan ásperos con el Sr. Aznar. Hace poco nos enteramos que el Gobierno censuró, oficialmente retardó varios meses, la información sobre el primer caso de “vaca chiflada” detectado en los laboratorios. Respecto al “síndrome de los Balcanes”, pese a los informes del Pentágono, aquí se sigue negando la evidencia. Y mientras todo esto sucede, el Presidente del Gobierno concede una entrevista, la primera tras las últimas elecciones generales, a un canal privado de televisión. Justo el canal cuya licencia administrativa pertenece a un grupo empresarial gestado por el Ejecutivo. Del “lector de la Moncloa” se ocupa La 2, para eso es asunto de cultura halagar el ego del Presidente.

La piedra angular que falta para forjar la opinión pública, la constituye el marketing y sobre todo la “sondeoscopia”. Es el instrumento mediante el cual se trata de convencer a la población que su opinión, formada a partir de la de-formación de la información, es la correcta y la que le conviene mantener si quiere estar con quienes detentan el poder. Para lo cual, nada mejor que preguntarles mediante encuesta qué es lo que recuerdan de la información sin formas previamente servida. Su respuesta se gratifica propagando que la mayoría piensa lo mismo. Y para que no falte ningún ingrediente se recuerda que el 70 % desconfía de la información de las televisiones por interferencia del Gobierno (El Pulsómetro de la Cadena Ser). La cosa no deja de tener su morbo: desinformados, políticamente desactivados, pero con el corazón contento. Por cierto, ¿no habrá llegado el momento de gritar aquello de “Telediarios no, gracias”?

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA