Homenaje a Dino Risi

  13 Junio 2008

Visiones de un italiano sin complejos
Escribe Mister Arkadin

2-dino_risi.jpgDino Risi escribió más de sesenta películas y realizó otras tantas con guiones propios o de otros guionistas. Es, con Mario Monicelli, uno de los más destacados representantes de la comedia italiana de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, a cuyo esplendor también contribuyeron compañeros de generación como Lattuada, Pietrangeli, Tognazzi... o de generaciones posteriores, como Scola.

De todos los directores de la generación de Risi sólo sigue con vida Monicelli, que cuenta una edad aproximada a la de Risi, aunque aquél comenzara antes a realizar películas. Ambos, sin embargo, han estado haciendo cine hasta, como quien dice, ayer mismo. En 2006, Monicelli realizaba Rosas del desierto, mientras que en 2002 Risi dirigía La ragazze di Miss Italia. Dos pesos pesados de una época gloriosa del cine italiano. El hijo de Dini Risi, Marco Risi, poco o nada tiene que ver con su padre.

vida_dificil.jpg

Los comienzos

Dino Risi había nacido en Milán en 1916. Su primer contacto con el cine se produjo en 1941, al actuar como ayudante de dirección de Mario Soldati en Piccolo mondo antico.

marcello_mastroianni.jpgPosteriormente, Risi escribiría guiones y realizará una serie de cortos hasta que en 1953 intervino como director en un curioso experimento auspiciado por Zavattini, Amor en la ciudad, una especie de cine-verdad o cine-encuesta, que se pretendía fuera el primer título de una serie de producciones que versarán sobre diferentes temas. El filme no tuvo éxito y la experiencia debió abandonarse para una mejor ocasión.

Quizá en ese modelo de Zavattini sea donde se mire el posterior cinema verité francés o las posteriores películas italianas de episodios. Amor en la ciudad, una película  maldita a pesar de contar en la dirección con Antonioni, Fellini, Lattuada, Zavattini... y Risi.

Como otros directores italianos, Risi realizó a lo largo de su carrera varias películas de episodios, es decir, cortos dentro de una historia larga. Un falso espejo de Amor en la ciudad. La más característica realizada por Risi fue Monstruos de hoy (1963) formada por 15 situaciones, muchas de las cuales diseñadas como un simple chiste. Su interés radicaba tanto en la pincelada de algunos momentos como en la presencia de gran parte de los actores y actrices importantes en el cine italiano de aquel momento.

De episodios, aunque Risi sólo dirigiría uno de los integrantes del filme, fueron también Los complejos (1965), Que viva Italia (1977, una pretendida continuación de Monstruos de hoy), Le bambole (1965), I notri mariti (1977) o Los seductores (1980).

signo_venus.jpgEl primer largometraje de Risi en solitario fue El signo de Venus (1955): contrapuesta al descarnado neorrealismo del momento, era una película que se adscribía a la comedia italiana rosa impulsada por el éxito de Pan, amor y fantasia (1953) de Luigi Comencini. Se surte de actores como De Sica, Sophia Loren, Tina Pica... En esos años, Sophia y Gina Lollobrigida se intercambiaban los papeles. Si ambas como mujeres eran “impresionantes”, en su exhuberancia como actrices eran muy diferentes. La balanza, naturalmente, caía del lado de Sophia.

El mismo año 1955, Risi rodó una secuela del citado filme de Comencini, que contaba con otras varias partes siempre iniciadas como Pan, amor... La película de Risi se titula Pan, amor y... Un título que especifica claramente el cambio de Gina por Sophia.

Años de gloria

El primer éxito de Risi se produjo con, Sabela (1957), una comedia pequeña pero con un cierto encanto que obtuvo el Primer Premio en el Festival de San Sebastián.

la_escapada.jpgDespués de títulos como Venecia, la luna y tú (1959) o El estafador (1960) es cuando filma sus mejores películas. Las realiza una a continuación de otra. Pueden considerarse como dos crónicas del momento actual de Italia: una panorámica sobre el país y sus habitantes. Son Vida difícil (1961) y La escapada (1962). La primera es una especie de borrador de tantas películas italianas posteriores que trataran de reconstruir una época; la segunda retrata el enfrentamiento entre dos formas de entender la vida. Unos filmes, además, que cuentan con excelentes interpretaciones de Alberto Sordi, en la primera, y de Vitorio Gassman y Jean Louis de Trintignant en la segunda.

La escapada, para aquellos que la conocieron, o que la desconocen, acaba de ser editada en DVD. Un dato curioso: el guión de este filme fue escrito por Risi y Ettore Scola. 

il_profeta.jpgGrandes actores y actrices han trabajado a las órdenes de Risi a lo largo de su carrera. Ellos, desde Gassman hasta Sordi, pasando por Tognazzi, Manfredi, De Sica, Mastroianni. Y ellas, desde Sophie Loren a Anita Ekberg, sin olvidar a Sylva Koscina, Elsa Martinelli, Senta Berger, Ann Margret, Monica Vitti, Marisa Allasio, Romy Schneider, Catherine Deneuve... Impresionante la cantidad de intérpretes a los que dirigió y, sobre todo, las bellas mujeres que le acompañaron en sus rodajes.

En los años sesenta Risi se “doctoró” en comedias, aunque muchas de ellas escondían una tragedia (sobre todo como epílogo a la historia narrada) tras las situaciones cómicas. Tal serán la dureza del final de La escapada, la historia del arribista protagonista de Vida difícil o lo que cuenta Marcha sobre Roma (1963).

De estos años sesenta son también Un italiano en la Argentina (1965), Arreglo de cuentas en San Genaro (1966), Un tigre en la red (1967), El  profeta (1968), Abrázame y sáciame de besos (1968) y Visiones de un italiano moderno (1969).

Años setenta y ochenta

romy_schneider.jpgEn los años setenta el cine italiano ha dado un espectacular cambio. El cine dominante ya no es –en general– la comedia, aunque siguen apareciendo títulos importantes, algunos del propio Risi. Ahora lo que domina es el spaguetti western, en sustitución del peplum y las películas de denuncia social enmascaradas en tramas policíacas. Risi, afín a este último apartado, realiza dos interesantes títulos En nombre del pueblo italiano (1971) y Sábado inesperado (1973).

En los últimos años de la década de los setenta, el cine de Risi camina hacia lo dramático (algo por otra parte muy ligado a sus comedias –como ya se ha dicho–) o se embarca en inspiradas, apasionadas, y a veces, desconcertantes historias de amor, algunas incluso con cierto aliento experimental, como Fantasma de amor (1981), interpretada nada menos que por Romy Schneider y Marcelo Mastroianni.

En alguna de las películas de enfrentamientos amorosos intervendrá la pareja formada por Ugo Tognazzi y Ornella Muti. A este periodo pertenecen La alcoba del obispo (1977) y La chica del perfume_mujer.jpgatardecer (1978), mientras que la pareja Mastroianni-Deneuve serán los intérpretes de Alma perdida (1977). De estos años es también digna de elogio la dramática Querido papá (1979), con una modélica interpretación del que quizá fuera su actor preferido, el gran Vittorio Gassman.

Pero, con todas las interesantes películas que rueda en estas décadas, la más importante será sin duda, tanto por su valor como por el éxito comercial que obtiene, Perfume de mujer (1974), con Gassman al frente. Otra gran interpretación, superior sin duda a la que realizara Al Pacino en el remake americano de este filme, Esencia de mujer (1992) de Martin Brest. Perfume de mujer utiliza un esquema muy querido de Risi: contraponer dos formas de vida con el correspondiente aprendizaje de los personajes. Película que puede recordar –en cuanto a la “enseñanza” del mundo de un personaje a otro– a La escapada.

Final

A finales de la década de los años ochenta, Risi inicia su andadura en la televisión. Ahí dirigirá diferentes películas en el periodo comprendido entre 1987 y 2002, pero su época de esplendor ya es historia.

Con la muerte de Risi el cine italiano pierde a un director que ha marcado toda una época. Realizó buenos filmes, algunos excelentes. No faltaron tampoco los mediocres. En sus mejores obras, aún desde la comedia, trataba de explicar Italia, enseñar y dar a conocer a sus habitantes más característicos. Grandes actores y actrices les dieron vida en la pantalla.

Siempre preferimos, sin tener en cuenta sus cualidades cinematográficas, unos filmes de otros. En el caso de Risi, creo que he dejado claras mis preferencias: se centran en la trilogía (sobre el mundo y el aprendizaje) formada por Vida difícil, La escapada y Perfume de mujer. Tres películas modélicas en muchas cosas y que cuentan también con algunas de las mejores actuaciones que hicieron Sordi o Gassman a lo largo de su dilatada carrera.

1-dino_risi.jpg