Azuloscurocasinegro vs. Piratas del Caribe 2

  13 Julio 2008

La industria cinematográfica y del entretenimiento en España
Escribe Daniela T. Montoya

Las industrias cinematográficas de Estados Unidos y Europa contrastan, además de en las temáticas que suelen abordar, por la forma diferenciada en que realizan y comercializan sus películas. Seguramente, a raíz de la distinta evolución que han seguido desde sus orígenes, Estados Unidos ha industrializado su producción fílmica siguiendo una estructura estrictamente empresarial, llegando a primar el balance de costes y beneficios económicos. Frente a esta visión capitalista, las propuestas europeas, de cariz preeminentemente autoral, trabajan en busca de la variedad que puede ofrecer la mirada particular de un director, un estilo diferente o abordando temas de interés social.

0-azul-piratas.jpg

Esta disparidad en el posicionamiento inicial, asimismo, condiciona la forma en que se afronta el proyecto fílmico. Confiar en la creatividad del director, frente al férreo control por parte de los productores; priorizar el impacto audiovisual o los contenidos de peso; buscar la rentabilidad a corto plazo o confiar en que la película llegue a ser un valor cultural, responden a dinámicas desiguales que dan lugar a productos diferentes.

Para contrastar estas dos dinámicas, tomaremos como punto de partida dos películas representativas. Distribuidas durante el año 2006, la película Piratas del Caribe 2: el cofre del hombre muerto es un éxito de taquilla meticulosamente diseñado por un estudio de Hollywood; mientras que Azuloscurocasinegro es una película española, dirigida por un director novel, que ha logrado una satisfactoria recepción.

El proceso creativo

piratas-1.jpgLa película Piratas del Caribe 2, la segunda entrega de las aventuras del pirata Jack Sparrow, protagonista de la anterior Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra (2003). La primera película se inspira (además de recoger el mismo título) en una de las animaciones más concurridas del parque de atracciones Disneyworld. Allí, en la sección del parque temático dedicada a la aventura, la atracción de Los piratas del Caribe ofrece a los visitantes una entretenida visita por los típicos calabozos y los abordajes que tanto recreó el cine estadounidense de los años cincuenta.

La mercadotecnia de Disney, cinematográficamente representada por la Walt Disney Pictures, se propuso este principio de siglo XXI rentabilizar la fascinación que genera la temática de los piratas. Así, inspirándose en la atracción de muñecos mecánicos que realizó Marc Fraser en 1967, encargó a los guionistas Ted Elliott y Terry Rossio que perfilaran unos personajes carismáticos que pudieran sostener toda una película. Posteriormente, un equipo de guionistas compuesto por estos mismos más Stuart Beattle y Jay Wolpert acabaron de perfilar los flecos y, con ello, eliminar cualquier rasgo de personalidad creativa.

piratas-2.jpgTodo el proceso era supervisado por el productor Jerry Bruckheimer, responsable de taquillazos como Armageddon y Pearl Harbor, ambas dirigidas por Michael Bay. Mientras que Gore Verbinski, acostumbrado a adaptarse a los trabajos que le encargan (1), se ocupó de dirigir la cinta.

De esta forma, en el año 2003 estrenaron en las salas de cine la primera de las entregas de Piratas del Caribe. A raíz del éxito de público (y, por tanto, de recaudación), la productora aprovechó el filón y confeccionó (2) un producto destinado a hacer dinero entreteniendo: la trilogía Piratas del Caribe, constituida por La maldición de la Perla Negra (2003), El cofre del hombre muerto (2006) y En el fin del mundo (2007). Esta trilogía, sustentada en la extravagancia de su protagonista y la abundancia de efectos especiales, conformaría el pack perfecto para la comercialización más allá de las salas de cine.

En el polo opuesto, la modesta propuesta de Daniel Sánchez Arévalo con su primer largometraje Azuloscurocasinegro (2006). Proyecto personal, Daniel se ciñe a un grupo reducido de individuos que, relacionados por habitar en el mismo edificio, sobrellevan la cotidianidad de la vida ordinaria. Calificada como una comedia dramática, el director madrileño nos ofrece su particular visión del mundo.

Producción y rodaje

azul-2.jpgAzuloscurocasinegro recibió el apoyo de la productora Tesela. Productora modesta, una muestra más de la “atomización de la industria cinematográfica española” (3), que en el año 2005 se hizo cargo, junto con la película de Daniel Sánchez, de 7 vírgenes y Elsa y Fred. Hay que tener en cuenta que estas películas dirigidas por noveles (4), además de la frescura de sus propuestas, cuentan con mayores ayudas por parte de las administraciones públicas. Asimismo, la participación en la producción de televisiones como TVE y Canal + España aseguran la posterior emisión de la película a través de la pequeña pantalla.

El rodaje de Azuloscurocasinegro se prolongó durante ocho semanas (del 30 de mayo a 23 de julio de 2005). Actores desconocidos en el cine y el escaso (casi nulo) uso de efectos digitales ayudaron a contener el presupuesto en los estándares nacionales (5). El rodaje en localizaciones urbanas, tanto en interiores de edificios como en espacios públicos (parques, calles), y el vestuario y maquillaje sin requerimientos demasiado especiales facilitó el trabajo. Al fin y al cabo, Azuloscurocasinegro es una película realizada fuera de estudios, lo cual, tradicionalmente, conlleva una mayor libertad creativa pero, también una limitación de recursos.

Muy diferente fue el rodaje de Piratas del Caribe 2 donde, al igual que en la mayoría de producciones hollywoodienses, se apuesta por el reclamo que suponen la espectacularidad y el star system que encabeza el reparto. Prolongado el rodaje durante más de seis meses (desde marzo hasta el 10 de septiembre de 2005), la producción de Piratas del Caribe 2 tuvo que hacer frente a las dificultades que conllevan las localizaciones al aire libre, en lugares remotos (y, desafortunadamente, afectados por huracanes). Desde las Bahamas hasta California, la tropa de técnicos que requirió la película tuvo que adaptarse a entornos inexplorados del Caribe.

Distribución y estreno

El estreno de Piratas del Caribe 2 fue casi simultáneo a lo largo de unos 110 países. El proceso de exhibición se inició en su país de origen, Estados Unidos, estrenándose el 7 de julio de 2006. Inmediatamente, la campaña promocional se extendió durante julio y agosto por el resto de países, llegando a Francia y España el 2 y 11 de agosto, respectivamente.

Estas fechas están muy bien elegidas ya que es en verano (especialmente el mes de agosto) y durante la campaña navideña cuando se produce una mayor afluencia a las salas de cine. Así, queda reflejado, en el caso español, en los datos del Ministerio de Cultura sobre la afluencia de espectadores y recaudación por meses:

cuadro0-largos.jpg

Siguiendo los datos expuestos del mercado español, si contrastamos la procedencia de los títulos, nos encontramos con que el mes más favorable para el estreno de las producciones extranjeras (agosto) constituye uno de los meses menos propicios para la exhibición nacional. Por el contrario, en los meses en los que las películas españolas tienen una mejor acogida (septiembre, octubre y noviembre), la distribución extranjera ve mermada su capacidad de recaudación (aunque las diferencias siguen siendo abismales).

Estas variaciones mensuales en la afluencia a las salas probablemente esté determinada por dos lógicas diferentes de distribución: una la extranjera (en más de un 70% estadounidense (6) que aprovecha los períodos vacacionales para captar el público mayoritariamente joven y familiar; mientras que la distribución española aprovecha la cobertura mediática que ofrecen los diversos festivales que se celebran (7). De aquí, por tanto, que no resulte extravagante el estreno de Azuloscurocasinegro el 31 de marzo de 2006, una semana después de participar en el Festival de Cine de Málaga (8).

azul-3.jpgAl contrario de la estrategia de distribución masiva que sigue Piratas del Caribe 2, la distribución de la primera película de Daniel Sánchez ha estado marcada por su andar en diversos festivales. A lo largo del año 2006, Azuloscurocasinegro pasó por el Festival de Venecia, donde fue ovacionada el 4 de septiembre; el mismo mes, estuvo presente el día 11 en el Festival de Toronto y, a finales, en la sección de promoción de cine hispanoamericano del Festival de San Sebastián. En octubre, aprovechó la plataforma que ofrece el Festival Cinespaña de Toulouse para la introducción en el país galo, que se vio reforzada con la asistencia al Festival de Angers el 20 de enero, todo lo cual contribuyó al excelente éxito de la película en su primera semana (estrenada el 28 de febrero) en las salas francesas (9).

Su periplo de distribución internacional prosiguió durante el año 2007, estrenándose en Suecia (16 marzo), Polonia (30 marzo), Bélgica (11 abril), Holanda (17 mayo), Noruega (15 junio) y, entre otras, Alemania (21 junio). La entrada al mercado estadounidense se consiguió, en un primer momento, dándose a conocer a través del Festival de Seattle el 2 de junio, para ya estrenarse el 21 de octubre con un éxito sorprendente: con una única copia en versión original, consiguió recaudar el primer fin de semana 1.897 dólares (10).

piratas-3.jpgEs decir, entre las producciones norteamericanas de estudios y las europeas hay una clara diferencia en el periplo de amortización de la película: en tanto que los directivos de los estudios exigen beneficios a corto plazo (y de ahí su estrategia de distribución similar a una gigantesca ola que lo arrasa todo), las producciones europeas ven muy dilatado el periodo de distribución de sus películas y, con ello, la recuperación económica de la inversión.

Es decir, la rentabilidad de las producciones europeas, como es el caso de Azuloscurocasinegro, desde un principio se plantea a medio o largo plazo. En cambio, los estudios de Hollywood buscan la recuperación de los costes a corto plazo, casi inmediatamente desde su estreno.

Contrastar los resultados obtenidos en España, desde enero hasta diciembre del año 2006, por las distribuidoras de ambas películas nos ofrece datos reveladores sobre su visión empresarial.

piratas-9.jpgSegún las cifras del Ministerio de Cultura, la tercera empresa que logró una mayor recaudación fue The Walt Disney Company Iberia, responsable en España de la distribución de Piratas del Caribe 2. Por medio de esta distribución, junto con otras 53 películas, la filial de Walt Disney Pictures logró que casi 18 millones de espectadores vieran sus películas y, a su vez, desembolsaran casi 90 millones de euros para sus arcas. Unas posiciones más abajo, en décima posición de la lista del ministerio, la distribuidora de Azuloscurocasinegro, Alta Classics SL, alcanzó una recaudación de 12.697.515 € (aportados por poco menos de 2,5 millones de espectadores) a través de un total de 86 películas.

Si bien la inversión media española no supera los 4.000 €, mientras que las producciones estadounidenses sobrepasan con creces los 40.000 €, no es menos cierto que la explotación del producto cinematográfico es mucho más efectiva por parte de las distribuidoras de Hollywood. Fijémonos en las cifras anuales, como la producción estadounidense, que acapara una tercera parte de la exhibición en las salas españolas, consigue duplicar el porcentaje respecto a la recaudación logrando acaparar dos tercios del total de los beneficios por la exhibición en las salas de cine.

cuadro1-cuota.jpg

Ante una inversión tan elevada, como la que supone la producción de una película, los riesgos de pérdidas se han de reducir al mínimo. Así, no es de extrañar que los directivos de la industria estadounidense se organicen como gerentes, que dirigen una empresa con trabajadores fijos, cuyo objetivo es velar por la satisfacción de sus inversores. De esta forma, el cine es entendido como una industria más con la que hacer dinero (mucho dinero).

Este planteamiento capitalista, para muchos realizadores europeos es perjudicial para la producción artística, basada en la valoración de una mirada especial (autoral) sobre el mundo. Pero la economía no siempre está reñida con la calidad. 

Recaudación y premios

Los datos de la distribución de ambas películas han sido:

cuadro2-datos.jpg

El punto fuerte de Piratas del Caribe 2 son sus cifras económicas. Fenómeno mediático, la valoración que se hace de la película remite, necesariamente, a los records que ha ido batiendo durante su producción, distribución y exhibición. Millones de dólares invertidos en efectos visuales, movilización de un extenso equipo de técnicos y gestores para su rodaje por exóticas localizaciones, miles de copias distribuidas, recaudaciones desorbitantes...

Datos que no tienen por qué necesariamente relacionarse con la satisfacción de los espectadores, pero a los que se recurre como reclamo para el público. La inmensidad del producto consigue atraer la atención de medios de comunicación, no exclusivamente cinematográficos, que proporcionan publicidad gratuita a la película. Incluso el goteo de informaciones colaterales, como la accidentalidad del rodaje a causa de la irrupción de un huracán, constituyen un elemento esencial de la campaña de marketing al ir acrecentando la expectación sobre el nuevo producto.

azul-5.jpgAnte esta “publicidad blanca”, poco puede hacer Azuloscurocasinegro. Para la modesta película de Daniel Sánchez, su baza principal está en el “efecto boca a boca”. Ya que, contando con un presupuesto muy ajustado, la partida destinada a la promoción publicitaria es bastante limitada. Pero esto no es un problema si, al satisfacer a los primeros espectadores que acuden a verla, la calidad de la película se convierte en un reclamo que pueda prolongar su por semanas su presencia en la cartelera.

Como ya hemos visto respecto a la producción y las cifras de distribución, estas dos películas responden a dinámicas de promoción diferenciadas. Mientras que Piratas del Caribe 2 utiliza los medios de comunicación de masas para inundar con su publicidad todos los ámbitos (desde carteles publicitarios, hasta la prensa rosa, pasando por mega estrenos y espectáculos promocionales), Azuloscurocasinegro se vale del empuje que le proporcionan, en primer lugar, valoraciones positivas por parte de ámbitos estrictamente cinematográficos (distribuidores y críticos que acuden a los festivales y pases previos) y, una vez que se proyecta en las salas, por el favor del público que corrió la voz sobre sus cualidades.

piratas-7.jpgAsimismo, el diferente planteamiento de ambas películas queda reflejado en los premios que han cosechado. La cinematografía estadounidense premió a Piratas del Caribe 2 con un Oscar a los mejores efectos visuales, así como diversos galardones por sus efectos especiales y su sonido. Una serie de galardones y nominaciones que, valorando los resultados de los aspectos técnicos, remiten a su espectacularidad. Cosa muy distinta de los cuantiosos galardones que acumuló Azuloscurocasinegro, donde se premió especialmente la calidad del equipo humano (actores y dirección).

También es preciso resaltar la distinta repercusión que han tenido los premios sobre el desarrollo comercial de las películas. Si bien para Piratas del Caribe 2 el Oscar obtenido fue más bien una constatación del buen trabajo técnico realizado, los tres Goya conseguidos en la edición de 2007 por Azuloscurocasinegro (mejor actor revelación, mejor actor de reparto y mejor director novel) supusieron un revulsivo para la película. Los Goya obtenidos conllevaron un relanzamiento comercial al volverse a estrenar en las salas de cine (a pesar de que su salida en DVD se había producido un par de meses atrás). Asimismo, la obtención de otros premios, como los obtenidos en Venecia, están directamente destinados a contribuir en su distribución internacional.

Proyección comercial más allá de las salas de cine

piratas-10.jpgEl marketing cinematográfico de los Estados Unidos se adapta con rapidez a las nuevas tecnologías. Piratas del Caribe 2 prolonga su presencia fuera de las salas representándose en figuritas, en juegos de mesa (una versión específica del famoso Monopoly se ha realizado para la ocasión), en posters y calendarios, libros para colorear, mochilas y variado material escolar, barcos piratas y muñecos articulados, disfraces, juegos de construcción e incluso una versión de Scalextric.

Pero, sin duda, de donde Disney extrae el mayor flujo de beneficios explotando el merchandising de Piratas del Caribe (las tres versiones) es a través de las adaptaciones a las distintas marcas de videojuegos. En PS2, Nintendo DS, Xbox360, PS3, Wii o en PC hay disponibles versiones para jugar con el pirata Jack Sparrow. Tampoco es desdeñable la cantidad recaudada por medio de las ventas de azul-6.jpgDVD, rondando unos 1.200 millones de dólares, cifra ligeramente por encima de la recaudación mundial por la exhibición en salas.

Por el contrario, la cinematografía española y, en general, la europea no tienen costumbre de buscar otras formas de comercialización de distintos productos relacionados con la película. Ésta se concibe como un fin en sí misma, y no como un recurso para generar ingresos extras al margen de lo cinematográfico. Aunque, más recientemente, se está volviendo habitual la edición posterior del guión de la película. Pero estos productos, dirigidos a un tipo de cliente muy concreto (principalmente, aficionados o estudiosos del cine, más que a fans), tienen un margen de beneficios limitado. Aún así, siguiendo esta práctica, Daniel Sánchez ha aceptado la propuesta de la editorial Alfaguara para publicar, en forma de novela –bajo el título de Treinta y uno de junio de mil novecientos noventa y tres (12)–, la historia que inspiró la Azuloscurocasinegro.

piratas-4.jpg

***** 

(1) En el año 2002 cumplió eficientemente con el remake estadounidense de la película japonesa Ringu (1998), dando como resultado la exitosa The Ring. Asimismo, no ha tenido problemas en adaptarse a diferentes estilos en su realización de varios capítulos de distintas series de televisión.

(2) Tras conocer los resultados de la recaudación de la segunda entrega durante el primer fin de semana en España, ya se hizo público la fecha de entrega de la tercera película: el 25 de mayo de 2007. Publicado en cineytele.com, 21 de agosto de 2006.

(3) En El cultural, de El mundo, en 12 de noviembre de 2007.

(4) Hay que tener en cuenta que el criterio de “novel”, siguiendo las pautas que establecen festivales como el de San Sebastián, se aplica a directores que pueden tener ya una o dos películas anteriores.

(5) El Ministerio de Cultura establece una media de gastos totales de producción de 2.661,64 € en 2005, y para el año 2006 la cifra se sitúa en 3.218,30 € (http://www.mcu.es/).

(6). Ver, más abajo, tabla “Cuota de mercado de largometrajes 2006”.

(7) A nivel nacional, el festival de más reconocido prestigio es San Sebastián (finales de septiembre), seguramente seguido de Valladolid (finales octubre) y el más alternativo Gijón (finales de noviembre).

(8) Este festival, en las últimas ediciones, se está convirtiendo en un barómetro de la cinematografía nacional, y eso a pesar del lastre que conlleva que su principal promotor sea una televisión privada de escasa tradición cinéfila (y muy de barrer para casa).

(9) En su primer fin de semana, con 26 copias, Azuloscurocasinegro consiguió “uno de los mejores promedios de espectadores por cada copia distribuida” (3.387 €/copia), publicado en el clubcultura (clubcultura.com).

(10) Según datos de imdb (www. imdb.com).

(11) Datos del Ministerio de Cultura (http://www.mcu.es/).

(12) La novela fue escrita en el año 2000, aunque no publicada. Su historia se tomó como base para elaborar el guión de Azuloscurocasinegro. Tras realizar la película, Daniel Sánchez retocó el texto escrito hasta que finalmente, el año 2007, salió la primera edición impresa.

azul-4.jpg