Mejores películas estrenadas en 2018 según Encadenados

  21 Enero 2019

Las diez mejores

el-hilo-invisible-0Después de realizada la votación por el equipo de redacción y colaboradores de nuestra revista, las diez mejores películas de 2018 son las siguientes:

1. EL HILO INVISIBLE (Paul Thomas Anderson): 81 puntos

2. FIRST MAN (Damien Chazelle): 71 puntos

3. LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO (Steven Spielberg): 55 puntos

4. ROMA (Alfonso Cuarón): 54 puntos

5. UN ASUNTO DE FAMILIA (Hirokazu Kore-eda): 52 puntos

6. COLD WAR (Pawell Pawilowski): 51 puntos

7. EL REVERENDO (Paul Schader): 44 puntos

8. LAZZARO FELIZ (Alice Rohwracher): 40 puntos

9. SIN AMOR (Andret Zvagintsey): 35 puntos

10. THE FLORIDA PROJECT (Sean Baker): 34 puntos

 

ADOLFO BELLIDO

1) Lazzaro Feliz (Alice Rohrwacher)

2) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

3) First Man (Damien Chazelle)

4) El reverendo (Paul Shrader)

5) Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

6) Sin amor (Andrey Zvyagintsey)

7) Amante por un día (Philippe Garrell)

8) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

9) Viaje al cuarto de una madre (Celia Rico)

10) Bergman, su gran año (Jane Magnusson)

Que si el color, que si el blanco y negro, que si sonoro… Discusiones y/o planteamientos absurdos, aún hoy, presentes en revistas de cine. Podrían añadirse muchos otros como el del formato de pantalla. Está claro que ni una cosa ni otra hace a un filme mejor o peor. Otra cosa son los elementos añadidos para intentar que el cine nos introduzca en una (imposible) total realidad como el 3D y el 4D: juegos, en definitiva, circenses sin valor para el entendimiento, lectura, análisis de un filme.

A todo ello, en este pasado año, se ha añadido, en el mundo del cine, una nueva polémica: la de las plataformas, que en este caso si tienen que ver con el formato (importante) original de los films. Netflix se ha lanzado a producir películas ofreciendo su realización a realizadores interesantes. En los últimos meses se han podido ver La leyenda de Buster Scruggs de los hermanos Coen y Roma de Alfonso Cuarón, y dentro de muy pronto se accederá a El irlandés de Martin Scorsese.

Ninguna de las dos películas estrenadas está en esta lista, entre otras cosas porque puede decirse que no he visto los filmes como fueron creados. Hoy por hoy su proyección en un televisor, sea como sea el televisor o el proyector, no puede decirse que se hayan visto tal cómo eran las películas. Ahora se anuncian proyectores Láser 4K que ofrecerán hasta 150’’ de pantalla.

Tanto los Coen como Cuarón utilizan la pantalla ancha que exige ser vista en una gran pantalla de cine. Si los Coen la utilizan estupendamente sin forzar el encuadre, Cuarón se esfuerza por realizar una planificación excesivamente compuesta, de un esteticismo rozando la pedantería en encuadres y planos forzados (esa escena, que aparece en el cartel, del abrazo general en la playa). Se dice (de Roma) que es ¡una obra maestra!, difícil hoy, hacía el mañana dictador de esa maestría, afirmar tal cosa. De todas formas ambas películas, pues lo son, inician ¿una nueva forma de cine y en el cine?

Jugando a este juego de cual son las (mis) mejores (¿acaso he visto todo lo estrenado en el año?) procedo a citar diez títulos que me han interesado por diversas razones. Podría añadir más, pero la norma del juego dicta que como máximo sean diez. Un año en el que algunos en diversos foros (al igual que todos los años) dirán que ha sido peor al anterior. Decir eso no creo sea una buena forma de análisis, de una realidad que nos lleva a señalar bastante títulos interesantes entre las vistas, lo que indica, sobre todo, que el cine, desde donde sea o cómo sea, sigue (y seguirá) vivo. ¡Viva el cine!

lazzaro-feliz-3 

GLORIA BENITO

1. Lazzaro feliz (Alice Rohrwacher)

2. El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

3. El reverendo (Paul Schrader).

4. Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

5. Amante por un día  (Philippe Garrell)

6. First-Man (Damien Chazelle)

7. The rider (Chloé Zhao)

8. Call me by your name (Luca Guadagnino)

9. Roma (Alfonso Cuarón)

Amor, introspección y algo de acción

No ha sido, 2018, mal año para el cine. El amor, ese tema universal e inagotable ha sido el eje de las producciones más interesantes. Las películas han explorado este inabarcable sentimiento en sus múltiples facetas, componiendo una radiografía de su esencial presencia en lo más profundo del ser humano. 

Así, el cándido, transparente y bondadoso personaje que encarna el Lazzaro de Rohrwacher,  que, desde la altura de su aislada soledad, pretende salvar a un mundo degradado por la soberbia y  la codicia, al tiempo que lo refleja. El mito y el esperpento emergen en este filme-homenaje al mejor cine italiano, demostrando que poco hay nuevo bajo el sol, y que las obras mejores son aquellas que beben de su pasado y de él se nutren. Mito, por el carácter de víctima propiciatoria del protagonista que redime con su muerte a una sociedad  sin esperanza  sobre la que sobrevuela como un símbolo dotado de la pasividad contemplativa de la esfinge. Y esperpento por las deformantes y sarcásticas escenas/secuencias de las aristócratas y decadentes costumbres de una clase social condenada por los cambios de la edad y del tiempo.

Así, el amor como territorio de la lucha por el poder y el dominio del otro, del filme de P. T.  Anderson, con su espectacular puesta en escena de película «de época» y con el rigor formal que la historia reclama. El núcleo narrativo inicia y desarrolla el prometeico juego de seducción de la mujer como objeto decorativo y la progresiva transformación de ésta como sujeto dominante y triunfante sobre los dos vértices de un triángulo humano (amante, hermana, amada) con reconocidas fuentes cinematográficas y literarias. Con recursos más dramáticos y espectaculares que la anterior película, el progreso rítmico del relato, la tensión y el suspense se resuelven en el sorprendente final, un truco notorio pero efectivo.

Así, el amor, la culpa y la búsqueda de una razón para vivir en la historia de un pastor atormentado por las dudas que surgen tras contemplar el mundo, el civil y el religioso, tal y como es. El amor físico trascendido en experiencia vital, casi telúrica, se propone como salvación de un personaje que ha caído hasta lo más profundo de su personal pozo interior. Hay que agradecer a P. Schrader que nos permita mirar con morosa contemplación las profundidades psicológicas del complejo proceso interior de El Reverendo. Seguramente la sencillez de su estilo narrativo contribuye a la transparencia con que la historia se instala en la pantalla sin aparentes intermediarios.

Amor es también el que une y reúne a los miembros, desheredados y marginales, de la falsa familia que nos presenta Kore-eda. Al tiempo que desentraña las historias de los personajes y los lazos que los han llevado hasta el territorio de la delincuencia y la mentira, el director sacude las alfombras de una sociedad aparentemente civilizada cuyas instituciones destrozan lo que pretenden resolver. El concepto de familia como grupo de la misma sangre queda, pues, definitivamente tocado.

También P. Garrell explora la diversidad del amor en la última película de su trilogía. El hedonismo a ultranza como forma de libertad se opone a la búsqueda de seguridad en una relación estable. Los dos personajes femeninos, la amante y la hija, giran alrededor de dos conceptos contrarios pero complementarios en el análisis que se propone en el filme. Y el amor adolescente y veraniego que desarrolla el filme de L. Guadagnino, si bien no cuenta nada extraordinario, tiene la virtud de secuenciar el proceso del descubrimiento y culminación amorosos dentro de una narración perfectamente construida, donde las referencias míticas y simbólicas sugieren y evocan las raíces culturales de la homosexualidad como algo tan natural como bello.

Por su parte, el herido jinete de Chloé Zhao subvierte el rol clásico del héroe del western para recorrer un camino de introspección y búsqueda del sentido de la vida. Exploración interior muy distinta de la que emprende D. Chazelle al desmontar el mito del astronauta triunfante y conquistador de lejanos universos. De los sentimientos de soledad, frustración e impotencia del astronauta en su cotidiana desesperación, no están excluidos el amor y la culpa.

Finalmente, nos llegó Roma, envuelta en grandes promesas publicitarias. Aunque no ha sido para tanto, tiene su gracia esta historia de evocaciones mexicanas en blanco y negro, mediatizadas por la experiencia de dos mujeres, también amorosamente abandonadas. No ha sido mal año, no.

roma-6

MIGUEL ANGEL CISCAR

1)  Roma (Alfonso Cuarón)

2)  El reverendo (Paul Schrader)

3)  El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

4) Cold War (Pawel Pawilowkski)

5) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

6) The Florida proyect (Sean Baker)

7) Yo, Tonya (Craig Gillespie)

8) El Cairo confidencial (Tarik Saleh)

9)  El rehén (Brad Anderson)

10) La forma del agua (Guillermo del Toro)

Ante todo Roma

He de reconocer que la película Roma me ha conmovido. Me fascinó su historia sencilla pero trascendente, el luminoso blanco y negro, y la puesta en escena repleta de maravillosos travellings laterales y planos secuencias que muestran el lento devenir de la cotidianeidad. La única pega es lo que hubiera ganado en la gran pantalla. En este sentido destacar otras obras rodadas también en blanco y negro (tengo la absurda creencia que cualquier película en blanco y negro gana puntos en mi validación). Este año Roma y Cold war, pero también El Capitán o The Party (aunque estas dos últimas no las haya incluido en la lista de las 10 mejores).

A modo de breves pinceladas destacar el elegante clasicismo de El hilo invisible y de Los archivos del Pentágono, la portentosa interpretación de Ethan Hawke en El reverendo y de Margot Robbie en Yo, Tonya, junto a la naturalidad pasmosa de los niños de The Florida Project.

Por último y sin pretender justificarme elijo dos thrillers muy recomendables como El Cairo Confidential y El rehén y el film fantástico La forma del agua, esta última un perverso cuento de monstruos donde disfruté como un enano viendo cómo se le pudre el dedo a Michael Shannon.

 la-forma-del-agua-3

JAVIER HERREROS MARTINEZ

1. Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

2. Viaje al cuarto de una madre (Celia Rico)

3. Campeones (Javier Fesser)

4. Camarón: flamenco y revolución (Alexis Morante)

5. La noche de doce años (Álvaro Brechner)

6. Bergman, su gran año (Jane Magnusson)

7. Bohemian Rhapsody (Bryan Singer)

8. La muerte de Stalin (Armando Iannucci)

9. Sotobosque (David Gutiérrez Camps)

10. Durante la tormenta (Oriol Paulo)

Más allá de los cines estándar

En general, ha sido un buen año cinematográfico, con propuestas variadas y atractivas. Me encanta el cine actual que se aleja de los efectos especiales y la ornamentación tecnológica, y que continúa dando prioridad a las historias humanas y sencillas.

En este sentido, Un asunto de familia, en un ámbito internacional, y Viaje al cuarto de una madre, en la esfera hispánica, me parecen los largometrajes más destacados. Cine auténtico, de emociones, en la línea de los maestros clásicos: John Ford, Howard Hawks, Ingmar Bergman; y de obras maestras recientes, como Verano 1993 (2017), de Carla Simón.

En Madrid, frente a los cines que apuestan por las superproducciones, todavía encontramos varios espacios donde apreciar obras de calidad, sin grandes presupuestos: los cines en versión original Renoir (en Plaza de España) y Verdi (en Bravo Murillo), sin olvidar dos lugares donde se conjugan tradición y modernidad: el Cine Doré (sede de la Filmoteca Española) y el Cine Estudio (en el Círculo de Bellas Artes). En estos cines mencionados, aún se mantiene la esencia cinéfila.

 un-asunto-de-familia-2

JUAN RAMÓN GABRIEL

1) First Man (Damien Chazelle)

2) Sin amor (Andrei Zvyagintsev)

3) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

4) Burning (Lee Chang-dong)

5) Petra (Jaime Rosales)

6) En tránsito (Chistian Petzold)

7) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson=

8) Tres caras (Jafan Panahi)

9) La mujer que sabía leer (Marine Francen)

10) Roma (Alfonso Cuarón)

El cine que nos ofreció 2018

Pertenecientes a dos filmografías antipodales (la norteamericana de un joven director ya oscarizado, frente a la rusa contemporánea), tanto First man como Sin amor coinciden en la angustia que desprenden, en ese angosto cubículo físico (la nave espacial, el hogar) que aprisiona a sus protagonistas, que los oprime, los mata. Más nihilista, dura, áspera la rusa, síntoma de una nueva Rusia postcomunista devastada a nivel moral. Al menos el héroe de First man puede intentar evadirse surcando el cielo y el universo. Cuestión diferente es que lo consiga.

Spielberg adquiere modos y manera del cine más clásico para entonar una apasionada defensa de la libertad de expresión como último dique frente al totalitarismo político. Spielberg es ya un clásico.

La filmografía surcoreana (Burning) nos sigue surtiendo con productos originales, atrevidos, de excelente factura.

Jaime Rosales continúa su exploración de nuevos caminos cinematográficos, con más o menos acierto, pero siempre con una mirada arriesgada e innovadora.

El resto, emulaciones atrevidas que se alejan de lo más adocenado, apostando por una enunciación transgresora y una temática que cuestiona nuestro presente. Desde la ampulosidad de Thomas Anderson y Cuarón (El hilo invisible, Roma, abonadas ambas películas a la magnificencia del plano secuencia) hasta los persistentes experimentos iraníes (Tres caras), alemanes (En tránsito, y la sombra siempre alargada del fascismo) o cierto esteticismo con ínfulas críticas del cine francés (La mujer que sabía leer).

first-man-5

MARÍA GONZÁLEZ

1.-  La forma del agua  (Guillermo del Toro)

2.- Tres anuncios a las afueras  (Martin McDonagh)

3.- El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

4.- Lady Bird  (Greta Gerwig)

5.- Roma (Alfonso Cuarón)

6.- El malvado zorro feroz (Benjamin Renner, Patrick Imbert)

Del Toro y sus monstruos

No sé si este año soy la más apropiada para  hablar del cine del 2018 pues, tristemente, me he visto obligada contra mi voluntad a un mínimo consumo. Con lo cual, he podido ir muy poco al cine.

Sin embargo, tal vez la suerte me ha llevado a ver buenas obras. De las pocas películas que he visto puedo decir que ninguna ha sido mala.

De entre todas y encabezando la lista, mi favorita La forma del agua, tal vez no sea muy objetiva pues los «monstruos» de Guillermo del Toro tienen un lugar muy especial en mi corazón.

tres-anuncios-afueras-2

MISTER KAPLAN

1) First man

2) The guilty

3) M’esperaràs?

4) Los archivos del Pentágono

5) Un lugar tranquilo

6) El museo de las maravillas

7) Los increíbles 2

8) Basada en hechos reales

9) El taller de escritura

10) Spiderman, un nuevo universo

Algunos de mis caprichos cinematográficos de 2018

La selección de títulos, tan variada como caprichosa, sólo intenta reflejar algunos títulos que en su momento han logrado sorprender a este cronista, bien con su apuesta por el off visual (The guilty) o del diálogo en off (Un lugar tranquilo), por los materiales diversos para componer el puzle de la historia (First man) o por la narrativa clásica impecablemente manejada (Los archivos del Pentágono), por la recuperación del papel protagonista de la mujer en la aventura (Los increíbles 2) o porque la mujer es la única protagonista (Basada en hechos reales), o, finalmente, porque hay películas que tocan alguna fibra sensible (M’esperaràs?, El museo de las maravillas), algún resorte intelectual (El taller de escritura) o, sencillamente, sabemos que ahí se esconde una gran película aunque al final no nos haya acabado de entusiasmar la propuesta en su primer visionado, pero habrá que darle más oportunidades (Spiderman, un nuevo universo).

En definitiva, como las puntuaciones de los estrenos, una selección que quizá en otro momento sería distinta… como siempre ha sucedido, porque la valoración de un film depende también del estado de ánimo del espectador y, si bien el film es inmutable, el ánimo cambia cada año o con cada nuevo visionado de un título.

the-guilty-2

MILAGROS LÓPEZ

1) Loving Vincent (Dorota Kobiela y Hugh Welchman)

2) Roma (Alfonso Cuarón)

3) The rider (Chléo Zhao)

4) Nos vemos allí arriba (Albert Dupontel)

5) Cold War (Pawel Pawilowski)

6) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

7) Petra (Jaime Rosales)

8) Un día más con vida (Raúl de la Fuente, Damian Nenow)

9)  El reverendo (Paul Shrader)

10) The guilty (Gustav Möller)

La nebulosa de la indiferencia

En las etapas más complicadas de mi vida, en momentos de desánimo, dolor o cambio, el cine siempre me ha venido al rescate. Por eso, en este año raro, difícil, oscuro, en el que he estado out más de la mitad del tiempo, el cine ha sido la única luz que me ha alumbrado. A veces, muy tenuemente por eso más que juzgar desde la fría objetividad la calidad de las películas que he visto, me he dejado llevar por la emoción que me han producido, por el poder que han tenido de abstraerme del mundo real mientras miraba la pantalla y por mi deseo de seguir viajando a Purilia, con mi hermana en el corazón, para seguir compartiendo con ella la pasión por el cine que desde niñas nos unía.

Por eso, suspendida aún en la nebulosa de la indiferencia, me siento incapaz de opinar sobre el año cinematográfico, en general, más allá de argumentar por qué he elegido cada una de las películas de mi lista: Loving Vicent, porque Van Gogh me emociona hasta el tuétano y la magia de ver transformarse, por primera vez, su pintura en cine estremece; Roma es hermosa, me fascina el blanco y negro, me recuerda a Buñuel y al neorrealismo italiano… ; The rider realiza un equilibrio entre ficción y realidad pura esencia cinematográfica; Nos vemos allá arriba es un cuento bello y cruel que te atrapa desde que empieza y no te suelta; Cold war cuenta una historia de amor reñida con la indiferencia; El hilo invisible es el buen cine que no necesita argumentos, te anonada; Petra posee una intensidad que arrebata; Un día más con vida demuestra cómo se pueden contar historia profundas por medio de dibujos animados; El reverendo posee una sobriedad impoluta que desasosiega y te carcome por dentro; y The guilty porque menos es más

Me han quedado muchas por ver: Suspiria, Lazzaro feliz, Atardecer, Entre dos aguas, El silencio de otros…

loving-vincent-5 

CARLOS LOSADA

1) Lo que esconde Silver Lake (David Robert Michell)

2) El viaje de sus vidas (Roger Goldby)

3) Una receta familiar (Eric Khoo)

4) La fábrica de nada (Pedro Pinho)

5) La mujer que sabía leer (Marine France)

6) El repostero de Berlín(Ofir Raul Graizer)

7) El fotógrafo de Mathausen (Mar Targarona)

8) Foxtrot (Samuel  Maoz)

9) 1945 (Ferenc Töröck)

10) Las estrellas de cine no mueren en Liverpool (Paul McGuigan)

 lo-que-esconde-silver-lake-2

MARCIAL MORENO

1) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

2) First Man (Damien Chazelle)

3) Sin amor  (Andrey Zvyagintsev)

4) Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

5) La última bandera (Richard Linklater)

6) Un sol interior (Claire Denise)

7) Pororoca (Constantin Popescu)

8) Viaje al cuarto de una madre (Celia Rico)

9) La balada de Buster Scruggs (Joel Coen, Ethan Coen)

10) The rider (Chló Zhao)

¿Y lo que falta?

Cuando tienes la fama de artesano preocupado únicamente de la taquilla no es fácil que te reconozcan los escrupulosos críticos y entendidos, pero Spielberg ha hecho la mejor película del año. Y cuando esperas una elegía llena de efectos especiales puedes quedar decepcionado, pero Chazelle ha construido una obra de una profundidad admirable, y de un saber hacer exquisito.

Además de todo eso cine ruso y rumano, cine francés y resonancias clásicas en los filmes de Linklater y los Coen. Y una espléndida película española que a duras penas se ha abierto paso y que, para sorpresa de todos, ha conquistado al público. Y la gran película de Kore-Eda. Otra más sobre la familia, como la de Chazelle.

Pero lo más significativo de la lista es lo que no está. Y lo que no está es la última película de Woody Allen, la cual no hemos podido ver porque la nueva censura se ha encargado de que así sea. Menos mal que no tienen poder retroactivo, porque si no nos habríamos quedado sin las películas, pongamos por caso, de Lubitsch.

los-papeles-pentagono-2

FRANCISCO NIETO

1) Isla de perros (Wes Anderson)

2) The Florida project (Sean Baker)

3) El reino (Rodrigo Sorogoyen)

4) Lady Bird (Greta Ger

5) Infiltrado en el KKKlan (Spike Lee)

6) Roma (Alfonso Cuarón)

7) Cold War (Pawel Pawilowski)

8) Vengadores: Infinity war (Antony y Joe Russo)

9) Deadpool 2 (David Leitch)

10) Tully (Jason Reitman)

Lecturas cinematográficas

Este 2018 que nos acaba de dejar he tenido la oportunidad de leer unos cuantos libros de cine muy recomendables, la mayoría editados en este mismo año. Os los cito por si a alguno le pica la curiosidad cinéfila y quiere conocer con mayor profundidad algunas historias del mundillo cinematográfico que tanto nos apasiona:

Cine de terror: 1930-39. Un mundo en sombras (Editorial Desfiladero, 2018): El cine de terror es el género preferido por muchos pero ¿cuándo y por qué nace? La década de 1930 es donde se da su apogeo y en este cuidadísimo libro se nos explica con todo lujo de detalles cuáles han sido los motivos de ello. Se analiza desde los hitos del género a los títulos más recónditos, aporta las claves para entender cada película y la trayectoria de sus artífices, y ofrece, en definitiva, una panorámica completa del periodo; poniendo de relieve el peso específico del terror en la Historia del cine.

La prensa cinematográfica en España (1910-2010) (Shangrila Ediciones, 2018): Si a uno le gustan las revistas de cine aquí se va a zambullir y de qué manera en la historia de las publicaciones de cine de nuestro país. Jorge Nieto Ferrando y José Enrique Monterde, dos eruditos en la materia, planteándonos un análisis de conjunto de los cien años de publicaciones periódicas dedicadas al cine. El libro se organiza en dos partes. La primera es un repaso histórico a la crítica y las revistas cinematográficas, donde se atiende a su evolución, lo que permite situar en un eje diacrónico la segunda parte. Esta está organizada como un catálogo, en el que se analiza cada una de las cabeceras, destacando sus líneas editoriales, implicaciones en la crítica y la reflexión, sus contenidos, colaboradores, etcétera. Un disfrute, vamos.

Nanni Moretti (Ediciones Cátedra, 2018): Por fin un libro digno en castellanoque magnifica la figura de uno de los directores italianos más importantes de la historia del cine. Más allá de los debates sobre su biografía o sobre sus particulares obsesiones, este es un libro que se centra en su concepción del hecho cinematográfico para intentar demostrar que, contra los tópicos que se han repetido incansablemente en los últimos años, el cine de Nanni Moretti nada tiene que ver con la exhibición narcisista de un creador desmesurado. 

Luis Buñuel. Mi último suspiro (Reedición a cargo de la Editorial Taurus, 2018): Complemento ideal para la magnánima Correspondencia escogida, publicada el año pasado. Un libro de memorias canónico, fruto de dieciocho años de trabajo y de la amistad entre el genial cineasta y Jean-Claude Carrière.

isla-de-perros-2

ISRAEL PEREZ

1) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

2) El reverendo (Paul Schrader)

3) First man (Damien Chazelle)

4) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

5) Lucky (John Carrol Lynch)

6) Infiltrados en el KKKlan (Spike Lee)

7) La última bandera (Richard Linklater)

8) Sin amor (Andrey Zvyagintsev)

9) Burning (Lee Chang-doog)

10) The rider (Chló Zhao)

Titulitis ‘18 (Israel Pérez)

Iba a adornar estas líneas con una introducción de índole política sobre la apropiación del estribillo de La Yenka en los medios de comunicación de este país, pero desconozco el significado de la palabra índole. Mejor si voy con lo de las películas y los filmes. 

El 2018 ha sido muy animado, comenzó con los oleos de Vincent el desorejado y se cerró con unas magníficas viñetas de celuloide repletas de mallas y telarañas, contadas por Miles. Viví un gran amor en Cold war, fui Amante por un día y residí por un tiempo en una subtitulada Roma sin italianos, pero comparándolas con las demás, no había color.

La universidad con Thelma fue una cruz, mientras que algunos de mis compañeros en El taller de escritura tenían más peligro que Toni Collete montando maquetas.

Aunque me concedieran la Custodia compartida, fui un mal marido y un peor padre. Intenté darle un hogar al fruto de mis entrañas, residí unos días en Alma mater pero se disparó el alquiler, y me marché a Un lugar tranquilo para robar panderetas. Mi criatura desapareció, y ni con Tres anuncios en las afueras involucré a la policía. Buscando en su ordenador descubrí que debía abandonar todas las redes sociales. Demasiado drama para mí, necesitaba a Los Vengadores.

Viajando descubríque Lo que esconde Silver Lake, se queda en Silver Lake y que lo que pasó en El Cairo, es confidencial. Pero como en casa en ningún sitio, bien sea para una balada o para una aniquilación.

No conseguí estar a la altura de Lazzaro, su felicidad despertó mi narcolepsia. A otros no los llamé por su nombre, habría sido políticamente incorrecto. Me sentía solo, de nada sirvió tener Un sol interior, o exterior con un proyecto en Florida. En contra de mi voluntad, Nicolas Cage en calzoncillos tampoco sació mi sed de sangre.

Y después de esta sarta de sandeces, como pensaron Louis C. K. y Peter Farrelly: «creo que me voy a sacar la chorra». Estas son mis diez preferidas de 2018.

la-ultima-bandera-3 

JUAN DE PABLOS PONS

1) Roma (Alfonso Cuarón)

2) Cold war (Pawel Pawilowski)

3) Un asunto de familia (Kore-eda)

4) Lazzaro feliz (Alice Rohwracher)

5) Lucky (John Carol Lynch)

6) Todos lo saben  (Asghar Farhadi)

7) El reino (Rodrigo Sorogoyen)

8) Entre dos aguas (Isaki Lacuesta)

9) Campeones (Javier Fesser)

10) First man (Damien Chazelle)

El cine español también cuenta

Los estrenos cinematográficos del año 2018 no han propiciado una cosecha especialmente llamativa por su calidad; si bien encontramos películas de un excelente nivel, como es el caso de Roma, la última película del mexicano Alfonso Cuarón, o Cold war del polaco Pawel Pawlikowski. Se trata de historias nada grandilocuentes pero maravillosamente contadas.

En esta línea de sencillez aparente, también nos han gustado películas como la ganadora de la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes, Un asunto de familia, del director japonés Hirokazu Kore-eda que se ha estrenado en España a final de año, un relato que pone en tela de juicio las convenciones sobre la familia tradicional.

Continuando en esta misma línea destacamos a Lucky, una película indie del director John Carroll Lynch, que propone una historia protagonizada por Harry Dean Stanton, en su última interpretación antes de su fallecimiento, sin duda uno de los actores más característicos del cine independiente realizado en Estados Unidos.

En cuanto a la producción española de este año, cabe valorarla como irregular, aunque hemos incluido en nuestra particular selección cuatro títulos: Todos lo saben, película de coproducción española, junto con Francia e Italia, y dirigida por el iraní ‎Asghar Farhadi; también resulta estimable el thriller de Rodrigo Sorogoyen El reino. La búsqueda que propone Entre dos aguas es una historia emocionante por su sencillez, donde Isaki Lacuesta recupera a los dos hermanos gitanos que eran adolescentes en su anterior película La leyenda del tiempo (2006). Y finalmente, cabe reconocer el éxito popular del año: Campeones de Javier Fesser.

cold-war-3

FERRAN RAMIREZ

1) The Florida project (Sean Baker)

2) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

3) Roma (Alfonso Cuarón)

4) Cold War (Pawel Pawlikowski)

5) Sin amor (Andrey Zvyagintsev)

6) Lazzaro Feliz (Alice Rohrwacher)

7) First Man (Damien Chazelle)

8) Suspiria (Luca Guadagnino)

9) The Rider (Chloé Zhao)

10) Dogman (Matteo Garrone)

Y alguna película que ha quedado fuera de la lista

Esta vez no hablaremos de las películas que conforman el listado, que ya bastante claras quedan. Hablemos de las cintas que han quedado a las puertas de entrar en este top ten y de cómo este año el cine de acción, fantástico y de terror ha hecho méritos para elaborar algunas de las mejores películas del año.

Como vemos en la lista, Suspiria, una magnífica y admirable revisión del clásico imbatible de Dario Argento, ha logrado aparecer entre las diez mejores pero también podría haber asomado la cabeza Hereditary (Ari Aster), una cinta sorprendente que actualiza los cánones del cine de terror al uso.

lazzaro-feliz-2

MARCOS SÁEZ

1) Cold War (Pawel Pawilowski)

2) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

3) Tres anuncios en las afueras (Martin McDonagh)

4) The rider (Chloe Zhao)

5) Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

6) Burning (Lee Chang-doog)

7) La forma del agua (Guillermo del Toro)

8) Roma (Alfonso Cuarón)

9) Sin amor (Andrey Zvyagintsev)

10) Lazzaro feliz (Alice Rohrwacher)

Un año (más) de cine

Los estrenos de 2018 siguen ofreciendo un nivel que está lejos del exhibido en años anteriores y también en décadas pasadas. Los motivos pueden ser varios, entre ellos la calidad de las series actualmente por encima de las películas teniendo en consideración la proporcionalidad que corresponde. También Netflix puede ser un motivo, este años nos ha robado películas como Roma o La balada de Buster Scruggs. Esto evidencia un cambio que nos retrotrae a Cinema Paradiso, esperemos que este tipo de películas vuelvan a la gran pantalla y no desparezca el cine.

Dentro de las 10 mejores películas del año pongo en primer lugar Cold War, último trabajo de de Pawel Pawlikowski director otra gran película llamada Ida. Una historia de amor imposible, en blanco y negro, en un ambiente geopolítico hostil con sorpresa final que hace conmover al espectador.

En segundo lugar El hilo invisible, donde los personajes adquieren relevancia desde su lado más profundo. La obsesión, la soledad del artista y el paso de la etapa madura a otra etapa más cercana a la vejez se dan cita en esta película ambientada en el Londres de los años 50 sobre la vida del famoso modisto Reynolds Woodcock.

En tercer lugar, Tres anuncios a las afueras. Atesora uno de los mejores comienzos del cine en los últimos años. La primera hora de metraje es sensacional, con grandes interpretaciones a cargo de Frances McDormand, Woody Harrelson y Sam Rockwell. Es una comedia negra que habla sobre el racismo, los abusos sexuales e incluso las dificultades de algunas mujeres en este mundo. Además de comedia negra, es también un thriller y drama. Tiene similitudes con Fargo pero esta un peldaño por debajo de esta.

En cuarto, The Rider, el drama de una pasión que te mantiene en el alambre de lo que fue y pudo ser, la vida y la muerte a través de las riendas de un animal salvaje. Es a lo que se enfrenta el protagonista, una estrella del rodeo, de esta película que es poesía y belleza interior.

En quinto, Un asunto de familia, la vuelta de Kore-eda. El director japonés siempre pone el dedo en la yaga, ya lo hizo con El tercer asesinato y ahora lo hace a través de una historia que reflexiona sobre la capacidad de algunas personas cuando tienen que asumir la responsabilidad de ser padres. La educación disfrazada está presente sometida a un juicio moral como colofón.

En sexta posición, una historia basada en una historia de Murakami, Burning. Un relato antropológico sobre la juventud de Corea del Sur pero que se puede extrapolar a nivel global.

En séptimo lugar, La forma del agua de Guillermo del Toro. Aunque no lo parezca el género fantástico no es determinante en esta película que habla del amor verdadero sin complejos y de la aceptación de lo desconocido. Goza de una gran calidad técnica, es una película muy visual. Nostálgica, atemporal y contemporánea a la vez.

En octavo, Roma, filme autobiográfico de Alfonso Cuarón. La película empieza con poca fuerza, el director se recrea demasiado. Pero su última hora está a la altura de las grandes películas. El retrato de una familia burguesa donde queda expuesta la situación de la sirvienta, la protagonista absoluta de la historia, es lo mejor de esta película que ha recibido elogios de obra maestra, no estoy de acuerdo aunque tiene planos memorables como el de la playa y también los movimientos de cámara aunque estos son un poco excesivos. Ya sabemos que Cuaron sabe mover la cámara.

En noveno puesto Sin amor. Gran película que narra el comportamiento de unos padres que no están preparados para educar a un niño.  Anteponen su egoísmo siendo irresponsables privando al niño de lo más importante, el amor.

Y en décimo lugar Lazzaro feliz, un drama fantástico donde también tiene cabida el realismo mágico. Con influencias de neorrealismo italiano de Fellini y Vittorio de Sica, Lazzaro feliz es brillante, lirica e inteligente.

the-rider-4

ANGEL SAN MARTÍN

1) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

2) Tres anuncios en las afueras (Martin McDonagh)

3) Cold war (Pawel Pawlikoswki)

4) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

5) Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

6) La sociedad literaria y el pastel de piel de patata (Mike Newell)

7) Campeones (Javier Fesser)

8) El árbol de la sangre (Julio Médem)

9) Bohemian Rapsody (Bryan Singer)

10) Viudas (Steve McQueen)

Consideraciones sobre el cine estrenado en 2018

Se pasó el año y ahora me veo en la coyuntura de tener que confeccionar una lista con mis diez mejores películas de 2018. De la memoria he podido arrancar 10 títulos, aunque sin la convicción de que hayan sido para mí las mejores. Desde luego que el esfuerzo mental me ha permitido sacar algunas consideraciones retrospectivas sobre mi actividad como espectador de sala:

La primera y más importante es que comparto con un gran número de conciudadanos la actividad de ir al cine de vez en cuando. Según los organismos del gremio el número de espectadores y los ingresos de taquilla han mejorado ligeramente respecto a las decenas de millones de 2017. Es decir, contribuimos humildemente al mantener la industria del cine, pese a que no tuve la oportunidad de ver Superlópez ni Miamor perdido, por citar sólo dos casos.

A tenor de la cantidad de títulos estrenados, cualquiera diría que el sector está en crisis. Sin embargo, esta aparente nota positiva oculta la superficialidad y hasta la banalización de los temas abordados. Al menos esta es la sensación con la que salí de ver, por ejemplo, Campeones o Bohemian Rapsody, admitiendo que no son comparables.

En tercer lugar, es cierto que la industria, además de lo económico, debería cuidar la dimensión espiritual del personal. Quizá por ello en los estrenos del año finiquitado prevalece el tono morado en sus temáticas. Nos han presentado personajes femeninos poderosos pero no totalmente emancipados, porque en el metraje de distintas películas las vemos pelear ejerciendo roles subrogados. Al menos esta es percepción, sin duda frustrante, que extraigo tras ver películas como Tres anuncios en las afueras, Viudas o Un asunto de familia.

Tal como muestran los datos, se mantienen las grandes cifras del cine, incluso las mías, pues he visto el mismo número de pelis que en 2017. Pero esto no es suficiente. Mantener el negocio a base de comedias, de secuelas, de remakes y de biopics dice poco del actual potencial cultural del cine. Y en esto tampoco el 2018 es una excepción.

bohemian-rhapsody-2

PEPE SAPENA

1) The Florida project (Sean Baker)

2) Lucky (John Carroll Lynch)

3) Climax (Gaspar Noé)

4) Lazzaro Feliz (Alice Rohrwacher)

5) Call me by your name (Luca Guadanino)

6)  La cámara de Claire (Hong Sang-soo)

7) Entre dos aguas (Isaki Lacuesta)

8) Un asunto de familia (Hirokazu Kore-eda)

9) Sin amor (Andrey Zvyagintsev)

10) La fábrica de nada (Pedro Pinho)

Familia

Después de repasar mi selección me atrevería a decir que ha sido un año en el que destacan dos cosas: por un lado la reafirmación autoral de varios cineastas, y por otro el gran número de filmes que han tratado —directa o indirectamente— la cuestión de la familia. Y es que además de las películas elegidas quedan fuera muchas otras que versan acerca de este tema, obras como Thelma, Happy end, La enfermedad del domingo o Viaje al cuarto de una madre.

Por otra parte, me gustaría comentar que me parece una pena el rumbo general que mantiene el cine desde hace unos años, y es que sigue existiendo un exceso de películas-producto destinadas solamente a la obtención de un beneficio. De nuevo se repite el monopolio de Hollywood en los cines con sus innecesarios remakes, sus interminables sagas y sus terribles adaptaciones. Algo que debería ser una pasión vocacional y una contribución a la cultura mundial se convierte en un lamentable y simple ejercicio económico.

Termino con una cita de Herzog que versa entorno a la cuestión de la responsabilidad del cineasta y del artista, algo que tenemos muy olvidado hoy en día: «Un joven de aspecto inteligente y pelo largo me ha preguntado si las películas, o más bien el hecho de ser filmado, puede hacer daño, si puede destruir a una persona. En mi corazón la respuesta ha sido que sí, pero le he dicho que no».

call-me-by-your-name-5

LUIS TORMO

1) El reverendo (Paul Schrader)

2) El hilo invisible (Paul Thomas Anderson)

3) Lo que esconde Silver Lake (David Robert Mitchell)

4) The rider (Chloé Zhao)

5) First man (Damien Chazelle)

Para espectadores atentos

Como cada año acudimos a la cita con las mejores del año, un ejercicio de clasificación de los filmes al que tanto gusta jugar en los medios cinematográficos. No he visto películas que intuyo podrían formar parte del listado como la japonesa Un asunto familiar, o las españolas Petra o Entre dos aguas y por eso reduzco mi elección a cinco. Sí he visto Cold war y Roma, dos filmes en blanco y negro, personales, pero que están por debajo de las expectativas creadas alrededor de ellos.

Este 2018 tiene un hecho destacable y es la confirmación de que la separación entre los soportes tradicionales (cine, televisión) tiende a diluirse. Los contenidos elaborados para las plataformas audiovisuales (el caso más reciente el de Roma de Cuarón) deberán ser tenidos en cuenta ya (Roma se ha estrenado en salas de cine pero su mayor difusión viene del consumo en la pequeña pantalla).

Las dos primeras películas, First reformed y El hilo invisible, tienen un nexo en común: son grandes trabajos de unos autores que presentan obras irregulares.  El ritmo, la planificación y la propia concepción del filme hacen de ellas un producto atípico pero necesario para el cine.

Lo que esconde Silver Lake entra entre las mejores del año por la capacidad de creación de una atmósfera con múltiples influencias. En sus imágenes podemos encontrar desde el ambiente de pesadilla de Lynch, el misterio de Hitchcock o la búsqueda del Harper de Jack Smight.

The rider es el ejemplo perfecto de una obra pequeña que se agranda en la pantalla, una historia muy local que se hace universal. First man tiene la capacidad de aportarnos otra faceta de Damien Chazelle en un filme más denso y oscuro que su luminoso La La Land.

En cualquier caso, todas estas obras exigen un espectador atento, un espectador dispuesto a entrar en el juego que nos proponen sus autores.

el-reverendo-4

ANGEL VALLEJO

1) First man (Damien Chazelle)

2) Spiderman, un nuevo universo (Bob Persichetti, Peter Ramsey. Rodney Rothman)

3) Ready Player One (Steven Spielberg)

4) Los archivos del Pentágono (Steven Spielberg)

5) Loving Vincent (Dorota Koviela, Hugt Welchman)

6) Happy end (Michael Haneke)

7) Isla de perros (Wes Anderson)

8) Deadpool 2 (David Leitch)

9) El malvado zorro feroz (Benjamin Renner, Patrick Imbert)

10)  Los increíbles 2 (Brad Bird)

Breve comentario del año cinematográfico

2018 ha sido para mí el año en que Spielberg ha cumplido los pronósticos, estrenando dos películas dentro de sus habituales y dicotómicas temáticas: una de entretenimiento puro (Ready Player One) y otra de crítica política y social (Los archivos del Pentágono). Ninguna de las dos pasará a la historia ni estará incluida en su filmografía como una de sus mejores películas, pero es cierto que ambas están dentro del nivel que se les supone como realizaciones del Rey Midas de Hollywood.

Este año ha sido también prolijo en renovación del lenguaje cinematográfico: del supremo esfuerzo que debe haber supuesto «pintar» Loving Vincent a la exitosa inclusión del formato de cómic filmado en Spiderman, un nuevo universo. De esta pequeña maravilla de Marvel también cabe decir que ha superado a cualquier otra de sus realizaciones este año, con fiascos como Ant Man y la avispa o Infinity war, y películas notables pero menores como Black Panther y la mencionada en mi lista Deadpool 2: si no puedes hacer una buena película, al menos que sea graciosa. De Spiderman cabe señalar que ha incluido el último cameo —virtual— del patriarca Stan Lee. Un abrazo, Maestro.

Tampoco otro de los múltiples brazos de Disney —Pixar— y alguna de sus sagas más exitosas —Star wars— han sido este año particularmente afortunados. No hay excelencia en Ralph rompe Internet ni en Los Increíbles 2, toda vez que sean películas notables. Con respecto a la space opera más famosa de los últimos 40 años, cabe decir que este 2018 no ha sacado más que un mediocre spin off sobre Han Solo, aunque una buena película como Los últimos Jedi sea considerada de 2017 sólo por veinte días.

Creo que 2018 ha sido un año de hypes (expectativas exageradas), con películas muy sobrevaloradas como Tres anuncios en las afueras, La forma del agua o Bohemian Rhapsody.

La película que para mí merece ocupar el podio este año, muy por delante de esa descafeinada pero siempre reseñable entrega de Haneke que es Happy end, es First man, un relato intimista del cada vez más interesante Damien Chazelle. Una película que atesora angustia, heroísmo y drama humano a partes iguales.

Esperemos que 2019 devuelva un poco de excelencia a un cine que no ha tenido en el pasado, su mejor año.

spiderman-2


Más artículos...