Kirk Douglas, in memoriam (2)

  13 Febrero 2020

Repaso a sus mejores películas

kirk-douglas-101No creo justo escribir sobre Douglas en este «hasta siempre» sin mencionar al menos de pasada, algunas de sus mejores películas. Yo lo estoy viendo desde los cinco o seis años, cuando se estrenaban sus títulos en España, y luego en DVD, reposiciones o en TV.

De muy niño, la que me impactó muchísimo fue Los vikingos, película a la que fuimos toda la familia. Apenas tenía cinco años y los vikingos como etnia y sus costumbres me fascinaban; había ojeado o leído de ellos en mis cuentos y tebeos. Pues bien, estábamos en un teatro de mi ciudad y habíamos ido a un palco en una altura superior. Fue tanta mi agitación y mi identificación masiva con Kirk cuando caminaba sobre los remos del Drakkar, que cuando vi esa escena tan emocionante di un brinco tal que mi padre me cogió al vuelo antes de caer a plomo sobre la platea: ¡grande, pa!

Pero veamos este sucinto repaso de las películas en que participó Kirk Douglas.

Al volver a la vida (1948) de Byron Haskin

Esta estupenda película merece ser recordada con paradigma de la rivalidad que Douglas siempre mantuvo con Burt Lancaster.

En este film, un pez gordo con una posición en la época de la prohibición (Lancaster) junto a su compinche interpretado por Douglas, sale de la cárcel tras una larga temporada con la idea de hacerse con la parte del night club que regenta su antiguo amigo, un hombre frío y calculador. Pero las cosas no son tan fáciles.

Un duelo entre ambos actores en los que ninguno defrauda. En su momento fue un encuentro de dos futuros colosos de la gran pantalla.

El ídolo de barro (1949) de Mark Robson

Producida por Stanley Kramer, la película cuenta la historia de Midge Kelly (Kirk Douglas) y de su hermano Connie (Arthur Kennedy), que se dirigen a California a pie. Un boxeador importante los recoge y le aconseja a Midge que se dedique al boxeo.

Con la ayuda de un buen entrenador aprende la técnica del deporte y comienza una carrera de victorias encadenadas. Este estado de cosas hará repuntar en él una auténtica furia de pasiones, que acabará por convertirlo en un «ídolo de barro».

Gran actuación de Douglas que le hará merecedor a la nominación al Oscar. Un film sobre la ambición ciega y sin escrúpulos, dispuesta a cualquier cosa incluida la violencia, para conseguir las aspiraciones del protagonista. La película sería todo un referente de las películas posteriores de boxeo.

kirk-idolo-barro

Carta a tres esposas (1949) de Joseph L. Mankiewicz

Sensacional film de Mankiewicz sobre las dudas de infidelidad y los recelos de tres mujeres en torno a sus maridos, articulada a base de flashbacks, con un Douglas grandioso.

El trompetista (1950) de Michael Curtiz

En esta película, Douglas comparte reparto con su amiga y mentora Lauren Bacall y también con la celebérrima Doris Day.

Cuenta la historia de un joven músico siguiendo los pasos de un brillante intérprete de blues, que se convierte en un músico excelente con cuyo talento asciende de los tugurios hasta codearse con la alta clase en los lujosos clubes de la ciudad.

Sin embargo, de nuevo aparece en este film el papel de músico torturado por no conseguir plasmar la música que siente y crea en su mente, lo que habrá de arrastrarlo al mundo de la bebida.

kirk-el-trompetista

Camino de la horca (1951) de Raoul Walsh

En este film tenso y emocionante de Walsh, Kirk Douglas interpreta su primer papel en un western, lo cual era paso necesario entonces para poder aspirar a papeles dramáticos de cierta enjundia.

Es una historia sencilla, cuyo desarrollo se presenta lleno de matices, tensión, giros, lances de interés, sorpresas y una sucesión ininterrumpida de brillantes y vibrantes secuencias de acción, amén del excelente trabajo de Kirk.

El gran carnaval (1951) de Billy Wilder

El gran Wilder hace una invectiva desconsolada al periodismo sensacionalista: «con el colmillo más retorcido que nunca, Wilder ofrece aquí uno de los más duros retratos del egoísmo humano y la crueldad de la sociedad contemporánea que se hayan rodado jamás» (Daniel Andreas).

Un mundo dispuesto a comprar periódicos con noticias lo más morbosas posibles. Un cruel retrato a la prensa en EE.UU., razón quizá por la no tuvo éxito dentro del país, llegándose a tachar la cinta de antiamericana.

Sin embargo sí fue muy bien recibida en Europa. Acuerdo que es una de las críticas «más lúcidas y feroces que el cine ha hecho nunca sobre la manipulación que ejerce cierto periodismo y sobre el morbo y el egoísmo de las masas» (Carlos Boyero). Douglas hace un excelente papel de periodista arrogante, embustero, cínico, manipulador y alcohólico.

kirk-el-gran-carnaval

Brigada 21 (1951) de William Wyler

Este film fue adaptación de una obra de Broadway que describe la cotidianeidad en la Comisaría 21 de la policía de Manhattan.

En ella, un policía de mucho carácter interpretado genialmente por Douglas con escasos medios técnicos, científicos y personales, investigaba a las personas más que a los hechos y se dejaba conducir más por la intuición que por las pruebas; a la vez, a utilizar métodos violentos e implacables para sacar la información a todo sospechoso que pisaba la comisaría.

Obtuvo cuatro nominaciones a los Óscar de 1952.

Río de sangre (1952) de Howard Hawks

Dos exploradores van en expedición por el río Missouri para localizar un asentamiento en territorio indio. Les acompañan un comerciante de pieles, una india que hace de guía y un indio que ha renegado de su tribu.

Western dramático itinerante que se desarrolla sobre todo en escenarios exteriores y abiertos; enaltecimiento del compañerismo y exaltación de la amistad, así como del espíritu innovador y el sentimiento aventurero, con un impresionante Douglas.

kirk-rio-sangre

Cautivos del mal (1952) de Vincente Minnelli

En este film, Douglas interpreta a un productor que utiliza las vidas de los demás y lo que haga falta para triunfar.

Minnelli se mete en el interior del Hollywood más oscuro para evidenciar que la industria no perdona nada y muestra el tortuoso mundillo del cine, ese lado que no se ve y que huele muy mal.

Douglas está fantástico y a su lado actores y actrices como Barry Sullivan, Lana Turner o Dick Powel.

Veinte mil leguas de viaje submarino (1954) de Richard Fleischer

En este film, Kirk logra trabajar para la factoría Walt Disney en la adaptación de la novela homónima de Julio Verne, el enorme y extraño submarino y el famoso capitán Nemo protagonizado por James Mason.

En este título, Douglas interpreta maravillosamente al intrépido y alegre arponero. Ni que decir tiene el éxito que esta película tuvo en su momento, por los entonces desconocidos efectos especiales y, cómo no, por la excelente mano de Fleischer, con quien luego Douglas habría de trabajar de nuevo.

kirk-veinte-mil

La pradera sin ley (1955) de King Vidor

Demsey Rae (Kirk Douglas) es un vaquero a quien no gustan las cercas de los grandes ranchos de Texas. Se dirige a Wyoming buscando tierras abiertas y libres, y lo hace como polizón en un tren donde congenia con un inexperto joven. Ambos encuentran trabajo en el Triangle Ranch, el mayor del lugar adquirido recientemente por una joven ambiciosa.

Un relato épico y de trazos clásicos que expone la pugna entre los grandes empresarios de ganado y los pequeños. Douglas hace un trabajo extraordinario y creíble del tipo cowboy rudo, libre, mujeriego, valiente y viviendo solo su presente.

El loco del pelo rojo (1956) de Vincente Minnelli

En este título, Douglas es el fiel retrato en todo sentido del famoso pintor expresionista Vincent Van Gogh. Lo es por su físico tan parecido, como por la carga dramática que le pone a un hombre que todos sabemos era un demente, un enfermo mental con brotes psicóticos muy fuertes y de gran intensidad.

De otro lado, Minnelli es totalmente riguroso con las recreaciones y la ambientación. En esta cinta, Anthony Quinn en el papel de Gaugin, ganó un Óscar. Kirk solo fue nominado.

kirk-el-loco-del-pelo-rojo

Senderos de gloria (1957) de Stanley Kubrick

Douglas ayudó mucho a Stanley Kubrick en sus comienzos. Kirk había quedado tan impactado con el guion del propio Kubrick, junto a Calder Willingham y Jim Thompson (sobre la novela de Humphrey Cobb) que decidió poner todo de su parte para que esta película bélica saliera a la luz.

Ambientada en la Primera Guerra Mundial, presenta a un Douglas en su lucha para salvar la vida de sus hombres como abogado en el consejo de guerra; es la lucha de David contra Goliat, solo que en este caso gana Goliat, pues el juicio es un mero teatro, una burla donde no existe auténtica justicia.

O sea, muestra cómo los altos cargos del mundo militar usan las vidas de sus soldados y suboficiales como forma de ascenso; cuando la valentía de unos sirve de provecho y galardones a otros.

Película antibelicista y antimilitarista donde las haya. Genial.

Duelo de titanes (1957) de John Sturges

El título original de la película —que era Gunfight at O.K. Corral— es cambiado al castellano por Duelo de titanes, lo cual que por una vez acertó de pleno pues en este film se da el verdadero duelo entre los grandes de la época: Burt Lancaster (su rival de siempre) y Douglas, de quien se rumoreaba que se ponía un calzado trucado para parecer más alto frente al gigantón Lancaster.

Un interesante western que conserva, entre otros encantos, un impresionante duelo interpretativo y una fotografía de lujo de Charles Lang.

kirk-duelo-titanes

Los vikingos (1958) de Richard Fleischer

Esta es la película de mi primerísima infancia que luego he visionado varias veces más, que cuenta la historia de los dos hijos del rey vikingo Ragnar: Kirk Douglas, como no podía ser de otra forma interpreta al fiero y desfigurado heredero al trono, una interpretación magistral cargada de fuerza y emoción en el atormentado Einar.

Le acompañaba Tony Curtis, que da vida al otro hermano no reconocido, Eric.

El trabajo de Kirk Douglas en esta obra le hizo merecedor de la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de San Sebastián.

El último tren de Gun-Hill (1959) de John Sturges

Notabilísimo western de Sturges que cuenta el duelo en la ficción y también en el plano interpretativo entre el sheriff, un soberbio Kirk Douglas, decidido a arrestar a los asesinos de su mujer, y un gran Anthony Quinn, un viejo amigo, pero también el padre de uno de los encausados.

Western de venganzas y rivalidades con la hora límite de la partida del tren.

Dos grandes de Hollywood, un reparto de excepción y una puesta en escena eficaz, como bondades principales de esta trabajada historia. Siempre recordaré que la vi en el Cine España, doble sesión por 25 pesetas.

kirk-ultimo-tren

Un extraño en mi vida (1960) de Richard Quine

Un clásico de Quine, una película de amores que trata la infidelidad conyugal de dos hombres, cuyas respectivas parejas no les prestan mucha atención, uno de los cuales está interpretado por un sobresaliente Douglas y su pareja la impresionante Kim Novak.

Película que hace gala de gran talento para retratar la relación entre las personas y la complejidad de los sentimientos. Muy buen guion y dirección. Otra gran película a la que Kirk aportó su sello.

Espartaco (1960) de Stanley Kubrick

Creo que muchos aficionados al cine, al hablar de Espartaco ven interiormente la cara de Kirk Douglas.

Esta historia del esclavo tracio vendido como gladiador y que promovió y dirigió la rebelión de los esclavos (73-71 a.C.) contra la República romana, es uno de los grandes y míticos filmes de Stanley Kubrick.

Película que es ya todo un símbolo y que tiene de todo pues, además de dirección, reparto (está un Ustinov genial, un Olivier de lujo y un soberbio Laughton), guion nada menos que de Dalton Trumbo, aspectos técnicos de lujo, vestuarios portentosos y decorados tan buenos que parecen reales.

No va más. Y además, Douglas controlando la cosa de principio a fin.

kirk-espartaco

Los valientes andan solos (1962) de David Miller

Esta es una de las películas favoritas de Kirk, un western de gran influencia en directores como Clint Eastwood, que narra la historia de un vaquero amante de la libertad y de los horizontes abiertos, que llega cabalgando a un pueblo con la idea de liberar a un amigo de la cárcel, saltándose la ley y las convenciones.

Es una de sus películas con guion a cargo del fiel y genial Dalton Trumbo. Douglas interpreta magistralmente a un hombre que vive una radical soledad, existencial e intrínseca, que llega a replicar en el film al consejo de una amiga de que siente cabeza.

«Nunca podría adaptarme a vivir en familia [...], porque soy un hombre solitario hasta lo más profundo de mi ser, y un hombre así es un tipo inadaptado; la única persona con quien puede vivir es consigo mismo y lo único que de veras ama es poder vivir a su modo, un hombre así no dejaría vivir en paz a una familia, sería para ella una constante preocupación».

El compromiso (1969) de Elia Kazan

De los últimos filmes de Kazan, cuya acción tiene lugar en Los Angeles y alrededores mediante flashbacks que explican hechos anteriores.

Anderson (Douglas) es un publicista de éxito y adinerado que tras un accidente de tráfico, pasa revista a su vida, a las difíciles relaciones con su padre y con sus mujeres (madre, esposa y amante).

Douglas perfecto y el origen de este film está en otro también de Kazan, magistral: América, América (1963).

kirk-el-compromiso

El día de los tramposos (1970) de Joseph L. Mankiewicz

Douglas interpreta a un presidiario que ha escondido medio millón de dólares en medio del desierto y que vive con la idea fija de fugarse para recuperarlos.

Con este objetivo, intenta convencer a varios presos para que lo acompañen y también intenta ganarse la confianza del nuevo alcaide (Henry Fonda).

Película con un gran arranque que luego se desenvuelve por giros y sorpresas que son un auténtico disfrute para el espectador. Douglas y Fonda de diez.

Otra ciudad, otra ley (1986) de Jeff Kanew

Y para acabar, qué mejor que una película nostálgica, hilarante a veces, intrascendente pero entrañable en la que dos gánsteres ya mayores que han conseguido la libertad condicional, pretenden robar el mismo tren de antaño por el que fueron condenados.

Es todo un lujo placentero y reconfortante, un caso raro, que el eterno dúo rival tuviera la oportunidad de escenificar en un film y para siempre, su despedida.

Burt Lancaster se retiraría cuatro años después enfermo; al poco moriría. Fue la última aparición de ambos, dos grandes actores que ya nunca más aparecieron juntos en la pantalla.

Dejo aquí, pues la filmografía de mi homenajeado es extensa. Sin embargo, creo hacerle justicia con este listado de los filmes más granados interpretados por él.

kirk-otra-ciudad-otra-ley

Concluyendo

Tengo un listado de actores que son cimeros para mi modo de ver y uno de los que más admiro es Kirk Douglas.

Su talento, su fuerza, su sentido dramático, su propio físico, su atractivo o su inmensa profesionalidad, lo convierten en un intérprete de los que han hecho historia en Hollywood. Como dice Ebert: «Un actor que podía helarte la sangre cuando se lo proponía».

Efectivamente, un intérprete único, un hombre que viniendo de muy abajo se colocó en el pódium de los más grandes, aun contando con el rechazo de la intrincada esfera hollywoodiense. Y ha podido cumplir 103 años sobre la tierra, su mayor parte entregado a la interpretación. Luego, ya viejito y con una afección cerebral, no pudo continuar, pero de él habla lo que hizo, que fue mucho, muy bueno y además, con directores de lujo y compañeros y actrices a su lado donde está lo más valioso de la filmografía de los cuarenta a los ochenta.

Kirk Douglas, se enfrentó a las listas negras de la caza de brujas en Hollywood, iniciada entre 1950 y que se prolongó hasta 1956, de la mano del tremendo senador Joseph Raymond McCarthy; todo ello basado mayormente en acusaciones infundadas de anti-patriotismo, comunismo, etc.

Según el actor George Clooney, Kirk, con relación a las tales listas y su abolición, «dio un paso al frente en la oscuridad como productor y como guionista». Y continúa Clooney: «Kirk Douglas es muchas cosas. Estrella de cine. Actor. Productor. Pero, en primer lugar y por encima de todo, es un hombre de una naturaleza extraordinaria».

¡Hasta siempre buen amigo!

Escribe Enrique Fernández Lópiz

kirk-y-kubrick