Las mejores del año 2017

  01 Febrero 2018

Vota la redacción de Encadenados

1-manchesterElegir las mejores del año es… un juego, como decidir algo tan imposible como citar las mejores de la historia del cine. Eso supondría, una cosa y la otra, que las personas que realizan el listado han visto todas las películas estrenadas en el año en, este caso, España o, aún más, en el caso de las mejores de la historia del cine han visto la totalidad de películas realizadas tanto del cine mudo y del sonoro como las realizadas en los diferentes países del mundo.

Lo dicho, un juego, como al fin y al cabo lo es el de las puntuaciones que se dan a las películas. ¿Un filme puede reducirse a una nota? Evidentemente no, analizar una película es mucho más que un número, mucho más que un gusto personal.

No sólo esta relación de mejores del año está sujeta a ello, existe otro problema, una más de otros varios, cómo es el realizar una votación de los estrenos del años en cines comerciales españoles que han tenido lugar desde el 1 de enero al 31 diciembre.

Ese hecho va en contra de las películas que se hayan estrenado en los últimos días de diciembre. La dificultad de verlas y máxima si, como ha ocurrido por ejemplo con el último filme de Payne, Una vida a lo grande, apareció y desapareció como por arte de magia.

Dicho esto, sólo queda indicar que, teniendo en cuenta estas consideraciones, hemos decidido volver a jugar en la búsqueda de las mejores películas estrenadas en España en 2017 (y, por cierto, no en todas las ciudades lo han hecho).

Y éste es el resultado total, computo del personal (también incluido) de todos los que hacemos Encadenados.

Las mejores de ENCADENADOS

1

Manchester frente al mar

Kenneth Lonergan

94

2

La ciudad de la estrellas (La La Land)

Damien Chazelle

83

3

En realidad, nunca estuviste aquí

Lynne Ramsay

72

4

Madre!

Darren Aronosfky

58

5

Wonder Wheel

Woody Allen

54

6

Personal Shopper

Olivier Assayas

49

7

Dunkerque

Chistian Nolan

35

8

Verano 1993

Carla Simón

32

9

Coco

Lee Unkrich, Adrian Molina

27

10

La librería

Blade Runner

Isabel Coixet

Denis Villeneuve

26

 

2-lalaland

Las puntuaciones a título individual

Para los que están ociosos o, sencillamente, para los que sienten curiosidad, aquí tenemos a los componentes de la redacción y su listado personal, más o menos comentado con más o menos gracia.

A fin de cuentas, como ya decíamos al principio, esto es sólo un juego… sólo un juego…

Las mejores de Adolfo Bellido

1

En realidad nunca estuviste aquí

10

2

Wonder Wheel

9

3

Personal Schopper

8

4

Manchester frente al mar

7

5

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

6

6

Madre!

5

7

El tercer asesinato

4

8

En la playa sola de noche

3

9

Hacia la luz

2

10

Columbus

1

De y desde el cine

Varias de las películas estrenadas este año resultan ejemplares en la utilización del punto de vista narrativo, de forma que, centrándose en él, y desde su final podremos dar una nueva de tuerca a la película e ir más allá de lo que supone una precipitada visión del filme. Ese es, por ejemplo, el caso de títulos como Madre!, Personal Shopper o En realidad, nunca estuviste aquí entre los citados, hecho que se puede ampliar a una de las películas, no incluidas pues sobrepasaría el número de 10, españolas estrenadas en 2017, y que, para mí, es una de las más valiosas de nuestro cine: Verónica de Paco Plaza, un filme que, curiosamente, tiene muchos puntos afines con la excelente, e incomprendida, Personasl Schopper de Assayas.

Si algo quiero destacar también es la madurez del anteúltimo (ya tiene otro pendiente de estreno) filme realizado por Woody Allen, Wonder Wheel, gran estudio, como prácticamente todo su cine, sobre la mujer y un ejemplo de como una historia puede pasar de parcial, individual a lo general. Una crónica sobre la América de 1950 donde los silencios y las delaciones al igual que las vividas por sus personajes, estaban al orden del día. Donde además la utilización de lo simbólico/metafórico está perfectamente adosado al desarrollo de la historia: la noria que gira y gira, el niño pirómano tratando de quemar ese mundo que no le gusta. Relación entre narración e idea asimilada también en otros títulos tales como La ciudad de las estrellas o El tercer asesinato.

Quiero para final reseñar, entre las muchas desapariciones que se han producido en el mundo del cine, la de dos cineastas inolvidables. Los dos grandes, uno como amigo y el otro como refrendo de una época y de un cine que ya, quizá, no exista. Me refiero a Basilio Martín Parino, Basi, uno de los grandes innovadores de nuestro cine. Autor de un cine personal, diferente y, por desgracia, no suficientemente valorado. Basilio un gran cineasta, un gran amigo, una persona con la que uno gustaba charlar horas y horas sobre esto y aquello, sobre el cine que nos gustaba y no nos gustaba, sobre la vida, la existencia.

La otra persona de cine desparecida, que supuse una gran pérdida, es ese actor, guionista, showman, director, cómico genial es Jerry Lewis. Con él desaparece una etapa, un cine que se unía a la gran tradición del cine cómico americano. Enormes gags encontramos  aún en sus menos destacables películas. En sus filmes como director se busca como lo hiciera Patino, aunque, claro, de otra forma, una nueva forma expresiva, de narración. Se trata de innovar, ir más allá del cine de todos los días.

Se ha cerrado 2017. 2018 se abre a la esperanza. Un año, por cierto, en el que nuestra revista, ENCADENADOS, cumplirá 20 años de existencia. Un mucho nacido de un pequeño sueño. El de un grupo de personas que ama y cree en el cine.

Adolfo Bellido

3-en realidad

Las mejores de Gloria Benito

1

Manchester frente al mar

10

2

Madre!

9

3

 En realidad nunca estuviste aquí

8

4

Hacía la luz

7

Mis películas

Estas son mis pelis seleccionadas, aunque sé que se me han escapado algunas que debería haber visto y otras que debería volver a ver, como Wonder Wheel, la última de Woody Allen. Y tengo el siguiente problema: las pelis que pensaba poner como preferidas se estrenaron en 2016 aunque yo las vi en 2017. Serían.

Patterson, de Jim Jarmusch.

Manchester frente al mar, de  Kennet Lonergan (1)

Comanchería, de David MacKenzie.

Ellas me sugirieron lo siguiente:

Estas pelis representan un tipo de cine que cada vez me gusta más, aunque cada una aporta algo distinto respecto a los rasgos que comparten: por un lado, son historias que trasladan sus mensajes por sí mismas, por la solidez y talento del guión que las sustenta, sin necesidad de intervenciones de voces narradoras ni elementos extradiegéticos que guíen al espectador hacia determinada interpretación, lo que es de agradecer por el respeto que implica. Todo está en la película, tanto en su estructura como en el uso de los recursos formales del lenguaje del cine. La distancia respecto a la historia y su desarrollo son indispensables para captar lo que oculta ese armónico conjunto que es la película, donde los elementos se ordenan en una alternancia de imágenes y vacíos, de presencias y ausencias que configuran esa sutil sinfonía que resuena al fondo para conducirnos a su verdadero significado. La primera refleja magistralmente la pausa, la detención o ralentización del tiempo como recurso esencial en la atmósfera contemplativa del poeta y de cualquier creador. La segunda, muestra el proceso interior de la culpa y la redención sin caer en tópicos ni cursilerías. Con naturalidad escarba en el interior del alma y deposita el resultado en la historia. La tercera es una muestra de arte narrativo sintético y elegante para ofrecer al espectador una actualización del western como género universal.

Pues bien no he encontrado casi muestras de estos rasgos en el cine del 2017, que, en mi humilde opinión, se ha contagiado de la general sequía. Sólo he rescatado dos películas:

Madre, de Darren Aronofsky.

En realidad nunca estuviste allí, de Lynne Ramsey.

Ambas destapan lacras sociales y mecanismos psicológicos propios de una sociedad enferma y dañada. La primera, más simbólica y provocadora, es merecedora de las múltiples lecturas que ha suscitado, desde la bíblica a la creativa del arte. Inquietantes y perturbadoras, ambas esconden su sentido tras lenguajes aparentemente violentos y géneros que encubren y ocultan sus mensajes: el suspense y el terror en el primer caso y el thriller de acción en el segundo. Pero las apariencias no engañan, pues en su elaboración formal, el tratamiento de la luz y la fotografía de los dos filmes compensan el posible rechazo del espectador con la espectacular belleza de las imágenes. Pero  si hubiera agresión, ésta sería productiva, creadora  y dirigida a la sensibilidad y a las sinapsis neuronales, que persisten en agitarse mucho tiempo después de haber visto la película. Pues, como las buenas obras de arte, dan qué pensar.

Hacia la luz, de Naomi Kawase.

The Party, de Sally Potter.

Sé que he visto poco cine este año, quizá porque acabo saturada tras mi estancia anual en la SEMINCI con una ración diaria de cinco largos, algún corto y diversidad de ruedas de prensa y otras convocatorias culturales…Resulta interesante sumergirse en un tipo de cine que no tiene apenas recorrido comercial y sólo se puede ver y conocer en los festivales de su itinerario. He visto estas dos películas en la Semana vallisoletana y las he añadido a mi lista porque, aunque no son grandes películas tienen algún interés. La primera esboza una interesante reflexión sobre la percepción  de las imágenes por personas  ciegas, lo que lleva a un análisis metalingüístico de la interacción  de los códigos  verbal e icónico. Y aunque la historia se pierde en derroteros melodramáticos de difícil digestión, eso no quita mérito al planteamiento inicial. La segunda no es una novedad en el tratamiento de la comedia clásica que desenmascara a los personajes reunidos en una celebración. Pero su directora lo hace tan bien —con la elegancia y sutileza  de unos diálogos, insertados en un argumento perfectamente equilibrado tanto respecto al ritmo como a su intención— que merece esta mención. A falta de otras candidatas, claro.

En cuanto a mi valoración de La SEMINCI 2017, he podido conocer el cine que se hace en el convulso Oriente próximo, en los países del Este y en parte de Asia. Quizá algún día podamos valorar el cine de jóvenes directores como el egipcio Tarik Saleh o la georgiana Elena Naveriani. Y si se anuncia su proyección, no deberíamos olvidar The Rider de la joven china Chloé Zaho. No perdamos de vista el cine islandés o las analogías entre el polar francés y el cine asiático. Por si interesara para un futuro Rashomon

Gloria Benito

PD: He cometido un pequeño error ya que en realidad Manchester frente al mar se estrenó en 2017.

4-madre

Las mejores de Miguel Ángel Ciscar

1

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

10

2

Madre!

9

3

 Wonder Wheel

8

4

Manchester frente al mar

7

5

Dunkerque

6

6

La seducción

5

7

Lady Macbeth

4

8

El autor

     3

9

Verónica

2

10

Loving

1

Decidiendo…

Me he debatido en qué película poner en primer lugar y cual en segundo. Aun reconociendo mayores valores intrínsecos a melodramas como Wonder Wheel, Madre! o Manchester frente al mar, para mí la película del año es La,la,land. En este caso ha prevalecido mi sentimentalismo facilón a la razón más cartesiana. La nueva entrega del maestro Allen me ha parecido subyugante, tanto a nivel visual como interpretativo. Sin embargo la propuesta de Aronosfky resulta más transgresora y arriesgada, aunque claramente excesiva y desequilibrada en su segunda mitad.

Por ultimo destacar los últimos 5 títulos de la lista, que no son obras redondas en absoluto pero que retratan con acierto personajes atormentados y complejos, enmarcados en atmosferas realistas (Loving) y las más de las veces tortuosas y bizarras (La seducción, Lady Mackbeth, Verónica o El Autor).

Miguel Ángel Ciscar

 

Las mejores de Juan Ramón Gabriel

1

En realidad nunca estuviste aquí

10

2

Hacia la luz

9

3

 Wonder Wheel

8

4

Paraíso

7

5

Lady Macbeth

6

6

Manchester frente al mar

5

7

Crudo

4

8

Suburbicon

     3

9

The disaster artista

2

10

Alien Covenant

1

Confirmaciones

La confirmación de la prometedora directora de Tenemos que hablar de Kevin (Lynne Ramssay) se ha producido con todos los honores en su coherentemente esquizofrénica En realidad nunca estuviste aquí, para cuyo personaje protagonista pareciera que Joaquin Phoenix hubiese estado ensayando durante casi diez años. Esa escisión entre lucidez y locura de la psique del protagonista se despliega con coherencia y cohesión sobre el discurso narrativo. También la dualidad entre occidente y oriente, así como entre realidad y deseo o entre civilización y barbarie, queda patente en la lista de filmes. La película de Naomi Kawase (Hacia la luz) es la punta de lanza de un cine oriental en la vertiente asiática, morosa, ritual, pausada y pautada entre la tradición y el ritmo moderno trepidante e importado (aquí podrían entrar las últimas obras del japonés Kore-eda y de los surcoreanos Hong Sang soo y Kogonada), vertiente coterráneo de la mirada eslava oriental sobre el agujero negro ontológico del nazismo y del holocausto de Paraíso, del ruso Andrey Konchalovsky. Una barbarie que parece estar inscrita en el ADN occidental, tal como metafórica y goremente exhibe la directora francesa Julia Ducournau en Crudo.

Mientras tanto, en el civilizado y antaño civilizador occidente se asiste a una resignada y cínica y nihilista asunción de finitud, de acabamiento, con la última obra como director del actor Clooney —amparado en un guión de los disolventes hermanos Coen—: Suburbicon, con un final forzadamente esperanzador. Se asiste a una turbia y lóbrega puesta en escena de una Lady Macbeth, sin antagonista masculino a la altura de su deseo de liberación, o también a la caída en el abismo personal del protagonista (Casey Affleck) en Manchester frente al mar, abismo compartido en otras latitudes pero también junto al mar por la bovariana Kate Winslet en la penúltima y tan desesperanzada como dura obra de un revitaminado Allen, más demiurgo que nunca, aun a costa de poner en la picota (en la silla de salvamento desde donde otea la realidad) la presunción y la vanidad creadora del propio artista. S

erá el debutante en la dirección James Franco quien descabelle la mítica figura del director como demiurgo en la descabellada The Disaster Artist, especie de fundacional ciudadanokane a posteriori para toda una generación de creadores surgidos contra el modus operandi de la industria que, no obstante y  generosamente, les ha concedido un nicho desde el que socavarla y obtener beneficios de su erosión.

Nos podemos consolar y distraer de tanto infortunio contemplando el elástico estiramiento del ya casi cuarentón Alien a través de la precuela cocinada por el padre Scott: Prometheus II. Grandeza de la contradicción del capitalismo. Protagonistas femeninas y tres directoras. El futuro fue mujer.

Escribe Juan Ramón Gabriel

 5-wonder

Las mejores de María González

1

Madre!

10

2

Múltiple

9

3

 El bar

8

4

Detroit

7

5

Verano 1993

6

6

La seducción

5

7

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

4

8

El caso Sloan

     3

9

Contratiempo

2

10

Sólo el fin del mundo

1

Un año pequeño en cine

El 2017, cinematográficamente hablando, no ha resultado ser un año sobresaliente, al menos personalmente en cuanto a mis preferencias estéticas se refiere.

Algunas de las obras que he seleccionado en otros años no habrían entrado, ni siquiera, en mi debate mental. Sin embargo, las circunstancias me han llevado a incluirlas en las electas.

Además, se debe tener presente, que es imposible visiona todas las obras y que, tal vez, muchas de las grande se hayan visto excluidas únicamente por falta de tiempo para dedicárselo. Así ocurre con las cintas estrenadas en fechas tan “difíciles” como pueden ser las navideñas y sus proximidades. Quedándose, tristemente,  un buen número de ellas sin ver.

Escribe: María González

 

Las mejores de Mr. Kaplan

1

Wonder Wheel

10

2

Madre!

9

3

La La Land

8

4

Verónica

7

5

El autor

6

6

Wonder Woman

5

7

Perfectos desconocidos

4

8

La guerra del planeta de los simios

3

9

Testigo

2

10

It

1

Un año de contrastes

Regresos sonados, como el de Woody Allen (que ha tenido que acudir a la producción de Amazon para recobrar su pulso, algo tembloroso en sus últimos títulos); descubrimientos inesperados (ese Paco Plaza capaz de sutilezas en el cine de género español); renovación de esperanzas (Aronofsky suele dar una de cal y otra de arena, este año ha sido de lo mejor de su cosecha); una inesperada sorpresa con los superhéroes (agotados ellos, llega una mujer para devolver al género cierta frescura); otro retorno, el del musical (sí, tan “anticuado” como se quiera, pero realmente cautivador); y, en fin, algo de terror, ciencia ficción o thriller pero rodado con estilo, con garra.

Y, para redondear otras dos propuestas españolas (además de la citada Verónica de Plaza), de autores con personalidad y resultados notables.

Junto a todo ello, mucho cine anodino, repetitivo, discursivo o, sencillamente, basado en cine anterior de más o menos éxito. Unas carteleras en ocasiones saturadas de vulgaridad, de cine ya visto, de efectos especiales que no logran levantar guiones de cuatro páginas…

Pero estas diez volvería a verlas sin problemas. Síntoma de que para este cronista es un cine que se debe salvar.

Mr. Kaplan

 6-personal

Las mejores de Milagros López

1

I am not your negro o la rotundidad de su mensaje

10

2

Manchester frente al mar o de la melancolía

9

3

Las películas de mi vida o amarás el cine francés sobre todas las cosas

8

4

Wonder wheel o la insatisfacción del ser

7

5

Solo el fin del mundo o del dolor callado

6

6

Verano 1993 o del naturalismo

5

7

La la land o el musical renovado

4

8

La mano invisible o la búsqueda de la originalidad

     3

9

Rehenes o de la inconsciencia juvenil

2

Eclipse

Durante los últimos cinco meses de mi vida uno de los soles de mi galaxia personal casi se ha apagado. Eso ha impedido que pueda disfrutar del cine con la intensidad y profusión que me hubiera gustado. Entre las películas que quisiera haber visto están Columbus, Hacia la luz, La librería, The square, En la playa sola de noche, Madre! o Morir… entre otras. Pero lo cierto es que entre lo visto el resto del año tampoco he encontrado motivos muy optimistas para juzgar este año cinematográfico más luminoso que el anterior, que sí brilló con luz propia.

En pleno eclipse emocional solo puedo decir que he elegido estas películas por apreciaciones sutiles en las que ahora me siento incapaz de profundizar. 

Milagros López

 

Las mejores de Carlos Losada

1

Tierra de Dios

10

2

La escala

9

3

 La librería

8

4

Nuestra vida en Borgoña

7

5

En realidad, nunca estuviste aquí

6

6

El día más feliz en la vida de Olli Makki

5

7

Churchill

4

8

Últimos días en la Habana

     3

9

El viaje

2

10

Tom of Finland

1

De todo

Sin pretensiones nos encontramos con un año algo atípico, sobre todo por la variedad de películas, su procedencia, sus estructuras y, en la mayoría de los casos, por su inocuidad a la hora de reservarlas un sitio en nuestra memoria de imágenes a no olvidar. Dicho esto, pues que Van Gogh se encontraría muy bien en la Tierra de Dios, haciendo La escala pertinente para llegar a comprobar que Churchill era un político nato y que Olli Makki estaría bien en La librería para recordar El viaje que deseamos a la Borgoña, con objeto de sentirnos mejor ante buenos vinos que provienen de esa Tierra que nos sustenta y alienta.

Y esperando que 2018 no sea peor, sigamos con nuestra fascinación por esas imágenes que nos sustentan y complementan.

Carlos Losada

el-autor-2 

Las mejores de Marcial Moreno

Sieranevada

10

Lo tuyo y tú

9

Ghost story

8

En realidad nunca estuviste aquí

7

Wonder Wheel

6

Regreso a Montauk

5

Doña Clara (Aquarius)

4

Safari

3

Manchester frente al mar

2

Fe de etarras

1

Cine-vida

Disfrutar del buen cine que se hace hoy en día se ha convertido en un trabajo casi de rastreo. Aquí y allá se van estrenando películas que muchas veces pasan desapercibidas, y cuyos orígenes son de lo más variopintos. Y eso en el mejor de los casos, pues por su misma naturaleza el cine interesante que a priori podría satisfacer al aficionado exigente no llega ni siquiera a estrenarse.

Entre las diez películas seleccionadas figuran hasta siete nacionalidades distintas, lo que prueba que no existe ya una referencia a la que dirigirse para asegurarse la calidad, y muy pocas de ellas, quizá sólo la última película de Woody Allen y Manchester frente al mar, que no dejó de ser una sorpresa, han superado las dos semanas en cartel. Se incluye incluso alguna producción para canales de televisión llevada posteriormente a las salas.

Elegir la mejor es siempre algo que atañe más al observador que a lo observado, y por tanto delata más a quien elige que a lo que el año cinematográfico ha significado. Dicho lo cual cabe decir que Sieranevada es una película monumental, que Lo tuyo y tú es un alarde de cómo contar una historia llenándola de sugerencias, que Ghost story es una original y arriesgada propuesta llena de ternura, que En realidad nunca estuviste aquí es un ejercicio formal que nos retrotrae a las más puras esencias cinematográficas, que Wonder Wheel nos vuelve a poner en contacto en el mejor Woody Allen, que Regreso a Montauk es afilada hasta el dolor, que Doña Clara es una visión sosegada de lo que nunca volverá, del paso del tiempo mismo, que Safari es una cacería con presas peculiares, en la que nadie sale indemne, que Manchester frente al mar es un estigma hecho película, y que Fe de etarras es la risa triste, el sinsentido de todo.

Y todas ellas son un contenedor de vida.

Escribe Marcial Moreno

 

Las mejores de Francisco Nieto

1

Coco

10

2

I am not your negro

9

3

 Dunkerque

8

4

La vida de calabacín

7

5

Detroit

6

6

Get Out (Déjame salir)

5

7

Train to Busan

4

8

La chica desconocida

     3

9

David Lynch, the art life

2

10

Muchos hijos, un mono y un castillo

1

Los 5 mejores libros sobre cine publicados en 2017

Si en este año recién acabado no os ha dado tiempo de haceros con ellos, os recomendamos cinco novedades de libros sobre cine publicadas en 2017 que no os defraudarán:

La princesa Mononoke, de Laura Montero Plata (Biblioteca Studio Ghibli): Usando a Ashitaka, la protagonista, como guía, nos sumergimos en un universo donde figuras tan dispares como un joven emishi, una chica loba, un monje, una líder implacable y un ser sobrenatural se encuentran para ofrecer un relato fantástico que refleja nuestra realidad contemporánea. Con un virtuosismo técnico sin precedentes, este filme ha sido el más complejo de la carrera de Miyazaki con sus 1.669 cortes y 144.043 dibujos. En este segundo volumen de la colección Biblioteca Studio Ghibli, Laura Montero Plata explora su universo a través de su contexto, sus personajes, sus temas, sus influencias y sus características artísticas más destacadas, sin olvidar el trasfondo folclórico y su relación con otras artes.

Cine cómico español (1950-1961). Riendo en la oscuridad, de Carlos Aguilar (Desfiladero Ediciones): Recorrido y análisis de una de las aportaciones capitales del cine español, la comedia de los años cincuenta, en la que destacaron dos variantes con especial intensidad, la comedia negra, a la que se deben títulos como Bienvenido, Mister Marshall, Esa pareja feliz, El cochecito o Historias de la radio, y la comedia rosa, surgida casi a modo de contestación, con películas rodadas en color y de una dinámica muy distinta, caso de Ana dice sí, Las chicas de la Cruz Roja, El día de los enamorados, etc.

El Productor. Entrevistas con productores de cine en España, de Miguel Jiménez (Paperback): En sus páginas podrás encontrar, además de sus opiniones y experiencias personales en torno a la producción de películas, una perfecta radiografía del negocio del cine hoy día desde los ojos de la figura del productor, siempre tan a la sombra de estrellas y directores pero de vital importancia en el proceso cinematográfico. También una guía de pensamiento sobre cómo enfrentarse a ese mundo para los que se inician en el arte de convertir en realidad el sueño escrito en un papel.

Creadores de sombras, de Santiago de Pablo (Editorial Tecnos): se centra en el modo en que el cine ha tratado la historia de ETA desde sus orígenes hasta la actualidad. A lo largo de las últimas décadas, más de cincuenta largometrajes cinematográficos han llevado a las pantallas la actividad de este grupo terrorista, tanto por medio de la ficción como del documental. Además, a estas películas estrenadas en pantalla grande hay que sumar más de veinte largometrajes para televisión y vídeo, así como un número aún mayor de cortometrajes. Ello supone un importante corpus audiovisual en torno a ETA, los GAL y otros aspectos de la violencia vasca.

Éxtasis y yo, de Hedy Lamarr (Notorious Ediciones): Hedy Lamarr fue una de las más grandes estrellas del cine clásico y una de las mujeres más bellas y fascinantes de todo el siglo XX. De origen vienés, vivió una vida realmente intensa. Fue la primera actriz en aparecer completamente desnuda, en el film Éxtasis y yo, se casó con un fabricante de armas nazi y fue Dalila en el cine. Inventora además de actriz, fue la primera que apareció desnuda en una película y se casó con un fabricante de armas vinculado con los nazis. Durante la Segunda Guerra Mundial desarrolló un sistema de encriptación de misiles que ha dado lugar al sistema WI-FI.

Francisco Nieto

 columbus-3

Las mejores de Israel Pérez

1

Manchester frente al mar

10

2

Blade Runner 2049

9

3

Sieranevada

8

4

En este rincón del mundo

7

5

A ghost story

6

6

Personal shopper

5

7

La ciudad de las estrellas (La La Land)

4

8

Get Out (Déjame salir)

     3

9

Dunkerque

2

10

Madre!

1

He visto tantas cosas…

He visto cosas que vosotros no creerías. Llorar a un Affleck y sentir su pérdida. Una comida familiar en la que no cabía ni la cámara. He visto apagarse el cielo más allá de Japón y brillar en la oscuridad cerca de Dunkerque. Bailar a la tristeza. He visto la balada triste de un fantasma y me he preocupado por un rostro pálido que creía verlos. A un negro sufrir siendo el blanco. He visto todo sobre mi madre. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como otra lista de las mejores del año.

Estas son mis películas, si no te gustan no tengo otras. Mucha suerte a las nominadas y enhorabuena a las que más votos reciban.

Israel Pérez

 

Las mejores de Juan de Pablos Pons

1

Personal Shopper

10

2

The Square

9

3

El viajante

8

4

La tortuga roja

7

5

En realidad, nunca estuviste aquí

6

6

La librería

5

7

El sacrificio de un ciervo sagrado

4

8

Verano 1993

3

9

Blade Runner 2049

2

10

Wonder Woman

1

Un año con cine interesante

Acabamos de cerrar un año cinematográfico interesante con un conjunto de películas estrenadas que tienen interés y calidad. Una muestra es mi particular selección de las mejores cintas del año, aunque sin duda hay más que podrían sumarse. A mi criterio, el cine europeo disfruta de buena salud, apoyado por el formato de las coproducciones internacionales. Y el elemento que yo destacaría en el momento actual es la presencia de directoras, algo cada vez más habitual, en películas premiadas y apoyadas por crítica y público. De los diez filmes que he seleccionado como mejores del año, cuatro han sido dirigidos por mujeres. Es una señal de normalización en un mundo tradicionalmente dominado por los hombres y sus visiones. En esta faceta, cabe indicar que las mejores películas españolas del año son obra de directoras (La librería y Verano 1993).

Cabe señalar entre los estrenos distinguidos de este año una cinta de animación, La tortuga roja, dirigida por el holandés Michaël Dudok de Wit; una película de extraordinaria belleza formal que realiza un canto a la naturaleza y a su defensa. El director ha reconocido que Hergé (Tintín) ha sido uno de los autores más influyentes en su concepción del dibujo. El gusto por la ligne claire de la tradición franco-belga, está presente en el diseño y en la concepción del filme, realizado en el estudio Ghibli, fundado por Hayao Miyazaki e Isao Takahata.

La película que he valorado en primer lugar, Personal Shopper, es una película francesa encuadrable en el género del thriller psicológico, que ha sido escrita y dirigida por Olivier Assayas. Se trata de un filme elegante y sofisticado que presenta una historia de fantasmas. De manera inteligente el director desarrolla la idea de que  vivimos rodeados de sombras, ya sean individuos condenados a la invisibilidad por cuestiones laborales, interlocutores desconocidos (a través del teléfono móvil) o nuestros muertos. En segundo lugar, he propuesto The Square del sueco Ruben Östlund; es una provocadora historia, con momentos muy divertidos, que plantea una crítica a la sociedad pudiente, en el marco de la gestión de la cultura. Es la ganadora de la Palma de Oro en la última edición del Festival de Cannes y de varios premios de la Academia Europea del Cine. El tercer puesto del pódium, a mi criterio es para El viajante, película de producción francesa, dirigida por el iraní Asghar Farhadi. Ha obtenido el Oscar 2017 a la mejor película de habla no inglesa. El director despliega en esta historia sobre las relaciones personales, rodada en Irán, toda su maestría en contar los dramas de personas corrientes, que se enfrentan a situaciones impactantes y la manera de reaccionar ante ellas. En este caso, a partir de una agresión sexual, la historia gira hacia una venganza, que deshace la convivencia de una pareja joven, en el marco de una sociedad machista que no confía en sus instituciones.

Han quedado fuera de esta propuesta personal, películas de interés como Moonlight (Barry Jenkins); Dunkerque (Christopher Nolan), o la última entrega de Woody Allen Wonder Wheel, que nos ha llegado en las últimas fechas del año. En definitiva, un curso fructífero para el cine con historias atractivas para diferentes tipos de público, y en el que la calidad europea se impone al cine norteamericano, cuya oferta es mucho más comercial que interesante.

Juan de Pablos Pons

 loving-vincent-5

Las mejores de Ferran Ramírez

1

Manchester frente al mar

10

2

Madre!

9

3

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

8

4

Tony Erdmann

7

5

The square

6

6

Dunkerque

5

7

A Ghiost Story

4

8

Personal Shopper

     3

9

Wonder Wheel

2

10

Detroit

1

La irregularidad del año cinematográfico

Ya hemos cerrado 2017, un año de poco buen cine y de mucho correcto sin más. Resulta curioso que la mayoría de películas que han entrado en el particular top ten sean fantasías que se rigen por sus propias leyes inherentes: ahí tenemos la reinterpretación del musical clásico de La La Land, la lectura bíblica de Madre!, la maldición insólita de El sacrificio de un ciervo sagrado, la grandeza del último filme estrenado (no realizado, ya que ha terminado uno nuevo que se estrenará el próximo año) de Woody Allen o las historias de fantasmas de Personal Shopper o A ghost story.

Aunque el premio gordo se lo lleva una historia de sentimientos y dolor genuinos que funciona como radiografía perfecta de la pérdida y el duelo llevado en silencio. Hablamos, por supuesto, de Manchester by the sea, una obra maestra rotunda de aquellas que cuestan encontrar en el panorama cinematográfico actual que invitan a volver a ver las otras obras magistrales de este realizador que ha pasado hasta ahora desapercibido. Kenneth Lonergan tiene otras dos grandes cumbres fílmicas en su haber, Puedes contar conmigo y Margaret, y ambas merecen una revisión urgente.

También merece destacar, y aunque no hayan entrado en el top ten oficial, dos películas de cine patrio que bien se han quedado a las puertas de esta clasificación y, por qué no, hay que reivindicar de tanto en cuanto el cine hecho en casa. La primera, Verano de 1993, de Carla Simó, ha sido la revelación del año. Bien, porque la directora se estrena en el largometraje y porque nadie había oído hablar nunca de ella, bien porque ha logrado una cinta luminosa y sensitiva que aborda un tema espinoso desde un punto de vista completamente diferente. La otra cinta que merece mención aparte es la última realización de un director que ya no es un realizador maldito sino que ahora se espera con ganas cualquier cosa que haga: Agustí Villaronga. Desde que estrenara Pa negre y arrasara en muchos certámenes con aquella cinta, todos le valoran. Su último trabajo, Incerta glòria, es otra pieza contundente y desgarrada sobre el destino cruzado de cuatro personajes y de sus bajas pasiones. Toda una tragedia griega en el epicentro de la Guerra Civil con sobresalientes actuaciones, narración incendiaria y personajes de aquellos que calan hondo. Si no la han visto, por favor, no se la pierdan.

Otra de las cosas que deberíamos celebrar es que la mujer tenga una mínima presencia más en el mundo de la dirección cinematográfica. Sí, sabemos que la cifra aún es exigua pero cada vez podemos decir que son voces femeninas que se hacen oír. Patty Jenkins ha tenido enorme éxito con su Wonder Woman; Sofia Coppola nos ha traído una preciosista versión de Clint Eastwood en La seducción; Lynne Ramsay también nos ha traído una cinta que bien podría haber entrado en nuestro top ten, En realidad, nunca estuviste allí; Isabel Coixet produce filmes como si fueran galletas y este año ha vuelto a estrenar La librería; Sally Potter pronto nos traerá la divertida e incisiva The Party y dos de las cintas de nuestras favoritas están dirigidas por mujeres: Detroit y Toni Erdmann, de Kathryn Bigelow, por lo que debemos pensar que algo está cambiando en este sentido.

Ferran Ramírez

 7-dunkerque

Las mejores de Víctor Rivas

1

Verano 1993

10

2

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

9

3

Tony Erdmann

8

4

Personal Shooper

7

5

Wonder Woman

6

6

Loving

5

7

La seducción

4

8

La vida de Calabacín

 3

9

Manchester frente al mar

2

10

The love witch

1

La razón de mi votación

1. Verano 1993. Si tuviéramos que explicar que es el cine yo pondría cualquier secuencia de Verano 1993. No existe nada más allá de sus imágenes porque sólo existe vida en ella misma, en una película donde la belleza nos alcanza de forma inesperada, nos atrapa y nos acompaña hasta uno de los mejores finales de la historia del cine.

2. La La Land. Ya, ya lo se, la trama es una tontería y tiene un final que es un poco absurdo. Si, eso también, es una historia de amor que es un poco "moñas". Claro, es que es Hollywood y el cine, es una fantasía más allá de nuestras vidas. Es volar bailando en un planetario. ¿De verdad piensan que me importa algo que sea creíble la historia de amor? Yo vuelo con ellos, y salto, y canto y, al final, me hubiera gustado seguir bailando y cantando, pero tengo que madrugar para ir a "currar"...

3. Toni Erdmann. El cine dado la vuelta. Una película tan impresionante que solo se puede ver. No tengo mucho más que escribir.

4. Personal Shopper. Una película fantasmagórica, de personajes espectrales, entre dos mundos, y una Kristen Stewart impecable. Más allá de la relidad pero muy cerca de nuestras emociones, un canto a lo espiritual de nuestra humanidad.

5. Wonder Woman. Y llego ella y otra vez volvieron esos superhéroes que nos hacían vibrar en cada plano, pero ahora ella es la que nos salva del mal, por fin. Y nos salva de maravilla. Gloriosa película.

6. Loving. No hay nada mejor para entender el amor que esta película. Cada plano es un canto insuperable a la pureza del cariño. Lentamente, sin un grito de soberbia o egocentrismo, la película construye un universo visual donde el amor es el único protagonista.

7. La seducción. Lobas o caperucitas que acechan a lobos o caperucitos. Sofía Coppola, y su maravilloso mundo femenino, nos ha regalado personajes insuperables, pero ahora nos obsequia con una película intensa y de una belleza visual impresionante. Una grande.

8. La vida de Calabacín. Vean esta película, veánla cada año, y luego hablamos sobre la vida y la humanidad, sobre la empatía y las personas, sobre el amor y la infancia. Y disfruten de sus imágenes, porque son gloriosas.

9. Manchester frente al mar. Sí, es un tostón. Sí, es aburrida. Sí, todo es muy frío y hay nieve por todos lados. Sí, el "prota" esta "quedao". Pero es que es una de las mejores películas sobre la depresión, y hasta aquí escribo.

10. The Love Witch. Una película mágica en el único sentido de la palabra: brujería, sexo, crímenes, humor absurdo, mitología y una protagonista única. Todo ello con una gusto exquisito por la imagen de los sesenta, con un vesturio maravilloso y una locura necesaria. No se la pierdan, por favor.

Víctor Rivas

 

Las mejores de Serena Russo

1

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

10

2

El otro lado de la esperanza

9

3

Jackie

8

4

La librería

7

5

Contratiempo

6

6

Personal Shopper

5

7

Trainsportting 2

4

8

Lion

 3

9

Wonder Wheel

2

10

Madre!

1

Dominio del cine de mujeres

Este 2017 ha sido un año donde han triunfado las mujeres en el cine, no solo como personajes de las películas sino también como actrices. Por fin hemos asistido a la presencia ecléctica y constante de mujeres que han sido las verdaderas protagonistas. Musicales, drama, terror. En todas las direcciones.

Serena Russo

8-verano

Las mejores de Marcos Sáez

1

Manchester frente al mar

10

2

El tercer asesinato

9

3

En realidad, nunca estuve aquí

8

4

Personal Shopper

7

5

Hacía la luz

6

6

Doña Clara

5

7

La la land

4

8

Coco

3

9

Columbus

2

10

El sacrificio del ciervo sagrado

1

Sin ser un buen año de cine…

En 2017 la mayoría de estrenos en las salas de cine españolas han perdido el nivel mínimo exigible. Han llegado películas que no estaban a la altura. Se salvan algunas películas estrenadas a principios de año y también las películas entrenadas en los meses finales. Posiblemente sea a consecuencia de los Oscar ya que las distribuidoras buscan una mayor rentabilidad en caso de ser nominada o galardonada.

En febrero se estrenaba en España Manchester frente al mar, en mi opinión la mejor de las estrenadas en 2017. Lonergan consigue transmitir al mismo tiempo tristeza y belleza a través de una historia muy dura con sentimientos de culpabilidad en determinadas circunstancias, con una interpretación de Casey Affeck impresionante.

En segundo lugar mí apuesta pasa por El tercer asesinato, otra de las películas con un nivel más que aceptable. Un thriller mezclado con drama que reflexiona sobre quien nos juzga o quien juzga al que juzga y sobre la pena de muerte, un guión perfecto sin fisuras.

En realidad, nunca estuve aquí. Una película de Lynne Ramsay que sorprende por su aire fresco en su búsqueda de una nueva forma de expresión donde el montaje es clave en el resultado final, la intención de Ramsay era no desvelar al espectador todo sobre el personaje principal. También destaca la interpretación de Joaquin Phoenix con las paranoias traumáticas convertidas en escenas proyectadas a través de la mente.

Personal Shopper abría la caja de pandora sobre películas contadas desde el “yo” con acercamientos al cine de terror, proyectando imágenes a través de nuestros pensamientos fantasmagóricos alentados por procesos traumáticos. Assayas no es el primer director que hace este tipo de cine. Jack Clayton ya había explorado este horizonte en Suspense sobre un relato de Henry James. Madre! y En realidad, nunca estuviste aquí están en línea con Personal Shopper con respecto a la estructura narrativa siendo parecidas algunas técnicas utilizadas.

Hacia la luz es otra de las películas interesantes de 2017, una historia triste de Naomi Kawase que tiene un encanto visual donde los paisajes son protagonistas. También demuestra Kawase un talento para exponer una sensibilidad especial en este drama romántico.

La brasileña Doña clara dirigida por Kleber Mendonça Filho exhibe elegancia, sensualidad y sutileza a través del personaje interpretado magistralmente por Sonia Braga. Todo en un escenario político de corrupción y especulación en un Brasil convertido en burbuja inmobiliaria.

La ciudad de las estrellas, destinada a convertirse en un clásico de Hollywood, está por ver, llega a nuestras carteleras después de haber triunfado en los Oscar pero sin ganar el galardón a la mejor película. Un musical que principalmente es un drama romántico donde los sueños por conseguir algo en la vida se convierten en un elemento nostálgico. Muy visual y con guiños a los grandes de Hollywood.

No podía faltar cine de animación en mi lista, en esta ocasión la elegida es Coco. Pixar recupera el pulso aunque este camino narrativo e ingenioso está en su recta final. Coco, sin estar a la altura de algunas películas como Del revés, Up, Wall-e o Toy Story, es una película muy emotiva donde la familia, la muerte e incluso la inmigración de México a Estados Unidos están presentes. Coco, como otras de animación, ofrece una historia que sirve para pequeños y mayores.

La sorpresa, nada esperada, ha sido el estreno de Columbus. Una película muy conmovedora del director coreano Kogonada que utiliza el arte arquitectónico para explorar nuestras emociones proyectándolas en una nueva forma de vida. Columbus es una película filosófica y reflexiva sobre la influencia de nuestro entorno en relación a nuevas etapas de la vida.

Y por último El sacrificio del ciervo sagrado, la última película del director de Canino y Langosta Yorgos Lanthimos. En esta nueva película explora algunas formas del surrealismo en relación a la razón o la moral de sus personajes. Personajes cercanos a una tragedia griega que rozan el absurdo, lanzando mensajes sobre relaciones humanas perdidas en un escenario de Thriller sicológico con música inquietante. 

Después de un 2017 donde hemos tocado los resortes con respecto al nivel mínimo que se debe exigir a la industria del cine, esperaremos expectantes y con esperanza las películas de 2018.

Marcos Sáez

 

Las mejores de Ángel San Martín

1

Manchester frente al mar

10

2

El caso Sloan

9

3

Wonder Wheel

8

4

Moonlight

7

5

La librería

6

6

Blade Runner 2049

5

7

Stefan Zweig. Adiós a Europa

4

8

El autor

3

9

Suburbicon

2

10

Perfectos desconocidos

1

Reflexionando

Hace unos días, esperando mi turno ante la taquilla del cine, pensé que con este gesto pasaría a formar parte de los 100 millones de espectadores de 2017. Además vivo en un entorno urbano que es donde se concentran la inmensa mayoría de las salas de cine. La película que esperaba ver no era de ciencia-ficción, no era final de tarde, no estaba acompañado ni tampoco pensaba comprar palomitas. En fin, justo lo contrario de lo que al parecer prefiere casi un 90% de quienes acuden al cine al menos una vez al mes.

Sumido en estos pensamientos advertí que estaba siendo un tanto exquisito: participaba en una actividad cultural que compartía únicamente con el 4% de los consumidores de medios, lejísimos del 86% de la TV o del 76% de Internet. Al mirar, aunque de reojo, me pareció que la fila la formábamos gente de clase acomodada y ya de cierta edad. En suma, avancé satisfecho hacia la ventanilla porque mis observaciones se correspondían con los fríos datos del último Estudio General de Medios.

Frente a la ventanilla, tuve que decidirme por una película, dudaba entre cine europeo o el americano. Finalmente como ya había visto La librería (Isabel Coixet) y no había mucho más donde elegir (la cuota europea no llegó al 25% en 2017), me incliné por la última de Woody Allen (Wonder Wheel). Como sucede con muchas de sus obras, en la crítica consultada había disparidad de valoraciones. Pero a mi me gustó, incluso diría que mucho.

  La película de Woody Allen me resultó paradigmática por diferentes motivos. No me detendré en cuestiones técnicas, como su espectacular luz y fotografía. Me centraré en algunos aspectos que considero transversales a muchas de las películas estrenadas durante el finiquitado 2017. De alguna manera, el parque temático y el carrusel presentes en Wonder Wheel, aluden metafóricamente a situaciones y personajes a los que se vuelve de tanto en tanto. Están construidos con una materia ajena a las modas.

Relaciones conflictivas entre parejas, las diferencias de clase, de género, de acceso a la propiedad de bienes materiales y culturales. Prejuicios y estereotipos que atormentan la vida de muchos de los personajes que aparecen en las películas vistas este año. Como remedio equivocado los personajes recurren a las drogas, al alcohol, la infidelidad, la violencia o comportamientos denigrantes contra sus semejantes. Y, llegados a este punto, se hace necesaria la presencia de quienes deben reestablecer de nuevo el orden. Así el carrusel sigue y sigue dando vueltas.

He tenido la impresión, más de una vez, al salir del cine que la película vista no era más que la secuela de lo visto anteriormente. Esto me pasó con la última que vi en 2017, la de Woody Allen. Pero no son suficientes los testimonios y denuncias desde la ficción del cine. Hace unos días pudimos contemplar en la gala de los Globos de Oro, la reivindicación de unos derechos comunes que, por lo visto, siguen siendo de ficción. Esperemos, por tanto, sean buenas las palabras de Oprah Winfrey cuando dijo en la gala: “¡Ese tiempo ha acabado!”. ¿Valdría pedir entonces que la realidad imite a la ficción?

Ángel San Martín

9-coco

Las mejores de Pepe Sapena

1

Columbus

10

2

El otro lado de la esperanza

9

3

Verano 1993

8

4

A Ghost Story

7

5

¡Lumière! Comienza la aventura

6

6

El viajante

5

7

La tortuga roja

4

8

El sacrificio de un ciervo sagrado

3

9

Manchester frente al mar

2

Resistencia

Otro año que termina dejando un resultado cinematográfico tremendamente desequilibrado. Y es que de nuevo se hace patente el gran peso que el cine comercial tiene en la sociedad capitalista actual. Pero lo peor de este hecho es que no se trata de un producto de calidad, sino de un sinfín de películas realizadas sin pasión, con el puro objetivo de saquear el bolsillo de los espectadores.

¿Hasta cuándo va a durar este afán por hacer constantes remakes, biopics absurdos o continuaciones de sagas que ya no tienen nada que contar o explotar? Hoy en día triunfa la cultura del no pensar, no sentir y del entretenimiento barato, cateto y chabacano.

Siempre he defendido la coexistencia de los dos grandes tipos del cine, de la eterna división entre lo comercial y lo autoral. Más que nada porque es inevitable que existan, ya que siempre va a haber una cultura o arte más abierto y bien recibido por la mayoría y otro más cerrado o desconocido. Pero también creo que ese cine comercial puede y debe tener un mínimo de calidad, de pasión, de trabajo, de sentimiento.

Además estoy convencido de que las minorías no aparecen solas, sino que se crean. Por ello pienso que tanto los organismos estatales como aquellos relacionados directamente con la industria cinematográfica —producción, distribución, exhibición— deberían tener un papel mucho más relevante y edificador en esta cuestión que es la búsqueda de la moderación y el equilibrio artístico.

En este sentido también creo que los cineastas deberían ser más conscientes del poder que tienen, de aquello que transmiten al público a quien hablan. La responsabilidad del artista es tremenda, como la de un profesor, y no se puede dejar que un cualquiera eduque a las futuras generaciones. De hecho pienso que los problemas que sufre la sociedad actual con respecto a cuestiones culturales y artísticas así como en otras tales como las políticas, raciales, sociales o sexuales están causadas directamente por la educación. Pero eso es otro tema.

Volviendo al resumen anual, es magnífico encontrarse con directores que todavía tienen algo que decir, cineastas que nos enriquecen con sus obras y su forma de ver la vida. A Ghost Story de David Lowery y Columbus de Kogonada suponen un éxtasis en este contexto. La segunda es además una ópera prima brillante, llena de talento y esperanza. Y no es el único debut que rebosa genialidad este año, también nos encontramos con otros dos filmes cargados de un elevado preciosismo como son Verano 1993 de Carla Simón y La tortuga roja de Michael Dudok de Wit. Esta última es una maravillosa película de animación que ha contado con el enorme apoyo del famoso Studio Ghibli.

Por otro lado tenemos las obras de los cineastas ya consagrados, directores de la talla de Kaurismäki, Farhadi o Lanthimos, que mantienen una resistencia y continúan presentando su personal mirada sobre la vida y el mundo que nos rodea. Por último, quisiera dedicar unas palabras al filme de Thierry Frémaux sobre las obras de los hermanos Lumière. Esta película supone un espectacular discurso que todo cineasta y cinéfilo debería tener como visión obligatoria. Y es que no debemos olvidar de dónde venimos, aquello que es la esencia del cine y que Tarkosvky resume tan bien: «El cine surge de la observación inmediata de la vida. En cierto sentido, se podría decir que es como esculpir en el tiempo. Pues el pensamiento es efímero, y la imagen, absoluta».

Escribe Pepe Sapena

 

Las mejores de Rubén Tellería

1

Blade Runner 20049

10

2

Coco

9

3

 Dunkerque

8

4

It

7

5

The disaster artista

6

6

Madre!

5

7

Baby driver

4

8

Crudo

     3

Cine de géneros

Este año, y bajo mi punto de vista, Denis Villeneuve ha firmado su mejor película, superando Prisoners e Incendies e iguala (¿mejora?) el trabajo de Ridley Scott en la original Blade Runner. El preciosismo exquisito en la composición, resultado de la mezcla del clasicismo estático de Ozu y la riqueza visual más expresionista, hacen de esta secuela una obra con personalidad propia, como lo fuera el Batman de Nolan, tercero en esta lista con su revisión bélica del asedio alemán a los aliados en las playas de Dunkerque.

En todo caso, un año de éxitos para el terror, tanto en taquilla como en el empaque de sus historias y la originalidad de sus propuestas; véase Raw, la cinta francesa que representa a nuestro continente en esta lista. Y no nos olvidemos del argentino Andy Muschietti, que nos ha hecho botar en la butaca con su primer remake de It y que ya prepara la segunda parte que da cierre a la novela de Stephen King, un autor que se ha vuelto a poner de moda y del que se ha hecho varias adaptaciones este año, incluido Netflix con su olvidable Gerald´s game

Mucho cine de estudio, fiesta pura como en la deliciosa (absolutamente maravillosa) Coco o Baby driver, trepidante y con mucho flow, como todos los trabajos de su autor, el interesantísimo Edgar Wright. Pero también historias duras, dramas contenidos en lugares remotos como el de la siempre brillante Frances McDormamd en  Ebbing, Missouri o las blancas montañas de Wind river, historias que nos recuerdan tristemente a todos esos casos con los que desayunamos cada mañana, Diana Quer, la manada infame de san Fermín. Todo ello aderezado con el toque Polanski que nos trae Aronofsky en la desasosegante Mother!, simbolista y oscura, claustrofóbica y atea; sin olvidar el cariñoso homenaje a los perdedores del cine que hace James Franco en The disaster artist, un tributo a la figura de Tommy Wiseau, el Ed Wood contemporáneo.

Ha sido un buen año, siempre lo son, pero a este 2017 le pongo dos pegas. Por un lado, la cantidad: ha habido grandes películas pero no han sido tantas, así que podríamos tachar el año de escaso, una vez más. Por otro lado, no me he enamorado perdidamente; un año más, no he sufrido el efecto “whiplash” (Coco ha sido lo más parecido) y eso me entristece a medida que me como las uvas. El cine es un viaje muy personal, aún quedan títulos importantes por llegar en la carrera a los Oscar y vuestro humilde servidor no ha visto todo lo que ha habido bajo el sol de 2017 así que me es fácil pecar por omisión. Si es así, pido disculpas y os deseo un 2018 lleno de gran cine.

Escribe Rubén Tellería

 10-libreria

Las mejores de Luis Tormo

1

Manchester frente al mar

10

2

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

9

3

Columbus

8

4

The disaster artista

7

5

Dunkerque

6

6

En la playa sola de noche

5

7

Personal Shopper

4

8

Verónica

3

9

Abracadabra

2

10

Perfectos desconocidos

1

Esas pequeñas o grandes sorpresas

Acudiendo a la cita con esta crónica de un listado anunciado sobre las mejores películas del año, o al menos las mejores de las que uno ve, en este 2017 hemos tenido un buen número de filmes que han reflexionado sobre el cine.  Documentales para la gran pantalla de Bernard Tavernier o  Thierry Frémaux, o los trabajos que analizan a figuras del cine como David Lynch o Saura; sin embargo las mejores contribuciones sobre el significado del cine nos han llegado desde la ficción, La, la, land de Damien Chazelle y The disaster artist de James Franco, abren y cierran el año respectivamente mostrando su amor por el cine, el anhelo de cumplir los sueños materializado en ese espacio que bascula entre lo real e irreal que es Hollywood. Lo que se desea y lo que se cumple, lo que pudo ser y lo que es, el sabor del triunfo y la derrota, la independencia de la propia obra más allá de su creador o la necesidad de expresarse como artista son aspectos que en mayor o menor medida unen ambos filmes. Un díptico que utilizando diferentes hilos narrativos (musical, biopic) explicita la potencia de este arte que llamamos cine.

Del director de origen sucoreano afinado en EE.UU., Kogonada (un seudónimo que rinde tributo al guionista de Ozu) nos llega Columbus, un filme de aire independiente muy bien filmado y con un personaje femenino en el que se encarnan a la vez la soledad, la frustración y la esperanza. Un personaje femenino es el eje central de En la playa sola de noche, película dirigida por el también surcoreano Hoong Sangsoo, un retrato triste y pesimista sobre la perdida (de un amor, de los retos para afrontar la vida, de la capacidad de superación).

Olivier Assayas nos vuelve a dejar con Personal shopper una película difícil y personal que exige la participación del espectador a través del juego con el punto de vista narrativo y que despliega multitud de temas. Aunque en una primera visión parece perder frente al anterior trabajo de su predecesor, Viaje a Sils Maria, es de esos trabajos que ganan con una segunda mirada.

El montaje y el  juego con el tiempo, elementos inseparables del cine de Nolan, son los protagonistas de Dunkerque, un filme bélico que entrelaza tres historias que tienen sentido precisamente por su confluencia, tres historias que confirman el mensaje antibelicista en donde el único sentido de la guerra es volver a casa, sobrevivir.

Pero si hay un filme que sobresale, entendiendo siempre lo subjetivo que es establecer un ranking de este estilo, me decanto por las sensaciones y los recuerdos que me dejó Manchester frente al mar de Kenneth Lonergan. Una película con un ritmo cadencioso, en el que nos vamos metiendo en un laberinto tormentoso y dolorido de un ser destrozado que vive sin querer vivir. Un hombre consumido por la culpa y consciente de que su vida jamás volverá a ser la que hasta ese momento había vivido y que se resume en la sobrecogedora escena del encuentro casual entre el protagonista y su exmujer en el que se testifica que ese hombre, mientras e resto de personajes sobreviven con el dolor, él ya no es nada.

En cuanto al cine español, frente a la alabada Verano 1993 y que particularmente poco me dice, preferiría quedarme con tres títulos: el universo personal de Pablo Berger que continúa desplegándose en Abracadabra, el uso del género del terror para desarrollar un drama adolescente en Verónica de Paco Plaza y el buen trabajo para llevar un material ajeno al propio terreno y encontrar el discurso adecuado (y muy bien filmado) de Alex de la Iglesia en Perfectos desconocidos.

Escribe Luis Tormo

 

 

Las mejores de Ángel Vallejo

1

En realidad, nunca estuviste aquí

10

2

It

9

3

 Your name

8

4

La ciudad de las estrellas (La, la, land)

7

5

La tortuga roja

6

6

Coco

5

7

Lego Batman

4

8

La vida de calabacín

3

9

Wonder Woman

2

Peor que en 2016

No puede decirse de 2017 que haya sido un año cinematográfico sobresaliente. Quien esto suscribe no puede hablar con total conocimiento de causa, dado que han sido pocas las películas que, por motivos profesionales y familiares, ha podido visionar. Sin embargo creo poder hacerme un criterio suficiente comparando la calidad de los estrenos del 2016 con los del pasado año: no hay color. Baste decir que Denis Villeneuve, que el año pasado entregó La llegada y a finales de 2015 Sicario, el pasado 2017 sólo pudo emborronar su buen nombre con ese extraño sucedáneo de clásico que fue Blade Runner 2049. En el terreno de la animación, que por razones personales se ha convertido en mi fuerte, puede decirse que el homólogo del deslumbrante Cuento de la princesa Kaguya de 2016 fue un filme agradable, pero menor, como Your name. Del mismo modo, Disney Pixar sólo nos ofreció una especie de resurgir de su viejo estilo en Coco, cuando un año antes había estrenado la fallida Vaiana pero también, la colosal Zootrópolis.

2017 ha sido para mí el año de las películas duras, ásperas; difícil era igualar a Comanchería y los Odiosos ocho, westerns con impronta del pasado año, pero no podemos dejar de señalar que la renovada interpretación de Travis Bickle en la barbuda cara de Joaquim Phoenix añade varios octanos a la filmoteca. Del mismo modo, esa ópera coral que ha sido la versión cinematográfica del It de Stephen King, sorprende más por la inocencia perdida de sus protagonistas frente a un mundo sordo y ciego ante la crueldad, que por los escalofríos que pueda darnos el payaso monstruoso.

Todo lo demás son películas que puedo considerar pasables, sin dejar de mencionar lo poco sobre lo que me atrevo a juzgar. La la Land me ha reconciliado con el musical, y me hace perdonarle a Ryan Gosling su papel de K. La tortuga roja me ha emocionado, casi con la misma intensidad que Batman la Lego película me ha hecho reír: siempre algo pero nunca lo suficiente. Muy poco más que esa obra menuda, pero satisfactoria que es La vida de calabacín, o que esa aceptable reivindicación de la heroína clásica que fue Wonder Woman.

No debemos olvidar que a pesar de no ser grandes películas, hay obras que me han hecho disfrutar como un niño en la sala de cine: Los guardianes de la Galaxia Vol. 2, Thor: Ragnarok o Los últimos Jedi, sin olvidar esa extraña película que salta entre el western y el género de evasiones que es La guerra del planeta de los simios.

Esperemos que 2018 venga un poco más afortunado cinematográficamente hablando.

Ángel Vallejo  

11-blade