The marvelous Mrs. Maisel (serie TV, 2017)

  20 Enero 2018

Una golosina escondida

the-marvelous-maisel-1Hace ya dos semanas que esta serie ganó el Globo de Oro a la mejor comedia/musical del año pero ni uno sólo de los anuncios que Amazon cuela en los streamings lo menciona, parece que el mundo empieza y acaba con The grand tour (de la que también soy fan). Y no puede ser, no debe ser.

Vivimos confiados en que las buenas series, las realmente especiales, trascienden de alguna manera hasta llegar a nuestras manos; un amigo nos deslizará un pen, o un wetransfer, o tan sólo un chivatazo al oído, pero a veces hay que bajar a las trincheras, batirse el cobre y enfrentarse a decepciones del calibre de Phillip K. Dick’s Electric dream o The man in the high castle, o las pretensiones estéticas huecas de American Gods para terminar encontrando el diamante de la mina, y sólo entonces la excavación habrá merecido la pena.

Aquí la sinopsis, sin spoilers

Comedia/musical fue su premio. Bien otorgado, ya que la serie sabe a ambas cosas sin ser ninguna de las dos. Os cuento: una bonita y joven ama de casa, perteneciente a una buena familia judía en el Nueva York de los años 50, Midge es su nombre, cree tener la vida resuelta. Casada con Joel, una especie de versión mad boy aspirante a cómico poco brillante, Midge ocupa sus horas en atender las necesidades de su esposo, cuidar de sus dos niños, poco, y lucir perfecta en todo momento.

Una vida dentro de una urna a punto de romperse, una vida que comenzará fuera de los límites del cristal y que obligará a nuestra risueña y cantarina Migde a enfrentarse a sus temores con sus propias armas, su sentido del humor.

Suena todo muy ambiguo pero es que, si consigo calar en alguien con estas líneas, quiero que esa persona se siente a verla sin saber más y que se sorprenda, como yo hice, con el tono tan especial, con el excelente reparto, las fastuosas recreaciones, el zeitgeist de la década tan bien captado y los diálogos chispeantes, marca de la casa de su creadora, Amy Sherman-Palladino, esa señora que se parece a la de 4 Non Blondes y que ya triunfó (no conmigo) con Las chicas Gilmore.

Un año con un mensaje claro, ya lo dijo Oprah

Hay algunas series que sin ser perfectas tienen ese algo especial, ese sabor a cosa rica que hace que podamos pasar por alto algunos detalles que nos chirrían porque la historia que nos están contando es fascinante, porque la manera de contarla es fascinante.

The marvelous Mrs. Maisel se centra en el stand-up comedy, los monologuistas, algo que personalmente aborrezco. Y sin embargo, he devorado las ocho partes de esta primera temporada como un alcohólico tropezando. Y no por oscuras razones de analista televisivo ni por obtusas referencias al cine de la época o a la cultura popular (aunque las hay), sino porque pese a lo elaborado de la composición de las escenas las cosas ocurren de un modo tan orgánico, todo es tan fresco como la vida misma, una vida filtrada por la romántica lente de una cámara de cine, sí, pero con los mismos anhelos y enfrenamientos.

El choque generacional de Migde con sus padres, hilarantes ambos, el factor judío, la inevitable comparación entre la nueva vida de nuestra protagonista y su amiga Imogene, atrapada en los convencionalismos de la época, los roles matrimoniales y las trabas sociales que la mujer debe superar tanto en lo personal como en lo profesional.

En un año en que las historias sobre mujeres han copado casi todo tanto en cine como en tele, esta historia protagonizada por Rachel Brosnahan (que también se ha llevado un Globo) hace las delicias de todo aquel que aún tenga una fibra de romanticismo, de amor por el cine dorado de Hollywood.

Escribe Rubén Tellería


Más información sobre The marvelous mrs. Maisel:
https://www.primevideo.com/detail/0SKQT5MHXXQ50OZ9FXYRFVEQM7/ref=atv_hm_hom_c_FsJguc_brws_3_6 

the-marvelous-maisel-2