Polidèdric (2017), microfilm de Xavier Menal

  04 Mayo 2017

La ansiedad como dimensión poliédrica

poliedric-3aSu título es tan poliédrico como la ansiedad que me provoca el maquillaje corrido en la cara de una mujer que llora aterrorizada; un principio cruel, terrorífico y sádico, pero no menos real que la calma del final, agradable, tranquilizador, satisfactorio.

Así es Polièdric, el elegido como segundo mejor microfilm del Festival Europeo de Cortometrajes de Reus en 2017 creado por el director y guionista Xavier Menal.

Un minuto y cuatro segundos de silencioso simbolismo que contrasta dos realidades en un mismo cuerpo. Pero, igual que las caras de un poliedro encuentran su límite en las aristas que les unen, la lógica narrativa de Polièdric necesita un elemento que evite la ruptura definitiva entre los dos mundos. Un elemento que, haciéndole un guiño a la famosa peonza de la película Origen es, por su propia función, símbolo de unión. Se trata de un simple y ridículo clip que consigue mantenerme mínimamente distante de la locura que supondría este relato sin él.

Pero la sugerente debilidad de la lógica narrativa hegemónica topa con la fuerza de unas letras bien ordenadas que no solo nos transportan a otro mundo, sino que también lo construyen. Lo dice alguien que esta mañana lloraba de la risa en el tren, de camino a clase, mientras leía algunas páginas de la novela Maldito Karma, hasta que el pesado del sillón de al lado alza la voz y te distrae, de igual forma que hacen las únicas palabras que suenan en un simbólico relato, que, por supuesto, no están elegidas al tun tun: “Quan vulguis marxem”.

Tres palabras clave para defender la profunda idea del microfilm: solo tú eres libre para decidir cuándo marchamos, porque tú estás leyendo. Solo tú, lector, puedes elegir tu propia realidad y moverte entre otras muchas. Las letras nos hacen libres.

Escribe Irene Mollá

Link para ver Polièdric

poliedric-1a