Club de Cuervos (serie TV)

  13 Agosto 2015

Primera serie original de Netflix hecha en español

club-de-cuervos-1A partir del primer minuto del 7 de agosto de 2015 estaba disponible en la plataforma internacional de Video On Demand (VOD) más popular del mundo, Netflix, para todos sus más de 65 millones de usuarios a nivel internacional, su primera producción original hecha en español.

Así pues Club de Cuervos es el primer proyecto de este tipo y, aunque ya vienen otros parecidos, es la primera y abre paso para descubrir qué reacción pueden tener los espectadores a nivel internacional.

Este proyecto es producido por Leonardo Zimbrón y Gary Alazraki, productores de la muy taquillera Nosotros los nobles, seguramente este es el principal motivo por el cual Netflix se acercó y confió en ellos para este primer proyecto en habla hispana, aunque no con el presupuesto de House of Cards por supuesto.

Gary Alazraki, quien es también el director de toda la primera temporada, que consta de 13 capítulos, comentó tajantemente “no me importa el fútbol”. La pregunta directa sería ¿entonces por qué contar una historia sobre los directivos de un equipo de fútbol? Él explica que el fútbol es el deporte más visto y jugado del mundo, levanta muchas pasiones e incluso en algunos lugares es prácticamente una religión. Así que si se quiere hacer una serie que la mayoría del mundo vea es una buena idea.

Aunado a esto el director y productor se refiere a que lo medular del proyecto es el poder y la ambición, porque el fútbol mueve mucho dinero y con él mucho poder y mucha corrupción, y esa es la médula de Club de Cuervos.

Cuervos F.C. —como explica Zimbrón— es una mezcla de equipos mexicanos como Pachuca, León, Puebla, Morelia; pero es uno que no existe y que de hecho no es tan bueno, pero que mueve a la ciudad, a una ciudad en el norte de México que tampoco existe, Nuevo Toledo, pero que podría ser cualquiera del país.

Ahora bien de los actores, Luis Gerardo Méndez (Nosotros los nobles), quien encarna a Chava Iglesias, comenta que tampoco le interesa el fútbol y de hecho le preguntó a Alazraki si debería investigar para desarrollar su personaje como sucesor de presidente de Cuervos a su padre recién fallecido; la respuesta del director fue: “No, cuanto tú menos sepas mejor”. Así que la premisa de Méndez fue: ¿qué pasaría si el poder llegara a las manos equivocadas? Pues él no tiene la menor idea de cómo ejercer sus nuevas responsabilidades, sólo sabe que las quiere.

Y justamente eso es lo que puede lograr hacer universal a Club de Cuervos, puesto que la lucha por el poder es global, no sólo de México o de dueños de equipos. Otros temas sobre el mismo poder son el machismo, como sucede con Isabel Iglesias —interpretada por Mariana Treviño—, la hermana de chava que tiene todo para ser presidente del club incluso ser la mayor, pero es mujer.

Otra de las actrices, la peruana-colombiana Stephanie Cayo, quien da vida a Mary Luz Solari, novia del fallecido propietario del club, también habla sobre ello: las mujeres tienen que luchar mucho para alcanzar lo que ya merecen, e incluso para reclamarlo tienen que hacer cosas de las cuales no se sienten orgullosas.

En cuanto a la producción, la temporada se hizo muy rápidamente en dos bloques y escribiendo los guiones a la par, y eso ocasiona, por lo menos en el primer capítulo, que haya muchos planos con poca dinámica, pero el ambiente de comedia negra es divertido y va enmascarando esas cosas a pesar de escribirse sobre la marcha.

Se realizó íntegramente en México, principalmente en la capital del país, locaciones del Estado de México y el Estadio Hidalgo del Pachuca. Ahora habrá que esperar a la reacción mundial ya desde el primer viernes.

Escribe Amhed Sandoval | @amhedsan

club-de-cuervos-2