La vida después de ‘Friends’

  20 Julio 2013

A la espera 

friends-2En mayo de 2014 se cumplen diez años desde que Friends finalizara. A diferencia de otras series —Urgencias, Anatomía de Grey…— se decidió finiquitar su andadura en la NBC antes de haber empezado a estirar el chicle y convertirse en un sinsentido.

Cuando los seis amigos más famosos de Nueva York dejaron la parrilla, lo hicieron ante las lágrimas de muchos seguidores y con unas audiencias que en ningún momento se vieron resentidas por las diez temporadas con las que contaba.

En estos casi diez años ningún producto ha sido capaz de cubrir el hueco que dejó, una tarea que en principio pudiera parecer simple, millones de personas que necesitaban su dosis de humor semanal se quedaron huérfanas y en busca de su nueva serie favorita. Pero el espectador no es tonto, aunque a veces pueda encontrarse desorientado, tenía la necesidad pero se trata de un deseo como el de azúcar tras despertar de una larga siesta, no se puede llenar con un simple azucarillo sino que se necesita una buena tarta.

Desgraciadamente, las cadenas de televisión no han sido capaces de volver a armar una serie del cariz de Friends, el intento más directo de recoger a la fiel audiencia en su búsqueda fue Cómo conocí a vuestra madre (2005) que tras una buena primera temporada perdió totalmente el rumbo para convertirse en una de las comedias más aburridas de la actualidad.

El descaro inicial, asumiendo el riesgo de comparaciones: cinco amigos viviendo en Nueva York, reuniéndose a tomar algo... desembocó en una sólida primera temporada que en lugar de fracasar se tornó en interesante pero poco a poco ese olor a Friends, fue dejando paso a uno a requemado, recocido o como se quiera exponer, episodio tras episodio perdía enteros, sus tramas hacían aguas y las esperanzas se agotaron. Finalmente, quedó con el único aliciente de conocer a la madre, el cual dejó de ser suficiente alrededor de la segunda temporada.

Teniéndolo todo para acertar en la diana se quedó muy lejos, no alcanzando a golpear en ella.

En 2007 llegó a la pequeña pantalla The big bang theory, aunque diferente a las dos anteriores el tipo de humor y planteamiento resultaba muy similar, una sitcom para toda la familia sobre un grupo de amigos jóvenes y sus dudas en la vida. A pesar de sus brillantes capítulos iniciales, se perdió en su propia vanidad, cuantos más premios recibía más se hundía.

Se trata de una serie tremendamente irregular, capaz de obrar episodios hilarantes y otros tediosos y que comete el error de dejar demasiado peso sobre los hombros de Jim Parsons; dicho error se intenta subsanar pero cuando intentan remontar el vuelo de nuevo, siempre se acaba por recurrir a él.

Estos son algunos de los ejemplos de comedia fallida que nos encontramos en los últimos diez años; por desgracia para los seguidores de Friends, no existe proyecto alguno que recoja su espíritu y que sea capaz de hacer llorar un reír con apenas unos segundos de diferencia. Dos lustros han pasado y a pesar de tener los DVDs y muchos buenos recuerdos, los fans de la serie aún aguardan a ese proyecto especial que llene un hueco que siempre hay en ellos.

friends-10

Casi, casi

El mejor intento hasta la fecha se produjo en 2010 con la especial Better with you, que solamente aguantó un año en antena. Puede que no se acercara a la calidad de Friends pero sí a su calidez.

Puede que se debiera a su creadora Shana Goldberg-Meehan, quién escribió guiones para Friends y cuya implicación en el show era muy alta. Tras el fiasco que supuso la horripilante Joey, spin off del personaje que no llegó a cuajar debido a la baja calidad de su argumento, Goldberg-Meehan recuperó el espíritu de Friends para esta serie que, lamentablemente, sólo aguantó una temporada en antena.

Tras este acertado intento que no contó con el apoyo de la cadena, quedamos a la espera de que algún productor se aventure a sustentar un proyecto que se pueda comparar remotamente a la serie que crearan allá por 1994 David Crane y Marta Kauffman y que tan bien resistiera el paso del tiempo.

Escribe Sonia Molina

friends-3