The walking dead (serie de TV, temporada 2)

  27 Marzo 2012

Lavado de cara 

the_walking_dead-0Cuando Frank Darabont abandonó —o fue forzado a hacerlo— The walking dead tras una exitosa primera temporada, en cuanto a audiencias, el proyecto se quedó desangelado, pudiendo ocurrir una catástrofe o, por el contrario, proveer de nuevos impulsos a un show que perdía fuelle capítulo tras capítulo.

La primera temporada dio comienzo con un espectacular piloto para dar paso a capítulos demasiado irregulares que se tornaban en ocasiones en simples y faltos de emoción. Su final dejó el camino abierto para aquel que fuera encargado de ponerse al mando de la nave. El elegido fue Glen Mazzara, curtido en The shield, quien hizo lo mejor que podría haber hecho, en lugar de revisitar antiguas historias y errores comenzó de cero. Si comparamos un episodio de la segunda temporada nada tiene que ver con uno de la primera entrega, desde la imagen hasta la narración pasando por el atrezo.

El presupuesto es claramente inferior —solamente hemos de observar con detenimiento el maquillaje de los caminantes y contrastarlo con el perfecto diseño y ejecución del mismo en entregas anteriores— y la historia está narrada de un modo diametralmente opuesto. Mientras que Darabont era perfeccionista y gustaba de dotar a cada escena de peso —lo que provocaba una tremenda lentitud—, Mazzara se muestra más dinámico, colocando a los personajes en escenas repletas de acción frente a las reflexiones, a veces absurdas para una serie de esta temática, planteadas por Darabont.

Cada uno de ellos muestra solvencia en su estilo pero quizás el de Darabont sea más adecuado a la hora de realizar filmes, su método de trabajo provoca que el presupuesto haya de ser elevado y el tiempo de grabación se prolongue, hechos inherentes a su necesidad de control y superación; Mazzara por su parte crea un producto más directo, menos recargado que, aunque exento de la calidad de factura de su predecesor, resulta más adecuado al formato que la AMC reclamaba para uno de sus buques insignia.

Esta elección podría haberse convertido en un colosal descalabro para un show cuyos comienzos de basaban en la calidad de maquillaje y dirección, así como en un alto presupuesto. Lejos de ser así, este nuevo rumbo ha aportado todos los elementos que se echaban en falta, esos necesarios para explotar su potencial al máximo.

La segunda temporada, la confirma como una de las mejores series en activo, en dura lucha por colocarse entre las más destacadas de la historia en su género, no podemos aventurarnos a incluirla sin haber visto su finiquito, momento definitivo en la televisión y que una gran cantidad de creadores eligen para masacrar excelsos shows.

Por ahora esta tanda de trece episodios vence a su predecesora por K.O. coleccionando escenas de alto voltaje como si de cromos se tratara. La tensión entre Shane y Rick que Darabont no supo explorar en profundidad es mascada por Mazzara, sacando el máximo jugo posible, regalándonos diálogos y escenas merecedoras del más estruendoso de los aplausos.

the_walking_dead-2

Soltando lastre

La falta de aspiraciones en cuanto a calidad de producción se refiere concedió al show runner una libertad que no desperdició. La profundidad y seriedad pretendida en sus comienzos se pierde en favor de un dinamismo inusitado a la par que arriesgado.

Si por algo se caracteriza esta nueva tanda de episodios es por una total despreocupación por los elementos no relacionados con la trama. El 100% de los esfuerzos se aúnan para esculpir un arco argumental sólido en el que se mezclan las vidas de los personajes con las historias acerca de los “caminantes”.

Se tocan temas que jamás hubieran tenido cabida en la suave primera temporada, como el hecho de tener que enfrentarse a hombres sanos para poder sobrevivir, o el dilema de si confiar en una persona solamente porque aún no se ha convertido en zombi. Es paradójico como el, a priori, método simplista de Mazzara deviene en una mayor complejidad que el petulante Darabont. La determinación y mano firme del sustituto supera la semilla plantada por su predecesor.

Las grandes reflexiones y lento avance de la primera tanda de episodios se ven mejorados sobremanera por la segunda. No existe lucha alguna, ni tampoco se pretende. Mazzara crea un show que en nada se relaciona con el que dejara Darabont, la materia prima que recibe se transforma en una masa opuesta a la moldeada con anterioridad. Los espíritus de los personajes no son traicionados sino que sus personalidades son completadas.

Otro de los cambios principales es que aunque la serie nunca fue fiel totalmente al cómic de Robert Kirkman sí sustraía una importante cantidad de ideas de él. Mazzara rompe con la línea de Kirkman para tomar solamente algunos elementos, cambiando su posición, relevancia, es decir, redecora el mundo del cómic a su gusto para crear un producto que casi podría calificarse de nuevo.

the_walking_dead-5

Esperanza

The walking dead sobrevive gracias a las motivaciones de sus protagonistas para salir adelante, por el momento no ha desaparecido en todos ellos, mientras que otros han quedado por el camino debido a su imposibilidad de visionar un futuro más próspero la mayoría continua su lucha por la supervivencia de la raza humana.

La introducción de nuevos personajes supuso una nueva inyección de ilusión para los protagonistas quienes pensaron que por fin habían encontrado un refugio definitivo, no obstante si algo ha probado esta serie es que todo puede pasar y no todo es tan sencillo como pudiera parecer. La muerte de algunos se torna en definitiva para dotar a la serie de un mayor ritmo y superar capítulos previos.

Si se pretendiera dar un salto definitivo de calidad el espíritu optimista del que hace gala habría de desaparecer posicionándose en un lugar más oscuro quizás no apto para un gran target de telespectadores. Esta segunda temporada ha sido un paso hacia ese territorio pero todo queda abierto para la tercera temporada que si sigue los trazos de la recién emitida promete emociones fuertes y situaciones extremas.

Escribe Sonia Molina

the_walking_dead-4