El largo camino hacia Camelot

  02 Junio 2011

El rey Arturo y el mito del Santo Grial 

el_capitan_truenoDesde el inicio de los tiempos el hombre ha sentido la necesidad de contar historias y de magnificar a los protagonistas que llevaron a cabo hazañas maravillosas. Sus aventuras han pasado de boca en boca para, finalmente, alojarse en la memoria de las personas, que con el tiempo lo transformarían en un héroe. Así el héroe y su aventura se convierten en un ejemplo a seguir, utilizados como representación y explicación del mundo ordinario, viéndose modificados a lo largo del tiempo por el hombre quien los transformará dependiendo de los cambios de su sociedad.

El rey Arturo es uno de esos grandes mitos creados por el hombre, una leyenda tan enraizada en el imaginario colectivo que su realidad, o ficción, carece de importancia. Casi desde los inicios del cine la leyenda fue llevada a la gran pantalla, aunque las obras son escasas y prácticamente desconocidas. Es a partir de los años 50 cuando cobra mayor magnitud y donde se encuentran las más accesibles y recordadas.

Aquí encontraréis una breve recopilación de las obras que tuvieron mayor repercusión o conocimiento global en su momento, y cómo representaron su propio tiempo y sociedad utilizando como medio el contexto artúrico, modificando el mito y a sus héroes en su propio interés, aunque siempre permaneciendo inmutables sus valores ejemplares.

Los años 50

Es en 1953 con Los caballeros del Rey Arturo de Richard Thorpe cuando la leyenda, cinematográficamente hablando, se consolida, teniendo lugar un mayor número de representaciones sobre la temática artúrica desde ese momento. El acierto de este film de capa y espada, fue el poner a disposición del mito los más novedosos avances técnicos del momento y la elección de grandes actores ya míticos y adorados en la época.

En estos años de inicio de la guerra fría se optó por crear un rey pasivo e incapaz de luchar, el carácter guerrero del monarca le es extirpado para entregárselo a Lanzarote, virtud que ya en otras ocasiones sirvió como pretexto para justificar el adulterio. Pero la década de los 50 es muy conservadora y la infidelidad se ve limitada a un único beso, pues el pudor de aquella época impide representar o siquiera insinuar un adulterio físico, tan notable en la literatura de siglos atrás.

Un año más tarde llega a la gran pantalla El príncipe valiente de Henry Hathaway, un personaje nacido de la novela gráfica cuyo mundo se centra en el artúrico. La obra de capa y espada es de las primeras en representar a héroes propios del cómic en celuloide, cuando este tipo de obras fílmicas  estaban exclusivamente dirigidas a un público juvenil, distando mucho de su final evolución actual, donde, evidentemente, la inocencia de aquellos años es totalmente inexistente.

Los años 60

merlin_encantadorEn 1963 la factoría Disney tomó parte de la leyenda artúrica para crear una película de dibujos animados presentando a Arturo al público infantil con Merlín el encantador, siendo el personaje tipo del desvalido triunfante. Se muestra la niñez del futuro rey de Inglaterra, cómo es educado por Merlín concluyendo justo antes de que la trama comience a complicarse lo suficiente como para no ser mostrada a los más pequeños, evitando así las duras guerras, las intrigas palaciegas o la infidelidad.

Es tan sólo la representación de un niño en un mundo mágico, con el que el público hacia el que está dirigido pueda verse identificado, logrando así, de una forma sencilla, llegar a conocer a quien fue el monarca de un mundo ejemplar.

En la misma década, en 1967, aparece el musical de Joshua Logan Camelot. La película representa la estética hippie tan de moda, y también su actitud pacifista, pues el pensamiento de paz y justicia son características presentes y perseguidas por un monarca que ahora evita cualquier tipo de lucha, tal y como trataron de evitar y reclamar ciertos sectores sociales de la época.

A su vez la reina Ginebra de Logan es el exponente de los ideales femeninos. Una mujer moderna, sexualmente liberada, capaz de pensar por sí misma y de formar parte, ayudando y apoyando a su marido, en la creación de sus utópicas ideas de gobierno y en la formación de la hermandad de la Tabla Redonda. Una representación muy diferente de la que de ella se hizo en la década anterior.

Los años 70

El mito toca todos los géneros, también el de la comedia. En 1974 todas las aventuras, personajes y objetos arquetípicos habituales se someterían a una crítica humorística con el grupo cómico inglés  Monty Python y su película Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores. En ella el monarca carece de sus tradicionales virtudes y elevada moral, y por supuesto, su mundo tampoco poseerá el sentido igualitario habitual.

Todo ello adornado con unos diálogos ilógicos y continuos gags, siendo hasta el momento el film con el enfoque más divertido de toda la leyenda en su vertiente cinematográfica.

excalibur2

Los años 80

Pero el monarca no tendría que esperar mucho más para ver su versión más fiel a la leyenda escrita. Es en 1981 cuando se exhibe Excalibur de John Boorman, quien basándose en el libro de sir Thomas Malory crea al Arturo, a su universo y a la búsqueda más fiel y mejor adaptada a la literatura.

Boorman presenta a un monarca luchador y justo, y embarca a los caballeros en la búsqueda del Santo Grial. Presenta a un Merlín benefactor pero poseedor de ese lado oscuro que en sus orígenes literarios le caracterizó, y muestra la habitual tierra yerma y el caos desolador causado por el adulterio y las traiciones que acontecieron en ese mundo perfecto.

Todo ello además se encuentra enmarcado con un expresivo y cambiante colorido y la potente banda sonora de Carmina Burana como tema principal, presagiando la épica destrucción.

Pero la tragedia desaparecería para dar paso a las nuevas esperanzas de los años venideros. 1989 trae grandes cambios políticos muy positivos para la sociedad. Además el binomio Lucas-Spielberg se vuelve a reunir para embarcar al heroico arqueólogo Indiana Jones en otra búsqueda imposible, esta vez irá tras el Santo Grial. Con su hallazgo el héroe logrará la inmortalidad, al igual que Arturo.

Los años 90

El_rey_pescadorEn 1991 Terry Gilliam, un excomponente del grupo cómico Monty Python, que  ya en su momento realizó su particular revisión del mito, retoma la saga artúrica en solitario con El rey pescador.

En la película la leyenda es reinterpretada y llevada a Nueva York en la década de los 90, utilizando el mito para evidenciar la soledad de las personas en una gran ciudad moderna. Pese a esa modernidad el espíritu del universo de perfección y la magia del mito están presentes, consiguiendo curar con el cáliz las heridas más profundas de los personajes atormentados, y llegar a humanizarlos. Logrando así a finales del siglo XX lo mismo que logró alcanzar en el siglo XII.

Es una actual búsqueda del grial envuelta en una compleja trama donde se somete a crítica la conducta apática de una sociedad en la que nadie se preocupa de nadie.

Esa misma década, en el año 1995, se retomaría de nuevo el mito, Jerry Zucker dirigiría El primer caballero, donde la aventura y la búsqueda tratada es el conocido rapto de Ginebra cometido por Meleagante y su posterior salvamento gracias al valeroso Lanzarote. Se presenta a un muy noble aunque pasivo monarca, lo cual sirve una vez más como justificación para el adulterio, pero en esta ocasión la versión le concederá un final distinto a los amantes.

El film en sí es poco significativo y excesivamente dulzón, sin embargo, la promoción que de él se hizo y el gran cartel de actores utilizado en el reparto, le aseguró un éxito en las taquillas, siendo esta película una de las más conocidas y visionadas de la temática artúrica.

El siglo XXI

La primera década del siglo XXI llega cargada de decepcionantes políticos, así en el 2004 parece inevitable el regreso de la figura del monarca perfecto.

La película de Fuqua El rey Arturo recrea la parte histórica del mito, convirtiéndolo en un comandante romano, que pese a diferir de la leyenda en rango, no lo hará en características morales, pues a él le siguen perteneciendo los ideales de justicia, libertad, honor y camaradería que siempre lo han definido.

La figura que más varía es la de Ginebra, quien deja de ser una mujer indefensa y la causante de todos los males, para ser una guerrera y formar parte de la compañía del héroe, es sin lugar a dudas el personaje que más ha variado en toda la leyenda.

Finalmente, tras diversos intentos fallidos, idas y vueltas, a finales del 2011, el héroe del cómic español El capitán Trueno (1956, Víctor Mora y Ambrós) es llevado a la gran pantalla (dirigido por Antonio Hernández), adentrándose  una vez más el género de aventuras en el mundo artúrico.

El personaje se lanza a la búsqueda del Santo Grial, como si fuera un caballero más de la prestigiosa y elitista mesa redonda. Se trata de una película española de gran presupuesto, 10 millones de euros, y de las primeras en 3D. Veremos dentro de unos meses cómo evoluciona la búsqueda y el personaje de la novela gráfica en esta película.

Escribe María González

el_rey_arturo