Las niñas bien (1)

  10 Noviembre 2019

Todas queremos ser princesas

las-ninas-bien-0El viernes 8 de noviembre llegó a los cines la comedia mexicana Las niñas bien, una versión latina —salvando las distancias— de Sexo en Nueva York, con menos pomposidad y más brilli brilli, aunque también es una crítica a los lujos que tienen los ricos y que también ellos pueden estar en crisis.

México, 1982. Sofía (Ilse Salas) es una mujer de clase alta que vive una vida fácil y llena de lujos. Pero todo está llegando a su fin con la profunda crisis que azota México, que también afectará a la empresa de su marido. Pese a hacer lo posible para guardar las apariencias, poco a poco Sofía tendrá que decir adiós a todos esos excesos y entender que forma parte de un mundo que desaparece.

La película va de más a menos porque empieza con la vida de lujos que padecen los ricos llena de cuberterías de plata, cochazos, vestidos de marca y grandes comidas y cenas, pero hay un momento en la vida de un rico que todo el mundo se le viene encima cuando entran en crisis y las tarjetas no funcionan o escasea el dinero, es decir, esta transformación está muy bien contada y llegas a empatizar con su situación, pero pocas veces lo consiguen a lo largo de trama.

Las niñas bien es una película sobre la ansiedad de las mujeres. Sobre en qué medida esas mujeres fueron (y algunas todavía lo son) capaces de controlar sus propios destinos. Todo el protagonismo de la cinta lo llevan las mujeres, sobre todo a través de la protagonista Sofía que intentará mantener las apariencias, pero la decadencia será inevitable.

Es un viaje que acompaña la experiencia hiper subjetiva de una diosa que termina por convertirse en mortal. El filme demuestra que el despilfarro de los ricos a veces llega a su fin y eres capaz de hacer cualquier cosa para salir adelante, lo que siempre conlleva un precio.

La directora de la cinta es Alejandra Márquez Abella que nos muestra a través de los ojos de Sofia cómo es la vida de los ricos en México y cuando tu vida está plagada de lujos, fiestas, vestidos de marca, grandes joyas se ve muy bonita y parece que estás en una nube, pero hay veces que el dinero no siempre da la felicidad y esa crítica a la riqueza y a los lujos en que vive la sociedad de alta clase es el hilo conductor de la película de principio a fin.

A nivel interpretativo hay que destacar a Ilse Salas (Sofia) sobre la que gira toda la trama y donde se va viendo cómo empieza estando en el cielo y acaba bajando a la tierra como una mortal: una transformación que demuestra que el dinero no lo es todo, aunque haga la vida más fácil.

Por otro lado, tenemos a la otra cara de la moneda, Paulina Gaitán (Ana Paula) que, al contrario de Sofia, viene de orígenes humildes y ha tenido que trabajar y luchar hasta llegar a un mundo lleno de lujos.

Esta lucha de clases entre una y otra está muy bien llevada porque muestra los diferentes estilos de vida de una y otra, llegando hasta el punto de que una le pida ayuda a la otra y llegar a ser amigas o aparentar que lo son.

En definitiva, Las niñas bien es una película donde hay una fuerte crítica a la riqueza y demostrando que los ricos y sus vidas llenas de lujos pueden desmoronarse en cualquier momento si no se controlan.

Escribe Santiago Ortiz Martín

las-ninas-bien-2


Más artículos...