The Sparks Brothers (3)

  21 Noviembre 2021

Retrospectiva chispeante

the-sparks-brothers-0No han tenido la fama ni el reconocimiento de otros grupos coetáneos a ellos como The Rolling Stones, pero no les ha hecho falta para extender su carrera más allá de 50 años como ellos. Este sería un resumen de la extensiva incursión de Edgar Wright en el documental, quien ha homenajeado con el cariño de un fan a Ron y Russell Mael, los hermanos componentes de Sparks, quienes actualmente gozan de una nueva ola de popularidad debido a su flamante participación en la composición musical de Annette, de Leos Carax.

El film es un repaso biográfico y cronológico a la trayectoria de esta formación americana —que muchos pensaban que era británica, dado su sonido y su refinado sentido del humor—, a base de entrevistas y un generoso material de archivo ágilmente editado.

The Sparks Brothers expone metódicamente sus pasajes e informaciones sin renunciar al tono juguetón, resultando fresco a la par que exhaustivo, haciendo de ella una película que captura también en su formato la naturaleza del dueto. Un viaje lleno de altibajos por la búsqueda de un sonido, el auge, el olvido y la resurrección; el cual aún se encuentran cursando afortunadamente gracias a un trabajo perpetuo sin descanso, voluntad de experimentación y amor por su oficio.

Lo que empezó como una excusa para ligar y emular a ídolos se ha convertido en una ecléctica colección de más de 400 canciones, cristalizando un universo propio fundamentado en la crónica social, la ironía, la subversión del sistema, la cultura pop y la no diferenciación del gusto o la condición humana, el cual ha servido de referente a grupos como Queen o a la new wave británica de los ochenta.

Con mayores o menores éxitos, lo cierto es que si hay algo de los que no se puede acusar a los Sparks es de renunciar a su esencia, la cual se ha mantenido intacta y voluble a sus apuestas. Renovándose trabajo a trabajo, sobrellevando con ingenio las decepciones, una demostración de tenacidad y fidelidad que les han reportado una multitud de seguidores ante una entrega indiscutible —prueba de ello es el valor de tocar toda su discografía entera a lo largo de un mes.

the-sparks-brothers-3

Visualmente vivo y energético, aunque sensiblemente alargado al inicio y al final por algunas intervenciones que aportan poco dentro de la vasta polifonía de testimonios, The Sparks Brothers es un modélico ejemplo de documental musical que satisfará por igual a los vírgenes de la banda por su claridad y a los fans por ser suficientemente completo y auténtico como los hermanos.

Un monumento coherente con su objeto de estudio, ya que dentro de su exposición deja espacio para la duda o el misterio alrededor de los Mael, necesario para que sigan sorprendiendo durante los años que les quedan.

Los entrevistados son muy variados y realmente aportan al misticismo que genera la banda. Me gustó mucho que entrevistaran a ex miembros y que todos en general se burlaran continuamente de que nunca pudieron conseguir el preciado número 1. Pero incluso dentro del continuo ambiente de humor, logran invitarte a reflexionar sobre qué es verdaderamente el éxito.

¿De qué sirve ser una de las bandas que más vendieron en la historia si terminaste profanando tu integridad artística? Incluso los mismos Sparks en los 80 gozaron de un relativo éxito comercial a costa de su identidad, pero supieron resurgir con la cabeza bien alta. «Art for the art's sake», como bien dice un entrevistado. Llegar a ese punto debería ser lo que representa el verdadero éxito.

Escribe Aleix Sales | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna | Imágenes Universal Spain

the-sparks-brothers-2

The Sparks Brothers (3)

Retrospectiva chispeante

No han tenido la fama ni el reconocimiento de otros grupos coetáneos a ellos como The Rolling Stones, pero no les ha hecho falta para extender su carrera más allá de 50 años como ellos. Este sería un resumen de la extensiva incursión de Edgar Wright en el documental, quien ha homenajeado con el cariño de un fan a Ron y Russell Mael, los hermanos componentes de Sparks, quienes actualmente gozan de una nueva ola de popularidad debido a su flamante participación en la composición musical de Annette, de Leos Carax.

El film es un repaso biográfico y cronológico a la trayectoria de esta formación americana —que muchos pensaban que era británica, dado su sonido y su refinado sentido del humor—, a base de entrevistas y un generoso material de archivo ágilmente editado.

The Sparks Brothers expone metódicamente sus pasajes e informaciones sin renunciar al tono juguetón, resultando fresco a la par que exhaustivo, haciendo de ella una película que captura también en su formato la naturaleza del dueto. Un viaje lleno de altibajos por la búsqueda de un sonido, el auge, el olvido y la resurrección; el cual aún se encuentran cursando afortunadamente gracias a un trabajo perpetuo sin descanso, voluntad de experimentación y amor por su oficio.

Lo que empezó como una excusa para ligar y emular a ídolos se ha convertido en una ecléctica colección de más de 400 canciones, cristalizando un universo propio fundamentado en la crónica social, la ironía, la subversión del sistema, la cultura pop y la no diferenciación del gusto o la condición humana, el cual ha servido de referente a grupos como Queen o a la new wave británica de los ochenta.

Con mayores o menores éxitos, lo cierto es que si hay algo de los que no se puede acusar a los Sparks es de renunciar a su esencia, la cual se ha mantenido intacta y voluble a sus apuestas. Renovándose trabajo a trabajo, sobrellevando con ingenio las decepciones, una demostración de tenacidad y fidelidad que les han reportado una multitud de seguidores ante una entrega indiscutible —prueba de ello es el valor de tocar toda su discografía entera a lo largo de un mes.

Visualmente vivo y energético, aunque sensiblemente alargado al inicio y al final por algunas intervenciones que aportan poco dentro de la vasta polifonía de testimonios, The Sparks Brothers es un modélico ejemplo de documental musical que satisfará por igual a los vírgenes de la banda por su claridad y a los fans por ser suficientemente completo y auténtico como los hermanos.

Un monumento coherente con su objeto de estudio, ya que dentro de su exposición deja espacio para la duda o el misterio alrededor de los Mael, necesario para que sigan sorprendiendo durante los años que les quedan.

Los entrevistados son muy variados y realmente aportan al misticismo que genera la banda. Me gustó mucho que entrevistaran a ex miembros y que todos en general se burlaran continuamente de que nunca pudieron conseguir el preciado número 1. Pero incluso dentro del continuo ambiente de humor, logran invitarte a reflexionar sobre qué es verdaderamente el éxito.

¿De qué sirve ser una de las bandas que más vendieron en la historia si terminaste profanando tu integridad artística? Incluso los mismos Sparks en los 80 gozaron de un relativo éxito comercial a costa de su identidad, pero supieron resurgir con la cabeza bien alta. «Art for the art's sake», como bien dice un entrevistado. Llegar a ese punto debería ser lo que representa el verdadero éxito.

Escribe Aleix Sales | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna | Imágenes Universal Spain

 

<iframe width="600" height="335" src="https://www.youtube.com/embed/9rIX5U93Fl0" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>


Más artículos...