MR. BROOKS (0)

  10 Abril 2008
mrbrooks0.jpg
Título original: Mr. Brooks
País, año: Estados Unidos, 2007
Dirección: Bruce A. Evans
Producción: Kevin Costner, Jim Wilson y Raynold Gideon
Guión: Bruce A. Evans y Raynold Gideon
Fotografía: John Lindley
Música: Ramin Djawadi
Montaje: Miklos Wright
Intérpretes:

William Hurt,  Kevin Costner,  Demi Moore,  Dane Cook,  Marg Helgenberger

Duración: 120 minutos
Distribuidora: Manga Films
Estreno: 5 diciembre 2007

Las cosas cambian... pero no mucho, por favor
Escribe Mr. Kaplan

Extracto confidencial del contrato firmado por Kevin Costner para ejercer como protagonista (acreditado), coproductor (camuflado a través de TIG, su empresa) y coguionista (no acreditado) en la película Mr. Brooks, un título pensado para devolverle su condición de Megaestrella del cine (labor que ya no ejerce desde hace tres lustros), contando para ello con la inapreciable (en todos los sentidos) colaboración del guionista y director Bruce A. Evans (labores que ya no ejercía, casualmente, desde Kuffs, rodada en 1992... ¡hace tres lustros!).

mrbrooks1.jpgAlto secreto. No divulgar. Sólo para tus ojos (sí, los tuyos, amable lector):

1) Señores productores y señor director, quiero cambiar de registro porque el público ya no va a ver mis películas. Me estoy quedando sin fans.

2) En esta película no voy a ser el héroe joven, ni guapo, ni honesto, ni íntegro. Voy a dar un giro a lo que siempre ven mis fans (bueno, veían).

3) Para atraer al público a las salas les ofrezco una exclusiva: por primera vez en mi carrera voy a interpretar el papel de malo, esquizofrénico, asesino, psicópata y, además, moriré al final de la trama de una forma inesperada y poco gloriosa. Seré el asesino de la huella (habrá que poner una huella en alguna escena, no se os olvide).

4) Por todo lo cual, les sugiero algunos pequeños matices en el guión. Nada significativo, únicamente son pequeños detalles sin importancia encaminados a potenciar este cambio sustancial en mi filmografía que, a buen seguro, repercutirá en una sólida carrera comercial de la película y en una brillante filmografía para Bruce A. Evans, un gran director y un excelente guionista que podrá volver así a trabajar asiduamente en la industria.

mrbrooks2.jpg5) Primer matiz: no voy a ser el héroe joven. Como ya no cumpliré los cincuenta, mejor soy buen padre, comprensivo con su hija (aunque yo mismo tenga que matar a hachazos para demostrar que ella es inocente de un asesinato con hacha), esposo fiel y amante (tras la matanza de turno echaré el correspondiente polvo con mi esposa). Y no seré héroe.

6) Segundo: bueno, si acaso, aunque yo sea el malo, ayudaré a salvar la vida privada de Demi Moore (una excelente policía y actriz), matando a su ex marido y a la abogada que se lo tira: unos seres perversos que sólo quieren hacer daño a la pobre Demi. Soy malo, porque los mato... aunque como ellos son tan perversos, seguro que se lo merecían.

7) Tercero. No seré guapo, pero echo el polvo con mi señora (si la peli ha de ser tolerada luego se corta esa escena, sin problemas, y se incluye en los extras del DVD). Bueno, como no soy guapo, me pongo gafas y me las quito, así le doy otro aire a la interpretación. Incluso haré un desnudo (con doble de cuerpo y de espaldas, por supuesto), para que mis fans comprueben lo bien que me conservo.

9) Otro. No seré honesto, ni íntegro. Eso sí, muy meticuloso a la hora de acabar con todas las pruebas de mis asesinatos... no sea que al final me cojan. Sólo dejaré una huella, no se os olvide... por cierto, ¿la huella será mía o de mis víctimas? Es que si es mía igual por ahí me encuentra la policía (que Demi es muy lista).

mrbrooks3.jpg16) Y sí, seré un malo, asesino, psicópata y esquizofrénico... Por cierto, ya que soy esquizofrénico, ¿no podríamos doblar mi personaje en dos, para que quede claro que es mi otro yo el que me anima a matar? Es una idea muy original... y si alguien ha visto En nombre de Caín, aquella olvidada película de Brian De Palma, que hable ahora o... no, mejor que calle para siempre.

23) Algo tan sutil quizá mis fans no lo entiendan. Mejor otro enfoque: que mi otro yo sea interpretado por un actor de carácter. William Hurt es un tipo excelente: él podría ser mi otro yo, el yo malo, el que me invita a matar. Yo seré el otro yo de mi otro yo, o sea: el bueno.

48) Conviene que haya planos en los que se le vea hablando conmigo y, a continuación, planos en los que se vea que yo estoy solo... así mis fans entenderán que todo transcurre en mi cabeza. Sutil ¿verdad?

69) Bueno, por si acaso, que se indique en algunos diálogos que él es el malo y me obliga a matar, pero yo no quiero, por eso voy a reuniones de ex drogadictos, ex delincuentes, ex fumadores... Debe quedar claro que quiero reformarme. Que se diga tres o cuatro veces, por si alguno de mis fans había ido a por palomitas la primera vez.

113) Por si mis fans no lo entienden, habría que incluir una escena que diga que llevo tiempo sin matar (dos años, por ejemplo), así quedará claro que estoy luchando contra mi otro yo para superar mi adicción.

mrbrooks4.jpg

666) ¡Ya lo tengo! En las reuniones de alcohólicos anónimos (perdón, esas que se hacen en una iglesia con gente arrepentida) yo seré el ex adicto... y me presentaré voluntario para trabajos en la sociedad. (Entre paréntesis: que no se diga nunca que soy ex adicto a matar gente; quizá no lo entiendan los curas, ni esa gente de las reuniones. Tampoco mis fans. Gracias.)

858) Podríamos poner otro personaje inventado. Mi otro yo, que quiere empezar una carrera como asesino a mi costa. Ah, no, de eso ya tengo uno. Bueno, pues un aprendiz joven, que quiere ver cómo es eso de matar. Un tipo guarro, que haga fotos porno, por ejemplo. Un auténtico vicioso, que me extorsiona y me chantajea y me obliga a matar de nuevo... él sí que debería morir.

909) De hecho, yo mismo debería matarle. A fin de cuentas soy un psicópata horrible. Aunque también tengo que acabar con el ex marido de Demi Moore (porque es un cerdo que chantajea a una policía íntegra como ella), a su abogada (porque quiere sacarle el dinero a Demi y, encima, se acuesta con su ex marido), a los cerdos que fornicaban con la ventana abierta sabiendo que todos les miraban (se lo tenían merecido, por guarros) y al chantajista ese aprendiz de psicópata de pacotilla (a ese no sólo lo mato, también lo entierro, para que aprenda).

1117) Lo de morir yo al final está bien. Pero mejor que sea un sueño: no va a clavarme unas tijeras en la yugular mi adorada hija (sí, sí, la psicópata que ha matado a alguien en la universidad y por eso viene a refugiarse a mi casa: si es que es sangre de mi sangre). Sí, eso es. Un sueño. Que se asuste el público y luego todo regresa a la normalidad. Si acaso, mi yo malo desaparece al final (se queda en la tumba con ese otro yo aprendiz de pacotilla). Me despediré de mi familia en una carta... y luego, como ya estoy sano, la carta que desaparezca de la película, sin más explicaciones. Mis fans lo entenderán.

2018) Va a ser una película inesperada. Innovadora. Un cambio de imagen brutal. Nadie se lo imagina. Un bombazo en taquilla. Seguro.

(Posdata: tras el fracaso de Mr. Brooks en la taquilla de todo el mundo, el tal Bruce A. Evans se pasó otros tres lustros sin dirigir. ¿Sabría alguien decirme dónde hay que firmar para que el genial Kevin Costner se pase ese mismo tiempo sin meter las narices en un guión, en una producción o, mejor aún, sin aparecer en ninguna película?)

mrbrooks5.jpg

Más artículos...