TRUMAN CAPOTE (2)

  12 Diciembre 2006

Título original: Capote
País, Año: EE.UU.., 2005
Dirección: Bennett Miller
Intérpretes: Philip Seymour Hoffman, Catherine Keener, Clifton Collins Jr., Chris Cooper, Bruce Greenwood, Bob Balaban, Amy Ryan, Mark Pellegrino, Allie Mickelson, Marshall Bell
Guión: Dan Futterman
Producción: Infinity Films, Cooper`s Town,
A- line pictures
Fotografía: Adam Kimmel
Música: Mychael Danna
Montaje: Christopher Tallefsen
Duración: 98 minutos

Historia de una soledad
Escribe José Luis Barrera

Truman Capote fue un escritor importantísimo en le mundo literario de Norteamérica. Personaje muy popular y controvertido, anduvo siempre muy cerca del mundo del cine. Su obra pasada a la pantalla, sus guiones convertidos en filmes e incluso sus apariciones en pantalla como actor eventual eran muy celebradas.

Truman Capote es una película biográfica centrada en una período fundamental de la vida de este escritor: el que transcurrió durante la redacción y publicación en un periódico neoyorquino de su novela-reportaje A sangre fría que le sumió en una profunda crisis y del que salió psicológicamente tan condenado a muerte como lo fueron realmente los dos fríos asesinos que cometieron el cuádruple crimen que Capote narró en su célebre libro, y que sería llevado poco después a la pantalla, con el mismo título y dirigido esta vez con notable eficacia por el gran Richard Brooks.

En el filme vemos a Truman Capote que se traslada desde su cómodo New York, donde es el rey de las fiestas y el invitado de honor de todos los saraos elegantes, a la América profunda, donde se ha cometido un terrible crimen: una familia granjera de cuatro integrantes ha sido asesinada en una fría noche de invierno por dos delincuentes sin motivo aparente, después de haber robado una muy escasa cantidad de dinero. Capote entrará en contacto cada vez más estrecho con los asesinos que esperan escaparse de la pena de muerte a la que la ley les condena, mientras de su pluma va saliendo el magistral relato de los hechos y la silueta humanizada de los dos criminales, descubriendo que él se parece demasiado a ellos. Cuando va llegando el momento trascendental de su ejecución, Truman Capote se inhibe y desea que ésta se realice para así terminar su novela A sangre fría y conseguir el éxito que ambiciona. En el fondo, siente que él también se ha convertido en otro asesino que ha matado con su silencio e inhibición a los dos convictos. Después de la redacción y publicación triunfal de este libro, no llegó a acabar ninguno más.

Truman Capote dibuja, además del perfil psicológico de este famoso escritor, una situación y un estado de ánimo de la sociedad en la que vivimos: el culto al triunfo, el gusto por el exhibicionismo mediático y la tremenda soledad en la que se vive. El vivir solamente en la atención de nuestro yo personal, más allá de la verdadera autoestima, que antepone los proyectos más personales al éxito y reconocimiento de los demás, convirtiendo la vida en una lucha de jungla. El protagonista se reconoce como el alma gemela de uno de los asesinos del que llega casi a enamorarse: en el fondo, llega a decir el escritor, “él es como mi hermano que vivimos en la misma casa de la vida; él salió por la puerta trasera de ésta, mientras yo, por la puerta principal”.

Dirigida con gran firmeza por un cineasta primerizo, Bennet Miller, la película, muy sólida, tiene una factura muy clásica y está basada en la mejor biografía que se ha hecho sobre el célebre escritor norteamericano y en una muy interesante obra de estudio psicológico, que reflexionaba sobre la relación del escritor-periodista con los autores del cuádruple crimen. Esto le da una interesante profundidad que además rehuye totalmente el tono hagiográfico que este tipo de cintas a veces tiene.

La solidez de encarnación del personaje que además le da el soberbio actor Philip Seymour Hoffman –su Óscar de interpretación, muy bien merecido–, sin olvidar el personaje secundario de Catherine Keener, que en el filme es Lee Harper, la autora de Matar a un ruiseñor, como amiga y compañera de Capote, aún hacen más atractivo este filme.