CONOCIENDO A JANE AUSTEN (2)

  25 Marzo 2008
conociendoajaneausten0.jpg
Título original: The Jane Austen Book Club
País, año: Estados Unidos, 2007
Dirección: Robin Swicord
Producción: John Calley, Julie Lynn y Diana Napper
Guión: Robin Swicord, basado en la novela "El club de lectura de Jane Austen" de Karen Joy Fowler
Fotografía: John Toon
Música: Aaron Zigman
Montaje: Maryann Brandon
Intérpretes: Maria Bello,  Emily Blunt,  Kathy Baker,  Amy Brenneman,  Maggie Grace
Duración: 90 minutos
Distribuidora: Sony Pictures
Estreno: 8 febrero 2008

Expoliando a Jane Austen
Escribe Gloria Benito

Después de la adaptación de Memorias de una geisha, Robin Swicord retorna desde un pasado dedicado a colaborar como guionista y productora de filmes comerciales y de “tema femenino” (Matilda, Mujercitas), a medias entre el género de los cuentos de hadas y la comedia pretendidamente romántica. Ahora nos la encontramos como responsable de la dirección y del guión de esta película, basada en la novela del mismo título de Karen Joy Fowler.

conociendoajaneausten1.jpgEl resultado es un popurrí de historias de cinco mujeres californianas con conflictos amorosos, que se reúnen en un club de lectura de las obras de Jane Austen con el fin de extraer de los libros lecciones para iluminar o resolver los problemas de sus vidas.

La experimentada Bernadette (Kathy Baker, Todos los hombres del rey), con seis divorcios a sus espaldas, dirige y coordina el plan de lecturas para adecuarlo a la problemática de sus amigas: Jocelyn (María Bello, Gracias por fumar), Silvia (Amy Brenneman, Cosas que diría con sólo mirarla), Allegra ( Maggie Grace, Terror en la niebla) y Prude ( Emily Blunt, El diablo se viste de Prada). A ellas se une Grigg (Hugh Dancy, Savage Grace), el único hombre del club, aficionado al género de ciencia-ficción, pero interesado en una de las mujeres, Silvia,  y dispuesto a leer a la gran autora romántica.

conociendoajaneausten2.jpgLo que pretenden la película y el best seller en que se inspira es claro: establecer un paralelismo entre vida y literatura, entre lector y obra. Sin embargo nos encontramos con un planteamiento reduccionista que sintetiza las novelas de Jane Austen en conceptos o anécdotas irrelevantes con el fin de forzar la mencionada correlación. El análisis de los sentimientos deviene en tópicos superficiales donde la actualidad se identifica con el siglo XIX, y los personajes de la película simulan parodiar a los de las novelas.

De hecho, el guión parece indicar que la directora no conoce demasiado a la escritora y así lo indica el pretendido ingenio de Silvia en su primer encuentro con Grigg cundo le dice sonriendo que ella tiene una personalidad  “muy Jane Eyre”; evidencia así un error fatal de muchos lectores superficiales de obras literarias o de esos que se informan en los a los resúmenes de las solapas de los libros: meter en el saco del romanticismo cualquier obra de tema amoroso. Pero lo más grave en alguien que pretende hacer cine basado en la literatura, es identificar la desmesura pasional y moralista de Charlotte Brontë con la distante mirada de Jane Austen que muestra, con una técnica casi costumbrista, los conflictos de unos personajes que no pueden ser descontextualizados si perder su singularidad o su esencia. 

Por lo tanto, nos encontramos ante una típica comedia americana menor que, con el pretexto de estudiar a Jane Austen, plantea una historia trufada de tópicos de tema amoroso y condenada a un final tan feliz como previsible. No nos debe extrañar, pues es lo que corresponde a un producto concebido para ser vendido. Eso sí, bien envuelto en una engañosa apariencia de “película inspirada en la literatura” como reclamo publicitario.

conociendoajaneausten3.jpgY funciona. Pero a costa de desvirtuar aquellas obras en que se basa. Y es que, a su pesar, Jane Austen está de moda, pero la meten en cada berenjenal... Como simple comedia habría sido una de tantas, aunque se deje ver y entretenga, pues tanto el ritmo narrativo como el trabajo de los actores son dignos de un espectador no demasiado exigente.

En fin, que hay adaptaciones que son expolios.


Más artículos...