POR FIN VIUDA (1)

  06 Septiembre 2008
porfinviuda0.jpg
Título original: Enfin veuve
País, año: Francia, 2008 
Dirección: Isabelle Mergault
Guión: Jean-Pierre Hasson y Isabelle Mergault
Fotografía: Philippe Pavans de Ceccatty
Música: Étienne Perruchon
Montaje: Véronique Parnet
Intérpretes:

Michèle Laroque, Jacques Gamblin, Wladimir Yordanoff, Tom Morton, Valérie Mairesse, Claire Nadeau

Duración: 97 minutos
Distribuidora: Notro Films
Estreno: 22 agosto 2008
Página web:  http://www.enfinveuve-lefilm.com

Una comedia más para ver en casa
Escribe Eva Cortés

Pensando en el renombre que siempre ha tenido la comedia francesa, en el buen hacer de sus directores, como Oliver Assayas o Arnaud Desplechin, películas magistrales como Amélie y, tras ver el trailler, imaginé que Por fin viuda (Enfin veuve) sería el digno retorno a nuestra taquilla de un cine olvidado; pero una vez más volví a decepcionarme. Es una pena que para una película francesa que nos llega, tras la criba y reserva de éstas tan sólo para filmotecas y lanzamientos en DVD, resulte tan predecible su historia, tan mal estructurado su guión y tan correcta en sus pretensiones como crítica a la sociedad burguesa.

porfinviuda1.jpgNo es que Isabelle Mergault, la directora, tenga detrás un extenso harén que la avale, pues tras ella tan sólo un título, Por fin guapo  así que quizá este mal trabajo sea más fruto de su inexperiencia que de su falta de ideas. Algo que tampoco es una excusa del todo válida puesto que muchas veces nos hemos quedado con la boca abierta después de una ópera prima, sea el caso de Azuloscurocasinegro de Daniel Sánchez Arévalo.

Como guionista tampoco ha hecho bien sus deberes. Por fin viuda se nos desvela con una historia muy lineal y predecible. Clásica tanto en su desarrollo como en su desenlace, sin ningún tipo de sorpresa. Una historia poco original con un guión mal estructurado. Parece estar escrito a trompicones porque varias veces a lo largo de la película el espectador tiene la impresión de que ha acabado y, luego, de una forma sorprendente continua. Como si no tuviera muy clara la idea de lo que se quiere contar, y, sobre todo, de cómo quería que acabara la historia, y cada día fuera añadiendo un final tras otro. Por citar un ejemplo: cuando la protagonista se queda en el banco con el perro y después un largo fundido a negro, sería un posible final.

Nicole, mi verdadera protagonista

porfinviuda2.jpgSi no le he puesto un cero a la película es por el personaje de Nicole Valerie Mairesse, la sirvienta. El mejor acierto del guión y un aspecto muy rescatable que no debemos pasar por alto durante el visionado de la película. Nicole tiene una personalidad muy auténtica, atrayente. Parece que no se entera de nada cuando habla con la protagonista, cuando en realidad es la única que sabe todas las andanzas de ésta. Observándolas juntas, nos encontramos ante lo que podría ser una relación de amistad bajo contrato. Nicole es amiga y le guarda fidelidad como tal, porque tiene muy asumido su papel de sirvienta, es de esas, que lo es para todo, fiel hasta el infinito. Es por tanto el personaje más rico, con un rol muy interesante y además la protagonista de una de las escenas más cómicas de la película: cuando la policía llega a la casa y ella tiene que explicarles lo que sabe del paradero de Anne-Marie.

El resto de personajes no son tan interesantes. Michèle Laroque interpreta a la protagonista Anne-Marie y lo hace muy bien, nos creemos su aspecto entrañable y su punto de locura. Jacques Gamblin actúa como Leo, el amante. Representa los valores de la pasión: pasión por el trabajo, por la vida y por la búsqueda de la felicidad. Está en contra de los tabúes y no le importa saltarse las formas sociales. Wladimir Yordanoff pone la cara a Gilber, el marido, que como tampoco sale mucho no se nos hace atractivo ni interesante.

porfinviuda3.jpgDe los familiares, el papel más controvertido es el de la cuñada, tan desconfiada y postiza, guardando tanto las apariencias que hasta usa película, además está interpretado con bastante gracia y autenticidad. Todo lo contrario que el personaje del hijo: si el papel ya es ñoño de por si, el intérprete lo hace aún más artificioso, poniendo caras de niño mimado a los treinta y tantos.

En cuanto a su tono, se queda corto en sus pretensiones. Lo que se nos anunciaba como una crítica sarcástica a la sociedad burguesa, pasa bastante inadvertida vestida en tonos afables y cómicos. La situación resulta graciosa principalmente porque lo que parecen actuaciones propias de un estado de locura, son en realidad el reflejo de una vida en la mentira,  puesto que la protagonista ha mantenido durante dos años una doble vida.

Esta situación de engaño es la excusa para tratar el tema de las apariencias, propio de la sociedad burguesa. Nadie de su familia conoce su secreto, ni siquiera su hijo. Su familia es de alto nivel económico y no debe permitirse el chismorreo. Y por eso nuestra protagonista, consciente de ello, oculta su otra vida. Por su parte la hipocresía, la indecisión y los prejuicios se erigen como piedra de toque final para completar los temas tratados en esta comedia

En resumen, poco más se nos cuenta que el enredo de una mujer que, cansada de su acomodada vida económica, busca la pasión en una relación extraconyugal y que piensa en fugarse a China con su amante; la muerte de su marido la libera para cumplir sus deseos y la visita de toda la familia los trunca; un enredo para disfrutar más desde el sofá de casa que desde la butaca de una sala de cine.

porfinviuda4.jpg

Más artículos...