BIENVENIDO A FAREWELL- GUTMANN (2)

  13 Julio 2008
bienvenidoafarewell0.jpg
Título original: Bienvenido a Farewell-Gutmann
País, año: España, 2008
Dirección: Xavi Puebla
Producción: Quimelca, Just films
Guión: Jesús Gil Vilda y Xavi Puebla
Fotografía: Ángel Luis Fernández
Música: Mikel Salas
Montaje: Jordi Suárez
Intérpretes:

Adolfo Fernández,  Ana Fernández,  Lluís Soler,  Héctor Colomé,  Pep Anton Muñoz,  Sergio Caballero,  Marta Novotna

Duración: 106 minutos
Distribuidora: Quimelca, Just films
Estreno: 4 julio 2008

Carrera sobre miserias y otras pequeñeces de lo humano
Escribe María Sánchez González

Casi una década después de la aplaudida Noche de fiesta (1999), Xavi Puebla nos presenta su segundo largometraje, Bienvenido a Farewell-Gutmann. Una película claustrofóbica que sitúa al espectador en un salvaje proceso de selección de una multinacional farmacéutica y deja ver las entrañas del triángulo de subordinados (magníficamente interpretados por Ana Fernández, Luís Soler y Adolfo Fernández) que luchan, tras la repentina muerte de un directivo, por ocupar su puesto.

bienvenidoafarewell1.jpgCon un planteamiento de partida en torno a la ética y a la condición humana en el trabajo y un cuestionamiento en este sentido (¿hasta dónde se es capaz de llegar por conseguir sus objetivos?) que recuerda a producciones recientes como El método, con la que también comparte el hecho de tener escasos escenarios y personajes, Bienvenido a Farewell-Gutmann encierra, si cabe, un mensaje más radical y pesimista en este sentido.

La historia saca lo peor del ser humano, sus miserias, alrededor de los distintos aspirantes al puesto, a través de temas como la ambición desmedida, el abuso de poder y el abandono de la familia en beneficio del trabajo por la imposibilidad de compaginarlos. Unos personajes que, en este mundo caníbal, son lobos sin escrúpulos pero, sobre todo, débiles marionetas a manos del misterioso y excéntrico ejecutivo procedente de la central (Héctor Colomé), encargado de controlar el proceso y de hundirles hasta lo más profundo.

bienvenidoafarewell2.jpgTal vez en la puesta en escena de este juego, así como en el tono demasiado discursivo de los diálogos, la cinta peque de un exceso de teatralidad. El mismo Puebla se refería hace unos meses, durante su estreno en el XI Festival de Málaga (1) a la misma como una película cuya idea surgió hace tiempo y que tenía “muy definida” desde un principio.

Su equipo ha estado, así, muy dirigido, según apuntó entonces la propia Ana Fernández, premiada en el festival como mejor actriz, quien manifestó que no había sido una película fácil de hacer, en el sentido de que las secuencias no fueron grabadas completas sino que el director, “para cada plano, le pedía al actor que fuera a ese momento en concreto”. También Miquel Salas, galardonado en el mismo certamen por la inquietante banda sonora de la cinta, dijo deberle la mitad del premio por haber trabajado bajo sus hilos. Y es que la propia música estaba ya, antes de materializarse, en la cabeza del director.

bienvenidoafarewell3.jpgSe trata, en suma, de una obra muy personal a la que, pese a sus excesos, hay que aplaudir, además del trabajo de sus actores y un desenlace hábil, cuestiones técnicas y formales, entre ellas su fotografía (magníficos planos los de Colomé, homenaje al cine clásico). Más aún teniendo en cuenta que Bienvenido a Farewell-Gutmann es una película modesta, en cuanto su presupuesto.

La Huerfanita –como la llama el equipo tras el fallecimiento accidental de su joven productor, de 35 años, unos días antes de que se concluyera su finalización–, tendrá su hueco, como lo han tenido otras producciones recientes de nuestro cine –como Casual Day–, que muestran que el trabajo y el mundo de los negocios interesan.

¿Quién había dicho que el cine era desconexión del estrés laboral?

*****

(1) Véase “Festival de Cine de Málaga: Balance”.

bienvenidoafarewell4.jpg