Elvis (2)

  03 Julio 2022

Querer no siempre es poder

elvis-0Se acaba de estrenar en España Elvis, la última película dirigida por Baz Luhrmann, un cineasta australiano bastante valorado y con grandes éxitos comerciales a sus espaldas como Moulin Rouge (2001) o El gran Gatsby (2013). Considerado un creador visual, con una evidente imaginación para crear iconografías atractivas e imágenes llamativas, su virtuosismo luce especialmente en el caso del género musical.

Elvis (2022) es un biopic sobre uno de los personajes del espectáculo más llamativos y carismáticos del siglo XX. Un fenómeno musical conocido a nivel mundial, que desarrolló su carrera artística en Estados Unidos. Nace en el año 1935, en Tupelo (Mississippi) como miembro de una familia humilde. En 1948, Elvis Presley y su familia se trasladan a Memphis, uno de los centros de la actividad musical del país. Cuando Elvis cuenta con apenas diecinueve años, el productor Sam Phillips, propietario de Sun Records, decide editarle un single que contiene los temas That's all right y Blue Moon of Kentucky. Gracias a las emisiones radiofónicas su fama fue en aumento.

En 1955 Elvis Presley fichó por la discográfica RCA. El año siguiente fue clave para su trayectoria como cantante, gracias al tema Heartbreak Hotel, del cual vendió trescientos mil ejemplares en pocas semanas y fue su primer disco de oro. También editó su primer elepé, titulado Elvis Presley, que alcanzó el millón de copias vendidas.

Firmó un contrato con los estudios cinematográficos Paramount, deseosos de contratar a un ídolo juvenil, atractivo, diferente y que atraía masas de jóvenes a sus conciertos. Fue denominado el «Rey del Rock and Roll», una música “negra» que determinados sectores conservadores tildaban de pervertida e inmoral. A lo largo de la década de los sesenta se convirtió en un fenómeno mediático mundial, apoyado por la televisión y las películas que protagonizó.

El filme se centra en la particular relación entre el cantante y su mánager, el coronel Tom Parker. Presenciamos interpretaciones de sus grandes éxitos musicales, su etapa en el cine, su vida amorosa y su residencia en Las Vegas, en los últimos años de su vida.

La película de Baz Luhrmann toma como elemento de referencia para contar la vida de Elvis a un personaje que le acompañó en toda su trayectoria artística, el coronel Tom Parker, interpretado por el siempre eficaz Tom Hanks, aunque en este caso, casi como excepción en su trayectoria interpretativa, actuando como un personaje malvado. Un anti-héroe oscuro y manipulador que fue representante del cantante y posteriormente su mánager. La joven actriz australiana Olivia De Jonge interpreta el papel de Priscilla Presley, la mujer más importante en la vida del cantante y madre de su única hija.

Elvis Presley es interpretado por Aston Butler, un joven actor y cantante de 30 años, que se dio a conocer a través de la factoría Disney, en la serie de Disney Channel Hannah Montana, junto a la actriz y cantante Miley Cyrus. El actor hace un estimable esfuerzo por ser y parecerse a Elvis Presley. El problema es que hoy, gracias a Internet y plataformas como YouTube, encontramos con facilidad al auténtico Elvis, lo cual hace que su esfuerzo sea infructuoso. La voz que escuchamos en las salas de cine es una combinación de la propia de Elvis y la del actor que le da vida en el filme.

El director de la película pone en juego su talento visual para la puesta en escena, especialmente de los números musicales. Sin embargo, se trata de un cineasta que te exige que te decantes: o admiras su propuesta o la rechazas. En mi caso, la posición está en la segunda opción.

elvis-3

Sus películas son excesivas, artificiales, poco verosímiles. La historia que nos cuenta en este caso no parece real. Es cierto que el biopic nos presenta a un personaje excesivo en la realidad, que después de ser «el Rey» a lo largo de los años sesenta, en la década siguiente tiene que empezar a competir con nuevas estrellas musicales como Los Beatles o los Rolling Stones; su dependencia de las drogas y su temprano declive físico lo llevarán a un triste final, a la edad de 42 años.

El director ha declarado en relación con su película: «He intentado explorar Estados Unidos en los años cincuenta, sesenta y setenta, y Elvis Presley estaba en el centro de la cultura para lo bueno, lo malo y lo feo de varias maneras». Esta vertiente puede considerarse lo más salvable del filme.

Luhrmann hace una exhibición de recursos narrativos por acumulación. Su ritmo frenético puede llevarnos a pensar que se trata de un videoclip extendido, con más de dos horas de duración. Sin solución de continuidad incorpora imágenes de archivo, combinadas con imágenes actuales, toma elementos expresivos del cómic, de los musicales teatrales o de la narrativa televisiva (dividiendo la pantalla). Ese ritmo desenfrenado entorpece el progreso de la historia del personaje protagonista en sus aspectos más íntimos y personales.

Rodada con amplitud de medios y presentada fuera de concurso en el último festival de Cannes, la película de Luhrmann representa un esfuerzo importante en el estudio de un personaje mítico, único; aunque un tratamiento excesivo y acelerado no ayuda a encontrar sus facetas más personales y afectivas.

Elvis fue un artista único, una voz prodigiosa, que nos dejó grabados 70 álbumes de estudio, con canciones inolvidables y eternas como El rock de la cárcel, King Creole, Love me tender o Suspicious Minds.

Escribe Juan de Pablos Pons

  

elvis-4