Top Gun: Maverick (3)

  02 Junio 2022

¿Quién es el mejor piloto?

top-gun-maverick-0Han pasado 36 años desde que el piloto Pete Maverick Mitchell se convirtiera en el mejor piloto de la Armada de Estados Unidos en Top Gun , y volvemos a enfundarnos el mono de vuelo en Top Gun: Maverick, donde Tom Cruise vuelve a ponerse en la piel de Maverick en una secuela mucho más moderna, pero con la esencia y la nostalgia de la primera entrega, que recordará al espectador lo que fue Top Gun. Tras los continuos retrasos por culpa de la pandemia, por fin llega a finales de mayo a las salas uno de los blockbusters de este año 2022.

Pete Maverick Mitchell (Tom Cruise) está en su casa, forzando los límites como valiente piloto de pruebas y esquivando el ascenso de rango que le dejaría en tierra. En el transcurso de unas sesiones de formación para que un destacamento de graduados lleve a cabo una misión especializada que ningún piloto vivo ha realizado, Maverick se encuentra con el teniente Bradley Bradshaw (Miles Teller), cuyo indicativo de llamada es Rooster, el hijo del difunto amigo de Maverick y oficial de intercepción y radar, el teniente Nick Bradshaw, también conocido como Goose.

Ante un futuro incierto, y obligado a plantar cara los fantasmas de su pasado, Maverick se ve arrastrado a un enfrentamiento con sus miedos más profundos, que culmina en una misión que exigirá el sacrificio supremo a los que sean elegidos para pilotarla.

36 años han pasado desde que Tom Cruise hiciera Top Gun, que convirtió al actor en la estrella que es hoy en día. En esta secuela vemos que la esencia perdura, pero que la tecnología con la que se hace este tipo de películas ha evolucionado y mejorado considerablemente, empezando por los aviones que ya son de 4ª y 5ª generación y donde el propio actor tuvo que someterse a un completo programa ASTC (Aviation Survival Training Curriculum), con el fin de capacitarse para las extensas secuencias de vuelo en los F/A-18 de la Armada de Estados Unidos que él mismo había insistido en que eran esenciales para la realización de su esperada secuela.

La película, a pesar del tiempo que ha pasado entre una y otra, respeta la esencia de la historia que nos trajo Tony Scott, al cual está dedicada la secuela, con una historia que nos lleva a la nostalgia y al recuerdo del mejor amigo de Maverick, Goose, y ese trasfondo es fundamental para poder entender ese miedo y angustia que vemos en Tom Cruise por no querer volver a lo que es su vida y su pasión, porque como le dice a Val Kilmer sobre su pasión por ser pilotos: «No es lo que soy. Es quién soy».

Porque no solo tendrá que luchar contra su pasado, también contra sus superiores que le piden que vuelva a Top Gun como instructor de la nueva generación de pilotos a los que deberá enseñar a realizar una misión, que para él es una misión suicida, pero donde Tom Cruise deberá enfrentarse a sus demonios y demostrar a las nuevas generaciones por qué es considerado el mejor piloto y por qué se siente más cómodo en el aire que en tierra.

Si hablamos de espectacularidad y acción, Joseph Kosinski con esta secuela ha superado con creces a su antecesora: al homenajear a su anterior compañero en la dirección calcando el comienzo de la película con los mismos planos y las mismas canciones, hace que se te pongan los pelos de punta. También aporta su sello con algunas de las secuencias más espectaculares que hayamos visto en una película: dentro de los cazas, el sonido de estos o las acrobacias que se realizan a lo largo de la cinta son puro espectáculo.

Si quieres vivirlo como se merece, es recomendable ver la película en una sala con tecnología de imagen y sonido potente, porque parte del éxito que recaude en taquilla será no solo por los amantes de Top Gun que vayan a verla, sino por la espectacularidad de las escenas a bordo de los F-18 que nuestros protagonistas usan y que dejarán con la boca abierta a la mayoría de los espectadores.

top-gun-maverick-3

Se vuelve a demostrar el sentimiento que pone Tom Cruise cada vez que se pone al frente de una película, porque no quiere usar dobles y él mismo quiere realizar todas las escenas: no le importa jugarse la vida o realizar los entrenamientos que hagan falta para darle más veracidad a todas sus escenas, y aquí lo vuelve a hacer. Parece que no pasan los años por el actor que ya casi cerca de los 60 años, esté hecho un chaval y ya le veremos el año que viene en la nueva entrega de Misión Imposible. Solo podemos decir de Cruise que es un auténtico hombre de acción.

A nivel interpretativo tenemos como faro de los nuevos pilotos a Tom Cruise que vuelve a lucirse como el capitán Maverick, realizando maniobras de lo más arriesgadas y que solo un auténtico piloto es capaz de hacer, con unos fantasmas que son difíciles de olvidar, pero que también le ayudaran en su nueva misión.

Junto a él, Jennifer Conelly como Penny: su trama romántica con Maverick se hace un poco pesada, pero necesaria y con algún toque de humor que tiene su gracia. Por último tenemos a Rooster, el hijo de Goose, interpretado por Miles Teller, con el que Tom tendrá que lidiar porque le recuerda a su antiguo compañero y amigo de vuelo, pero que consigue sacar toda la energía y potencial que tiene dentro para convertirse en el piloto que su padre no llegó a ser.

El resto del elenco está muy bien también, verlos en acción como pilotos y realizando los entrenamientos es todo un placer porque las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. También hay que destacar la aparición del otro guaperas de la primera entrega: Iceman, interpretado por Val Kilmer, aunque su aparición es testimonial tiene un momento de conversación con Maverick para hacerle ver que los nuevos reclutas le necesitan.

En definitiva, Top Gun: Maverick es una película que te traslada en el tiempo a la original, empieza con un chispazo de nostalgia, con el Top Gun Anthem y guiños a la película original, que te acompañan hasta el final, acción y escenas al límite, como pudimos ver en la película de 1984 y con un Tom Cruise que está a la altura, aun siendo capitán a estas alturas de su carrera en la Marina.

Escribe Santiago Ortiz Martín | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna

  

top-gun-maverick-1