75 días (2)

  26 Abril 2022

Contradicciones

75-días-0El crimen de las niñas de Alcàsser ocurrido hace tres décadas conmocionó a la sociedad española pues, además de la atrocidad del hecho, fue uno de los detonantes de la telebasura con un seguimiento sensacionalista y morboso realizado por medios de comunicación que explotaron el filón al hilo de una investigación sembrada de dudas y que se alargó cinco años hasta su juicio; un caso que treinta años después todavía es capaz de generar noticias a su alrededor, como se demuestra con el goteo de noticias que salpica la crónica de sucesos ocasionalmente. 

En 2018, Marc Romero decide llevar a la pantalla grande el trágico suceso de Alcàsser centrando el guion no tanto en las niñas, sino en la investigación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, poniendo el foco en las posibles deficiencias de esa investigación.

El proyecto de Marc Romero no sería el único pues ese mismo año el director valenciano Manuel Giménez de Llano rodaría Las niñas, y en 2019 vio la luz la miniserie documental El caso Alcàsser para la plataforma Netflix.

75 días, cuyo rodaje comenzó en 2018, tuvo algunos problemas durante la producción de la misma (la productora inicial se retiró del proyecto así como también alguna televisión) y tras pasar por los festivales de Málaga y Alicante en 2020, el estreno se ha demorado hasta 2022.

El filme de Marc Romero obvia desde el principio cualquier aproximación morbosa o sensacionalista al caso e inscribe la narración de los hechos en el modelo narrativo de género policiaco, dejando patente los errores de la investigación y las lagunas que se van acumulando durante la confección del sumario.

Este enfoque de género conforme avanza el filme —que se alarga hasta las dos horas de duración— vira hacia el drama centrado en el sufrimiento de los padres que, primero padecen la desaparición de sus hijas y después la pérdida trágica aumentada por la impotencia ante una investigación deficiente. Para esta parte dramática funcionan los nombres más conocidos del reparto coral que conforma el filme: Ana Fernández, Eulalia Ramón, Javier Albalá o Antonia San Juan, aunque no todos tienen espacio suficiente para componer el arco dramático necesario.

Este segmento más íntimo, de puertas hacia dentro, con un retrato de la España negra focalizada en un pequeño pueblo con una recreación ambiental muy cuidada de lo que fueron los años 90, dejando fuera los elementos sensacionalistas, es el que mejor funciona de la película.

Sin embargo encontramos en 75 días una contradicción que desequilibra el resultado final invalidando la tesis del filme. La intención del director es recrear las investigaciones que discurren a partir de la desaparición de las niñas, documentando los posibles errores y apuntando incongruencias difíciles de explicar en la recogida de datos, elaboración del sumario, etc.

75-días-2

Pero esa intención se frustra al manejar de forma confusa el juego entre el apego a la realidad y la parte ficcional inherente al tratamiento cinematográfico del hecho pues, al final, se vuelcan en la pantalla determinadas afirmaciones que continúan alimentando las teorías conspiratorias. De esa forma, más que aclarar o plantear una propuesta, la película discurre por el terreno de la suposición.

De hecho, la película es fidedigna en la reproducción del procedimiento llevado a cabo en las pesquisas, detallando contradicciones en la recogida de pruebas o el retraso en poner en marcha la operación de búsqueda; pero también mezcla nombres reales de localizaciones e implicados mientras cambia los nombres de las niñas o las familias, se relaciona el caso Alcàsser con otro caso más antiguo abriendo la puerta a una posible conexión, cuestiona aspectos de la vida de Antonio Anglés y, en la escena final, apuesta por una versión que entra de lleno en la pura conjetura.

El hecho de navegar entre dos aguas, queriendo plantear un filme riguroso, por un lado, pero dejándose llevar por teorías paralelas, por el otro, termina provocando que las piezas no encajen en la narración dificultando la posibilidad de realizar un filme policiaco con toque de denuncia.

Hay que quedarse entonces con el enfoque alejado de la parte más morbosa, muy lejos de los reality shows que saturaron la televisión de la época; un enfoque que 75 días consigue centrándose en el mecanismo de las investigaciones y la mirada dramática sobre el dolor de los padres provocado por la pérdida de los seres queridos y por la necesidad de acceder a la verdad.

Escribe Luis Tormo | Fotos Protos Films | Entrevista con Marc Romero y Javier Albalá

  

75-días-4