El acontecimiento (3)

  31 Marzo 2022

Las libertades individuales

el-acontecimiento-0En plena época de reclamo de la autodeterminación individual en la que cada persona tiene pleno derecho a decidir quién es y lo que quiere hacer con su vida y con su cuerpo, nos llega este acontecimiento, fílmico y social, de la mano de la directora Audrey Diwan, quien logro alzarse con el León de Oro a la mejor obra en la última edición del Festival de Venecia.

El acontecimiento es una de esas cintas que hay que celebrar por su trascendencia actual y por sus logros cinematográficos. Es cine de información utilitarista y, a la vez retrato generacional. Ya desde la primera imagen vemos una escena-cuadro propia de una etapa de la juventud femenina que parece ser el inicio de toda una declaración de intenciones.

Nuestra retina se impregna de tres jóvenes muchachas que están vistiéndose para parecer más adultas, y también un poco más seductoras, y así ir al pub donde suelen reunirse para bailar, tomar refrescos de cola y conocer a chicos. Porque la vida de estas chicas bascula entre los libros y los mozos. Estamos en la Francia de los años sesenta y de este modo nos introducimos en el mundo de Anne.

Ya en las siguientes secuencias vemos los tópicos de la época asociados al rol social de la mujer: la dicotomía obligada entre estudios o matrimonio, la tiranía de la crítica entre las propias jóvenes o la dificultad de labrarse un futuro. De repente, sabemos que la protagonista tiene una preocupación en su cabeza: no le viene el periodo. Viene de una familia modesta que regenta un bar y vive en el campus femenino de la ciudad universitaria de Angoulême.

El médico le da la terrible noticia: Anne está embarazada y no puede practicar el aborto porque va contra la ley y está penado evidentemente con la cárcel. Anne sabe que su vida académica se irá al traste si no logra deshacerse del feto, o al menos ella así lo considera. Anne iniciará una carrera a contrarreloj desesperada para lograr su único objetivo en mente: el aborto.

Un documento realista

Diwan en unos exactísimos 90 minutos cumple varias tareas dificilísimas de lograr. Para empezar, logra adaptar una novela, la de Annie Ernaux, harto complicada de llevar al cine. Su lectura cinematográfica es concisa, directa y no pretende ofrecer una lección manierista sobre el aborto. No es didáctica ni apoya o participa de ninguna decisión, sino que se limita a hacer una radiografía objetiva con la suficiente distancia para que resulte un drama sobrio, empírico, frío. Cuanto más frío es el relato más sórdida resulta la odisea de Anne.

Cierto es que esta propia distancia consciente de la protagonista hace que en ciertos tramos de la sensación que estamos viendo un drama con la ausencia del propio drama. Pero una vez hemos llegado a sus últimas imágenes y entendemos la magnitud de lo que hemos visto entendemos que su serenidad expositiva, su rigor de fondo y de forma, y su carencia de tensión dramática son cómplices a su vez de revolvernos los estómagos y las conciencias.

el-acontecimiento-2

En este sentido, muchos quizás crean que es la nueva 4 meses, 3 semanas y 2 días (2007). Y en cierto modo, lo es. Porque su tratamiento serio sobre el mismo tema resulta similar. Pero El acontecimiento juega varias bazas que resultan diferentes a aquella. Audrey Diwan construye un thriller encima del drama privado de una mujer y lo torna un tour de force estupendo de aquellos que provocan varios nudos en la garganta.

Conforme pasan las semanas en la vida de Anne y el metraje avanza hacia su conclusión, todo se vuelve más agrio, más tosco, más terrible. Y, sin embargo, sabemos que estamos viendo la historia real y honesta de una joven sobre la que descansa toda la gravidez del relato. Ver durante hora y media la excelente interpretación de Anamaria Vartolomei, angustiosamente física y desesperadamente mental, es otro acontecimiento en sí mismo.

Para rematar el producto, Diwan ha incluido un tratamiento sonoro magistral, casi enfebrecido, que remata las secuencias más crudas de una cinta que da miedo. Este filme puede ser un acto de militancia política feminista, puede ser un alegato en favor de las libertades personales, puede ser el simple testimonio de una muchacha que quiere simplemente seguir con su vida. Es todo esto y mucho más. Para que nuestra memoria no olvide y retroceda.

Escribe Ferran Ramírez | Imágenes Caramel Films

Más información sobre películas que tratan el aborto:
Nunca, casi nunca, a veces, siempre 
4 meses, 3 semanas, 2 días 

  

el-acontecimiento-4