Infierno bajo el agua (3)

  23 Agosto 2019

La nadadora contra la bestia

infierno-bajo-el-agua-0El viernes 23 de agosto llega a los cines una nueva película en la que tenemos que sobrevivir a la voraz sed de alimento de un animal, en este caso caimanes. La nueva película del francés Alexandre Aja Infierno bajo el agua, donde la tensión, la agonía y la supervivencia por no ser devorados por la criatura son algunos de los ingredientes de esta cinta que gustará como propuesta, aunque ya repetida anteriormente en otras películas.

Cuando un enorme huracán llega a su pueblo en Florida, Haley (Kaya Scodelario) ignora las órdenes de evacuación para encontrar a su padre desaparecido (Barry Pepper). Tras encontrarle gravemente herido en el entresuelo de su casa, los dos quedan atrapados por la inundación que cubre rápidamente el terreno. Prácticamente sin tiempo para escapar de la tormenta que arrecia, Haley y su padre descubren que la subida del nivel del agua es el menor de sus problemas

Durante la última década, las películas con animales asesinos que hacen estragos entre los protagonistas están a la orden del día, sobre todo en verano, donde hemos visto una gran variedad de criaturas como tiburones, serpientes, pirañas, arañas o caimanes.

El primero de los mencionados es el más común, donde el protagonista tendrá que luchar a vida o muerte por sobrevivir al acecho y voracidad de la criatura más letal de los mares, aunque en esta ocasión tendrán que sobrevivir al acecho de caimanes, no son tan letales como un tiburón, pero igual de peligrosos y voraces.

Hay que destacar que el filme no defrauda porque vas con la sensación de lo que vas a ver y durante algunos tramos mantiene la tensión típica de una película de terror, porque no sabes cuándo va a aparecer la criatura y el espectador está preguntándose ¿lo conseguirá?, haciendo que la película se convierta en una carrera contrarreloj por sobrevivir no sólo a la criatura que los acecha, sino también al tsunami que está arrasando el país.

La película mezcla el terror con la tensión creando una atmosfera interesante para el espectador porque comienza con el tema del tsunami —creando el ambiente perfecto de suspense y angustia—, a lo que más tarde le añadimos la aparición de los cocodrilos para aumentar el terror y la tensión característica de este tipo de cintas, y qué mejor plan para finalizar el verano que nadar entre caimanes asesinos.

El director de la cinta es el francés Alexandre Aja que ya nos tiene acostumbrados a películas con animales asesinos, ya que nos trajo hace unos años Piraña 3D, aunque hay que decir que aquella cinta pintaba más como comedia que como terror, pero en este nuevo filme crea la atmosfera perfecta con una protagonista que está dispuesta a darlo todo por su familia y, como le dice su padre, aunque sea «una gran depredadora».

Aja no se limita a crear tensión y miedo, también consigue crear una atmosfera de drama familiar típica, pero que hace que su protagonista se motive y crea en sus posibilidades y habilidades que desde pequeña le han enseñado, utilizando el estilo de natación crol como arma para salir ilesa de las diferentes situaciones que vemos a lo largo del metraje.

La película también tiene un mensaje bastante claro y es lo que le enseña el padre a la protagonista: no se trata de ser una triunfadora ni de tener éxito, sino de no rendirse jamás, ser una luchadora, no mostrar debilidad y creer en ella misma. Unos aspectos que al principio le cuesta recordar, pero que según va pasando la trama sabe que, si quiere salir con vida, tiene que olvidar el pasado y ser lo que su padre le enseñó desde muy pequeña: qué podía hacer y en lo que podía convertirse.

A nivel interpretativo no hay mucho que decir porque tenemos a Haley (Kaya Scodelario) como una nadadora profesional que quiere ayudar a su padre atrapado, pero a los que pilla un tsunami y encima unos cocodrilos los acechan, por lo que tendrá que usar sus habilidades como nadadora, no sólo para salvar a su padre, sino también para no ser devorada por las criaturas que han invadido su casa… aunque por momentos parece que no lo va a conseguir, las enseñanzas de su padre salen a relucir y consigue lo que parecía imposible.

Por otro lado, tenemos también a Barry Pepper, el padre de Haley que queda atrapado en el sótano de la casa y que tendrá que dejar las rencillas que ha tenido con su hija y dejarse ayudar si quiere salir con vida de una casa no sólo cubierta por el agua, sino también invadida por cocodrilos con mucha hambre.

En definitiva, Infierno bajo el agua es una interesante propuesta para finalizar el verano con una historia llena de tensión, dramas familiares y terror que harán que el espectador no despegue los ojos de la pantalla. Aunque es algo que ya hemos visto y algunos pensaran que es más de lo mismo, os sorprenderá y como filme de final de verano es un plan más que recomendable.

Escribe Santiago Ortiz Martín | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna

infierno-bajo-el-agua-2