Capitana Marvel (2)

  16 Marzo 2019

Mujer al poder

capitana-marvel-1Ya hace más de diez años que Marvel empezó con el despliegue de sus universos cinematográficos. En 2008 se inició la llamada Primera Fase, y con ella se abría un mundo de posibilidades narrativas en cuanto a los superhéroes de la casa. Desde entonces, ha habido cruces entre ellos, encuentros afortunados y nuevas presentaciones, hasta llegar a la que hoy nos ocupa este espacio, la Capitana Marvel.

Todo este entuerto de fases, universos, superhéroes, villanos y relaciones personales cruzadas ciertamente ha creado una nueva legión de fanáticos y fanáticas alrededor del mundo, siendo las cintas de Los Vengadores las más celebradas por público y crítica. Si recapitulamos toda esta expansividad de mundos y personajes de viñeta, nos encontramos en el tramo final de la Fase Tres, siendo Capitana Marvel el penúltimo jalón y su desembocadura final sería este próximo abril, con Los Vengadores: Endgame.

Hasta ahora, en las cintas del universo cinematográfico de Marvel, no habíamos oído hablar de la Capitana Marvel. Esta es su película de presentación y, pese a que se nota que su guión, estructura narrativa e intenciones estilísticas han sido erigidos para el goce y el disfrute de los acérrimos seguidores, lo cierto es que ha sido concebida también como entretenimiento non-stop que logra un disfrute de dos horas que pasan como un tiro.

El objetivo aquí, cómo no, es presentar a un nuevo superhéroe, la primera mujer del grupo de Marvel que recibe una película propia. Pero además, para quien haya seguido más o menos todo el recorrido, también nos sirve para ahondar en un personaje que hasta ahora siempre ha sido secundario, y al que ahora se le adjudica un pasado y una historia necesarios para seguir avanzando en el laberíntico camino de este grupo de adalides fantásticos. Estamos hablando de Nick Furia, operario que enfrenta los peligros intergalácticos que amenazan el planeta Tierra y que se ocupa de reunir a estos héroes cada vez que las amenazas toman ventaja.

La Capitana y su historia

Pero aquí quien importa es Carol Danvers, quien pasará por un proceso de autodescubrimiento y revelaciones acerca de su propia historia y de su verdadera identidad. La joven empieza su andadura en la cinta creyendo que es alguien que no es y en un supuesto hogar que tampoco corresponde con la realidad de su trayectoria. Será cuando caiga en la Tierra, concretamente en al año 1995, cuando empezará una andadura que la hará descubrir las verdades sobre su vida.

Por supuesto, el guión sigue más o menos una fórmula efectiva: tenemos a la superheroína que desplegará todo su potencial sobrenatural, tenemos personajes secundarios que la ayudarán en su empeño por contribuir a la salvaguarda del universo, tenemos peligros alienígenas y tenemos a un semivillano con quien deberá enfrentarse en el tramo final.

Teniendo en cuenta esta fórmula, a la vez se aparta de ella: aquí no tenemos un villano oficial terrorífico y singular sino que su némesis será quien una vez fue su compañero de batallas. A la vez, no sólo es la carta de introducción de un personaje sino que también incluye la función de rellenar huecos de todo el universo Marvel, lo que no deja de ser un suculento aliciente para los adeptos a estos mundos.

capitana-marvel-3

La cinta, pese a tener altibajos de ritmo en algunos pasajes, está concebida como una montaña rusa de emociones, enfrentamientos y caracteres que hacen que el viaje sea entretenidísimo y singular. Visualmente está a la altura de todas las cintas precedentes y, como novedad, resulta absolutamente noventera en muchos sentidos. No sólo es difícil resistirse a una banda sonora plagada de éxitos de Nirvana, R.E.M. o No Doubt, sino que además está plagada de referencias explícitas y metalingüísticas tanto a la  y llena la pantalla con su sola presencialecincarnacione una perfecta balanza entre fuerza, carisma y tesos mundos. dad de su tépoca como al cine de aquellos años. En este sentido, funciona a la perfección como ejercicio nostálgico y como blockbuster moderno y renovado de superhéroes al uso.

Por otro lado, y en unos tiempos en que la igualdad de géneros y el girl-power son una obligación socio-moral, Capitana Marvel tampoco defrauda. Su persona es perfectamente autosuficiente, transmite unos valores positivos al respecto y compone una perfecta balanza entre fuerza, carisma y tesón. Y aquí es donde entra una incombustible Brie Larson, perfecta en su encarnación de la heroína.

Consigue que no podamos imaginar una elección mejor para encarnar al personaje y llena la pantalla con su sola presencia. Samuel L. Jackson, rejuvenecido digitalmente por exigencias temporales del guión, también aporta su buen hacer en un personaje que ya de por sí mismo tiene una legión de fans, aunque sea secundario.

Capitana Marvel no será la mejor cinta de superhéroes, desde luego que no, pero se antoja como absolutamente necesaria en tiempos de secuelas, expansiones, relanzamientos e introducciones nuevas, además de resultar efervescente y bastante sugerente. Definitivamente, nos quedamos con ella y su porvenir, que será decisivo para que finalice la Fase Tres del Universo Marvel. Estaremos atentos.

Escribe Ferran Ramírez

capitana-marvel-2