La favorita (3)

  14 Febrero 2019

La perfidia femenina

la-favorita-1Sabemos que no es la primera vez que el director griego Yorgos Lanthimos cuenta con un reparto internacional. Desde que el éxito le llegara con Alps (2011) y esencialmente con el enrarecido microcosmos familiar de Canino (2009), ya pudo permitirse el lujo de empezar a coleccionar actores y actrices fetiche. En cambio, sí es la primera vez que Lanthimos dirige y adapta un guión que le es completamente ajeno y quizás este haya sido otro gran paso en su meteórica carrera como realizador.

Pero antes de centrarnos en este nuevo filme, volvamos un poco atrás. Cuando Lanthimos creó la que quizás sea una de sus más logradas obras, Langosta (2015), ya contó con Colin Farrell, Rachel Weisz y Olivia Colman. Bien pues, al primero lo reutilizó junto con a Nicole Kidman en su siguiente despiece, El sacrificio de un ciervo sagrado (2017), mientras que a las dos actrices restantes se las ha llevado a palacio, dentro de esta La favorita.

Entendemos que Lanthimos es consciente del potencial interpretativo de Weisz y de lo que es capaz la magnánima Colman. Pero claro queda que le faltaba una tercera pieza angular para que el triángulo amoroso-odioso-despiadado se completara satisfactoriamente. Y aquí es donde entra la cada vez más valerosa Emma Stone, en su primera interpretación pública después de ganar el Oscar con La La Land. Desde luego, la expectación del público por ver su siguiente trabajo quedaba patente.

Este impecable juego de ases femeninos son el principio y el fin de la cinta, su base, su fundamento y su sustento a todas luces. Y aunque estemos en un filme de época, en una cinta política y en una película de traiciones amorales y amorosas, su historia bien podría enmarcarse en cualquier otro momento y lugar. Porque lo que importa de verdad son tres personajes identitarios cuyo destino es el enfrentamiento y la lucha de poderes.

Estamos en la Inglaterra del siglo XVIII, y el país está a punto de entrar en guerra contra Francia bajo el mandato de la reina Anne, cuya persona se encuentra verdaderamente en horas bajas. Ciclotímica, debilitada, enferma y llena de inseguridades, la reina vive ensimismada y sólo se deja aconsejar por su mano derecha, Lady Sarah, quien la controla y, de paso, controla el imperio y las decisiones que en él se toman.

Todo empezará a virar cuando aparezca en escena una de las primas de Lady Sarah, la supuestamente encantadora Abigail, quien se convertirá en su doncella. Esta joven poco a poco detectará las necesidades de la reina y se irá acercando a ella con el fin de convertirse ella en la nueva favorita de la reina y poder ascender socialmente. Entre las tres mujeres se iniciará un peligroso juego, un tira y afloja feroz que las cambiará.

¿Lanthimos en terreno ajeno?

Quien conozca el cine y las historias de Lanthimos sabrá de sobra que su perfidia y su visión irónica y pesimista del ser humano han quedado patentes en todas sus obras. Aunque esté pisando con La favorita un terreno más inglés que nunca antes y se encuentre dirigiendo un filme de época (no hay nada más inglés que eso), Lanthimos le vuelca toda su mala uva, toda su rabia y construye un relato paulatinamente absorbente, lleno de tensiones, de baches y de abruptos.

Y también Lanthimos juega a ser él mismo y a ser alguien diferente: trufa la obra de piezas musicales clásicas, utiliza más travellings que nunca, usa la cámara de ojo de pez para ciertos encuadres y hace un uso y abuso del contrapicado en sus personajes. Todo ello para conferirle a la cinta ese aspecto grotesco, infame y casi surrealista del que también goza la propia historia.

la-favorita-5

La favorita es una cinta de brillantes momentos visuales, de recursos cinematográficos sobrados, de una suntuosa puesta en escena, de una música clásica exquisita, de un diseño de vestuario y espacios sublimes, y de una bella fotografía naturalista. Y sin embargo, tanta belleza huele a putrefacta, a perdición, a vómitos y barro, a turbiedad en el ambiente, y es que lo que contiene esta obra es un sinfín de terribles verdades bañadas por la comedia y por el desapego.

Lo más placentero de observar atentamente La favorita es la contemplación de estas tres mujeres y de sus vaivenes. El goce reside en ver cómo se dominan, como se someten, como luchan con toda su ira, como se relacionan y como se destruyen. El poder que la tríade de actrices despliegan es enrome e inunda cada minuto del metraje de la película, haciéndola grande a cada paso.

Podríamos estar delante de una cinta de intrigas palaciegas, que lo es. Podríamos pensar que se trata de una cinta de conversaciones políticas sobre invadir tal o cual país y las ventajas que de ello repercutirían, que también. Puede parecer que se trata de la historia trágica de un triángulo amoroso, y asentiremos con la cabeza.

La favorita es todo esto y mucho más.

Escribe Ferran Ramírez 


Más información de Yorgos Lanthimos en Encadenados:

El sacrificio de un ciervo sagrado

Langosta

Alps

Entrevista a Yorgos Lanthimos 

la-favorita-4