Acuarela (2)

  19 Diciembre 2018

Fábula sobre el amor y la diferencia

acuarela-1El realizador italiano Silvio Soldini descubrió el potencial de vivir y disfrutar que poseen las personas con discapacidad visual dirigiendo el documental Per altri occhi (2014). Ahora, ha trasladado la experiencia al largometraje que en España se entrena como Acuarela, pero que originalmente llevaba un título mucho más sugerente: Il colore nascosto delle cose (El color escondido de las cosas), una comedia sentimental cuyo peso recae totalmente sobre la protagonista, Emma (Valeria Golino), una mujer seductora, ciega y profesional de la osteopatía.  Como ha sucedido en otras ocasiones, Soldini contó con la ayuda de Doriana Leondeff para la realización del guión.

Emma perdió la vista cuando tenía dieciséis años, pero entre sus recuerdos figuran los colores de las cosas. Es una prestigiosa osteópata en Roma, donde ha luchado desde siempre para tener una vida realizada y plena. Se ha separado recientemente de su marido y en una de las sesiones de «Diálogos en la oscuridad» conoce a Teo (Adriano Giannini), un carismático publicista que se ha pasado toda su vida saltando de cama en cama. La relación entre ambos, pese a pertenecer a mundos distintos, comienza como un reto para terminar convirtiéndose en una necesidad.

No podemos negar que la historia de L’amore con té presenta un interés genuino, y en su parte inicial plasma algunos de sus mejores momentos, cruzando fragmentos dotados de comicidad, con pasajes en donde el dramatismo está fuertemente presente, funcionando acordemente durante sus primera media hora y poco más. Pero tampoco podemos pasar por alto que Silvio Soldini va perdiendo el pulso, y llegando a la mitad del filme la historia por momentos entra en una meseta, presentando momentos carentes de relevancia, y que estiran más de lo debido el metraje.

Quizás una de las fallas sea la falta de desarrollo de algunos personajes, que pese a ser secundarios merecían más profundidad en lo que respecta a sus vidas, o de narrar pasajes de cierto índole romántico entre Teo y Emma, que resultan innecesarios y le hacen perder fuerza a la cinta, en lugar de otros que podrían nutrir en mayor medida todo la coyuntura que atraviesan los protagonistas.

Las actuaciones tanto de Giannini como de Golino están en un punto considerable, siendo de los elementos más firmes. El cineasta italiano presenta particularidades que quizás formen parte de un estilo marcado en el retrato de sus personajes, que hacen que esta producción, como otras anteriores, sea ciertamente llevadera, pero lo que hace perder parte del interés en L’amore con té es quizás no ahondar en las zonas más aconsejables.

Acuarela es un drama romántico, una historia de amor accidentada, una comedia sentimental en la que dos seres solitarios y «tocados» sentimentalmente se encuentran y dan comienzo a una aventura imprevisible, que también podría ser «el amor para toda la vida».

Sin caer en estereotipos, y sobre todo sin caer en la tentación de hacer una película sobre la compasión, el realizador Soldini y la actriz Golino han diseñado con sensibilidad un personaje que ha sufrido pero sabe superarse mediante la ironía y su interés por los demás. Un personaje auténtico que atrapa al espectador en una película que, obviamente, se apoya en los sonidos, los rumores, las palabras…

Escribe Mercedes Arancibia | Artículo publicado en Cine Nueva Tribuna 

acuarela-2