EL BAÑO DEL PAPA (4)

  09 Mayo 2008
elbaodelpapa0.jpg
Título original: El baño del Papa
País, año: Uruguay / Brasil / Francia, 2007
Dirección: César Charlone y Enrique Fernández
Producción: Elena Roux
Guión: César Charlone y Enrique Fernández
Fotografía: César Charlone
Música: Gabriel Casacuberta y Luciano Supervielle
Montaje: Gustavo Giani
Intérpretes:

César Troncoso, Virginia Méndez, Mario Silva, Virginia Ruiz, Nelson Lence

Duración: 97 minutos
Distribuidora:
Estreno: 25 abril 2008

Hacia la esperanza en bicicleta
Escribe Eva Cortés

Para Beto y su familia, como para todos los habitantes de la pequeña aldea de Melo en Uruguay, en la frontera con Brasil, la visita del Papa Juan Pablo II es el inicio del camino hacia una vida mejor.

elbaodelpapa2.jpgA Beto, que es contrabandista y cada día recorre con su bicicleta 60 kilómetros para alimentar a su familia por menos dinero, se le ocurre la idea de montar un urinario privado para uso de los visitantes: El baño del Papa.

Tras esta sencilla idea, anecdótica, Enrique Fernández y César Charlone nos acercan en forma de crítica a temas más controvertidos, como las malas condiciones en las que vive la gente de muchos pueblos de Sudamérica; las peculiaridades de la cultura uruguaya, donde el héroe no tiene por qué ser el que ejerce el poder; las dificultades que tiene una pareja con escasos recursos económicos para salir adelante y cumplir los sueños de su hija y los suyos propios; las relaciones entre amigos, entre vecinos de un sitio pequeño, a veces de ayuda, a veces hipócritas; las manipulaciones de los medios informativos, sus artes para disfrazar la verdad; la esperanza, una vez más lo último que debe perderse ante la adversidad. Y es que cuando uno habla de su tierra, como en este caso hacen ambos, la inspiración para escribir una buena historia sale casi sola.

elbaodelpapa1.jpgY para poner caras a todos estos temas han contado con un excelente combinado de actores profesionales y habitantes de Melo, una apuesta atrevida con buenos resultados. Al frente del elenco, César Troncoso en el papel de Beto. Como uruguayo que es, no le ha costado nada meterse en su piel, interiorizar su cultura, sus sentimientos y esterizarlos de forma verosímil. Tan contenido cuando la ocasión lo requiere.

Aunque para papel contenido, muy logrado, el de Virginia Méndez, que interpreta a la mujer de Beto. Su trabajo se complica ya a priori puesto que es la mediadora, la conciliadora de dos mundos aparentemente tan distantes: el de su marido luchando, no siempre con buenas formas, por sacar adelante a la familia y el de su hija, luchando por salir del pueblo y ser una buena locutora de radio que cambia el mundo.

Virginia Ruiz, es una de los habitantes de la aldea con más participación en la película. Da vida a esta niña de unos catorce años, lo hace a un buen nivel interpretativo para ser su primera película. Cierran la lista de profesionales Nelson Lence, como el aduanero, Hugo Blandamuro como el camarero y Carlos Lissardy como el loco del pueblo. El resto son personas de la calle, incluidos los vecinos de Beto.

elbaodelpapa3.jpgAunando personajes cercanos, con muchos valores y muy bien perfilados, una historia sencilla pero con mucho que decir, con mucho que concienciar y unos temas de actualidad aunque nos remitan a 1988.

Tenemos además un buen guión –a cargo también de los propios directores– merecedor de todos los premios que ha ganado en el Festival de Cine de Gramado (Brasil), en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva y en el de Festival Internacional San Luis Cine (Argentina)... y los que le quedan.

Además, la parte técnica: los planos, los movimientos de cámara, la música de Luciano Supervielle y Gabriel Casacuberta, acompañando cada sentimiento y la bella fotografía del mismo César Charlone, exprimiendo al máximo los detalles, son el acompañamiento perfecto y hacen más grande la obra en su totalidad.

No es de extrañar que la película en su conjunto también haya ganado premios, como las partes son buenas el conjunto no podía ser menos.
Por ver trabajos tan completos como este vale la pena ir al cine. Os animo a todos a verla ya que en principio puede pasar inadvertida y a que con ella –película emotiva aunque no triste, sino esperanzadora– penséis cómo lo hacen los habitantes de Melo: el mundo puede cambiar con la aportación de todos, nunca hay que darse por vencido cuando las cosas no vienen de cara y, hablando ya de cine, todavía tiene mucho que decir, sólo hace falta encontrar una buena y fuerte historia.

elbaodelpapa4.jpg