Dovlatov (2)

  20 Noviembre 2018

La integridad del autor

dovlatov-1Dovlatov es la última película del director Alexey German jr. Este realizador ganó en el 2015 el Oso de Plata por la mejor aportación artística en su anterior film, Under electric clouds. Y anteriormente también el León de Plata por Paper Soldier (2008).

La historia se desarrolla en el Leningrado de los años 70 e intenta acercarse a la parte más humana de los jóvenes escritores Sergei Dovlatov, Joseph Brodsky y otros artistas pertenecientes a ese círculo. En concreto, la cámara sigue atentamente seis días en la vida del joven Dovlatov, quien a pesar de sentirse descorazonado por la sociedad y el régimen en el cual vive, encuentra en su amigo y poeta Joseph apoyo para mantener su integridad como autor.

Dovlatov posee planos y secuencias ensoñadoras, en donde los personajes entran y salen a medida que sus caminos se entrecruzan con el del protagonista. La puesta en escena y la planificación de cámara es original, pues a través de esos preciosos planos-secuencia podemos acercarnos más a la atmósfera y al sentir de los personajes de esos años. Es sin duda la parte más interesante y llamativa de la película y la que le garantiza casi siempre algún premio en los festivales. Under electric clouds, la película anterior del director, rebosaba de este tipo de planificación.   

Al mismo tiempo, y aunque parezca contradictorio, Dovlatov es un film que me resulta opaco. No hay mucho que me acerque a esos personajes, tampoco a sus actitudes en la vida. A Dovlatov se le muestra tan incomprendido en aquellos años, como inaccesible. Es decir, la historia mantiene una cierta mirada retrospectiva nada inocente que marca un juicio a veces despreciativo a aquellos que «renunciaron a su integridad» en aquellos días para sobrevivir como autores o simple trabajadores (1).

Alexey German jr. nos muestra que Dovlatov será uno de los pocos que a pesar de sus grandes dudas, mantendrá su integridad artística y no escribirá para la complacencia del estado. Entre las idas y venidas del joven escritor se dan conversaciones sobre los grandes literatos rusos vistos desde la clase trabajadora y reflexiones sobre la fidelidad a la obra autoral.

German escribe sobre su propio film que «Dovlatov es uno de los símbolos más incondicionales del último cuarto del siglo veinte. Es un superstar de la literatura rusa. Era brillante, sutil e increíblemente talentoso. Es una vergüenza que ya no produzcamos a tales hombres. La película muestra una era increíblemente interesante, viva y rica en Leningrado, a comienzos de los años setenta. (…) Nuestros personajes son todavía jóvenes, de unos treinta años y llenos de energía. Incluso, aunque les veamos primero agotados y sin afeitar, ellos todavía están llenos de esperanza. Para nosotros fue crucial combinar historia y la vida privada; mostrar a artistas talentosos que a causa del clima político, no podían hacer lo que querían hacer, intentando aun así, ser y creer en ellos mismos. (...) Estábamos muy interesados en mostrar a Dovlatov como una persona viva y no como un maniquí. Nuestra película está impregnada de su prosa y palabras» (2).

El cine no es el mejor medio para querer mostrar “prosa” o “palabras” a no ser que se realice cinematográficamente. Alexey German jr. lo intenta a lo largo de las dos horas que dura la película. El espectador juzgará si el realizador tuvo éxito en su empeño.

Escribe Laura Bondía


Notas 

 (1) y (2) Declaraciones tomadas del dossier de prensa del festival de Berlín de 2018.

dovlatov-2