La aparición (1)

  04 Octubre 2018

De visiones y creencias

la-aparicion-1Xavier Giannoli vuelve a la carga cinematográfica, esta vez con una contenida —aunque un tanto inverosímil en algunos de sus pasajes— cinta a modo de thriller religioso. Cierto es que el prestigioso realizador francés usa la calma y la observación para retratar un caso inspirado en la historia real de Santa Bernardita de Lourdes, una niña que, a la edad de 14 años, afirmó haber visto a la Virgen María a fines de la década de 1850.

A partir de esta anécdota verdadera, Giannoli escribe una historia que mezcla el análisis sociológico con las formas del thriller relajado que investiga y dilucida si un caso de visión mística puede ser considerado como cierto o bien como una auténtica patraña orquestada por algunos. 

Un reportero de un rotativo francés, Jacques, está lidiando con la pérdida de un compañero suyo de profesión y con una dolencia severa en uno de sus oídos, por lo que no se encuentra atravesando un buen momento. Un día recibirá una misteriosa llamada desde el Vaticano para investigar el caso de una joven, de nombre Anna, que ha cumplido ya la mayoría de edad y que afirma haber tenido una aparición de la Virgen en una pequeña ciudad del sureste de Francia.

El lugar ya se ha convertido en lugar de peregrinación inmediata pues la resonancia del fenómeno ha llegado más lejos de lo que nadie pensaba en un principio. La joven visionaria es adorada por las multitudes como una santa capaz de comunicarse con lo Supremo, hecho por el que se organiza todo un negocio alrededor de su persona.

Jacques, aunque reticente de los fenómenos religiosos y de la fe mística en sí misma, aceptará el caso como válvula de escape a su propia situación personal y se embarcará, junto con un equipo de especialistas, en un largo proceso para determinar si la chica está diciendo la verdad sobre la visión que tuvo. O si por el contrario, es una muchacha que se ha inventado una aparición canónica y está viviendo de la fama y de la voluntad ferviente de la gente que la venera.

El proceso Anna

Lo que hace mínimamente interesante a La aparición es que como espectadores asistimos a todo el proceso que en teoría se debería llevar a cabo para validar o refutar la supuesta visión mariana de la joven muchacha. Como espectadores, asistimos, pues, atónitos a tan largo proceso de desgranación, de caza de la mentira, de encontrar algo nimio que pueda desdecir las palabras de la joven.

Se entrevista al entorno de la supuesta elegida, se investiga su pasado, se la somete múltiples pruebas físicas y psíquicas… todo para encontrar un indicio de posible mentira, fraude o simple locura transitoria. Es en este proceso, que diríamos ocupa la primera mitad del filme, donde éste gana enteros al casi ser tratado con forma de riguroso documentalismo.

Sin embargo, en la segunda mitad de un generoso metraje —unas dos horas y cuarto—,  su argumento se vuelve más enrevesado como para querer hacer un retruécano de los datos hasta el momento planteados y empiezan a aparecer nuevos nombres, personajes e incógnitas que hacen que estemos finalmente delante de un puzle forzado, armado con complicaciones y artificiosidad.

Y entre todo este magma de investigaciones, creencias y dudas, tenemos dos rostros que inundan la pantalla y que ayudan a que la obra de Giannoli se sostenga casi por sí misma. Vincent Lindon está excelente, como siempre, y una mirada suya hace que no precise ni de diálogo explicativo, aunque aquí la sorpresa más valiosa es la presencia de Galatéa Bellugi como la adolescente que ha presenciado la aparición de la Virgen.

Entre ambos, actor maduro y joven actriz, consiguen elevar el tono de toda la película, consiguiendo no sólo que no aburra sino que se mantenga y consiga ser absorbente y entretenida aunque no esté diseñada como para lograr tal cima.

La aparición más bien es una cinta bien rodada, bien pensada, aunque escrita a modo de thriller religioso que en busca de la sorpresa y del final inesperado trastoca la seriedad de la que ha hecho gala durante buena parte de su recorrido.

Escribe Ferran Ramírez


Más información:
Madame Marguerite

la-aparicion-2