Basada en hechos reales (2)

  17 Junio 2018

A vueltas con el thriller psicológico

basada-en-hechos-reales-1El paso de los años no sienta bien a algunos directores, uno de los ejemplos actuales puede ser Roman Polanski que llega a las carteleras españolas con su último trabajo Basada en hechos reales, una película que puede ser la extensión de la misma base argumental, con matices, pero la misma base.

Hacer una crítica sobre la filmografía de un gran director conlleva un nivel de exigencia superior al exigido a directores menores. Es evidente que una mala película de PolanskI es mucho mejor que otras películas de directores mediocres. Pero la crítica, bajo mi punto de vista, tiene que medir los límites de capacidad que un director atesora. 

Actualmente ocurre esto con otros dos grandes directores, Woody Allen y también con Clint Eastwood. Con este último los niveles ya están por los suelos si comparamos la calidad de sus películas actuales con otras de su filmografía que son obras maestras del cine. Y con el primero vemos siempre la misma película en relación cuatro o cinco temas capitales que el director tiene en su ideario fílmico. Insisto, siguen siendo directores con unos mínimos que incluso pueden sostener la calidad del cine actual pero pueden sostener su máximo nivel, aunque este propósito siempre es muy difícil de mantener.

Basada en hechos reales es una película menor de Polanski, ya que no aporta nada nuevo a su obra y tampoco a la sociedad en la vivimos. Tampoco es una película atemporal por lo tanto es la extensión de un guión habitual en el director con distintitas ramificaciones que pueden etiquetarse como thriller psicológico.

La película narra la historia de Delphine (Emmanuelle Seigner), una escritora bajo presión después del éxito de su última novela. Delphine es incapaz de ponerse a escribir de nuevo, está bloqueada, el éxito relativo al que te somete el gran público la invade. Entonces aparece el otro personaje importante de la película, Elle (Eva Green), una joven guapa y encantadora, inteligente e intuitiva con una mirada profunda y extraña. Elle intenta ser comprensiva con Delphine para ganar empatía a través de una relación de amistad.

La película se centra en todo momento en la relación de Delphine con Elle, relación que funciona bien en algunos compases y mal en otros. Por ejemplo, el primer encuentro entre ambas es impostado, más propio de un personaje de ficción que permite al espectador jugar con la dualidad de cine y literatura. En principio la película, según las primeras escenas, anda por este camino de simbiosis entre las distintas artes, pero a medida que avanza el filme no convence ya que la relación es más real y esa dualidad que permite contar lo que después se plasmará en un libro no acaba de funcionar.

La base del guión de Olivier Assayas —con la ayuda del propio Roman Polanski, basado en la novela de Delphine De Vigan, que curiosamente se llama igual que el personaje principal— no es errónea, contiene varios elementos que podrían haberse explotado mejor. Por ejemplo, la relación psicología entre ambos personajes queda descafeinada cuando el director muestra al personaje literario de forma evidente, no son elementos incompatibles pero en esta película, tal y como se ha realizado, no funciona bien, no se ha encontrado el equilibrio necesario.

basada-en-hechos-reales-3

Otro elemento que no funciona es la secuela que deja el éxito real o el éxito espiritual de un escritor bloqueado por el miedo, cuestionando su talento con la figura presente del negro que escribe libros para otro, en la película se utiliza como elemento casi de relleno.

Y por último la utilización del genero, un thriller no puede contenerse tanto aunque más que un thriller es un amago de thriller ya que se advierte pero no se consuma la muerte directa. SÍ que funcionan los cambios de roles psicológicos en relación a los intereses de los personajes, cuando estos buscan sus objetivos: Elle quiere vampirizarse mientras que Delphine desarrolla su personaje novelesco. 

La película tiene otros aspectos positivos, como la interpretación de Emmanuelle Seigner, actual esposa de Roman Polanski, y principalmente la interpretación de Eva Green, sobre todo las miradas que se acercan al cine de terror. Elle es un personaje con altibajos pero se salva con esas miradas y también con la elegancia que muestra Eva Green, sin embargo es poco creíble cuando entra en fase agresiva, es decir, que el cine, en teoría, de terror tampoco funciona.

Es difícil no citar algunas películas que se parecen a Basada en hechos reales. Encontramos similitudes principalmente en la filmografía de su director, como El quimérico inquilino, Repulsión, La semilla del diablo, La muerte y la doncella e incluso su anterior filme, La venus de las pieles, todas con la misma base argumental. También recuerda a El sirviente (The servant) de Joseph Losey o Eva al desnudo de Mankiewicz.

El estado creativo de Roman Polanski, aunque parezca una quimera, se asemeja al guión de la película cuando este narra el bloqueo de la escritora, un elemento menor en la película, pero que tiene una comparación posible con el exceso o la obstinación de Polanski en hacer casi siempre la misma película. ¿Es un bloqueo del maestro? ¿Es el fin de su ingenio? ¿O es algo pasajero? El tiempo lo dirá.

Escribe Marcos Sáez

basada-en-hechos-reales-2