Lesa humanitat (3)

  23 Diciembre 2017

Una mirada crítica a la falta de memoria histórica en nuestro país

lesa humanidad-1El catalán Hector Fáver, viejo conocido del formato documental aunque no muy prolífico en este ámbito, nos ofrece ahora su reflexión sobre los acontecimientos políticos y sociales que marcaron el pasado siglo XX y cómo éstos condicionaron el futuro incluso hasta nuestros días.

Un relato lleno de contexto que arranca con la dictadura militar de Hitler y que, mezclada con la de Franco, Mussolini y con el gobierno de Perón en Argentina, nos da una idea de cómo funcionaba entonces la connivencia entre gobiernos para tapar las atrocidades cometidas por unos y otros. Menuda caterva.

El centro del relato, la transición española, queda retratada como una secuela del franquismo, un arreglo más que permitía mantener limpios los nombres de quienes habían sido responsables de miles de muertos en el pasado, una injusticia mayúscula para con las familias de todos aquellos muertos, que deben contemplar los miles de homenajes urbanos que el país rinde a todos aquellos asesinos. Estatuas, edificios, nombres de calles.

Y de nuevo en esta época, contexto. Y de nuevo, Argentina. Esta vez la dictadura militar de Videla, a mediados de los años 70, el último ejemplo que nos muestra el documental de cómo un gobierno militar, en su ceguera persecutoria de todo rastro comunista, es capaz de volverse hacia su propio pueblo y librar una guerra sucia, clandestina, donde desapariciones, secuestros, torturas y ejecuciones sumarias eran el pan nuestro de cada día. El mismo terrorismo de Estado que se ejecutaba en Auschwitz en los años 40.

El cine como herramienta social

El cine nació como documental. La salida de los trabajadores de los hermanos Lumière era exactamente eso. Pero en los últimos ciento veinte años, el género se ha sofisticado un poco, se ha pasado de querer plasmar la realidad a querer cambiarla, influir en ella, y para ello se han encontrado nuevas formas de reforzar el mensaje, de hacerlo más real e inmediato, a veces demasiado, a veces a costa de la verosimilitud.

La cinta de Fáver no trae nada nuevo en cuanto a forma: es una película minimalista, narrada en catalán por el actor Eduard Fernández, nostálgica, a veces furiosa, muy bien documentada y con un mensaje claro a la audiencia respecto a los políticos que tenemos ahora y su espíritu continuista: de aquellos polvos, estos lodos.

El resto de países, con Argentina como la otra cara de nuestra misma moneda, han expresado, de manera más o menos contundente, su vergüenza por los crímenes pasados, su contrición. España, el segundo país con más fosas comunes, sólo superado por Camboya, no ha logrado aún consenso en sus cámaras para sacar adelante una ley de la memoria histórica que permita rendir el tributo debido a todas las víctimas del franquismo y retirárselo a todos sus ejecutores.

Para ello, Fáver cuenta con los testimonios de Emilio Silva, promotor de la Ley para la Memoria Histórica; Chato Galante, torturado durante el franquismo, o el juez Baltasar Garzón, entre otros. También un gran archivo audiovisual, con entrevistas en francés a un recién coronado rey Juan Carlos que se deshacía en alabanzas sobre el dictador español.

Es una película de esas necesarias por su mensaje pero que está lejos de un buen Salvados. Los hechos expuestos son gravísimos, el abuso de poder, endémico, pero como obra audiovisual, nada nuevo bajo el sol, salvo un correcto uso del sonido, tanto la música como los silencios enfáticos.

Lo que sí tiene esta película es, casualidades de la vida, un buen timing: se estrena en plena campaña electoral catalana, cuenta con el testimonio de Joan Tardá y con sonrojantes declaraciones públicas tanto de Rajoy como de Pablo Casado, todos ellos actores principales en todo el procés. Es evidente la intención política de la cinta, por muchas verdades que se digan en ella, y para el espectador medio, que vive el asunto catalán con un cierto distanciamiento, existe hace tiempo una sensación de saturación.

Es una cosa muy importante, la Ley de Memoria Histórica, no tenerla impide que las heridas se cierren; pero utilizar este mensaje y darle un color político desmerece el objetivo final del documental. Los peligros del sesgo.

Escribe Rubén Tellería


Más información sobre Lesa Humanitat:
http://www.imdb.com/title/tt7682468/?ref_=nv_sr_1

lesa humanidad-2