Personal Shopper (3)

  07 Junio 2017

Invasión de neofantasmas

personal-shopper-1Como decía Thomas Mann “combate mejor y con más ahínco quien más arriesga”, y eso es lo que hace el director francés Oliver Assayas en su última película.

Personal Shopper es una película que lanza distintos mensajes escondidos entre las líneas en un guión donde nada es lo que parece. Aunque se dan pistas durante el filme, hasta el final no se desvela la verdadera intención de Assayas en este drama fantástico con destellos de cine de terror e incluso thriller.

Maureen, personaje protagonizado por la emergente Kristen Stewart, es una chica norteamericana que reside en París. La joven trabaja como asistente personal de una mujer rica y poderosa, que se viste en las mejores tiendas de la capital francesa. Pero Maureen convive con fantasmas. Sus poderes psíquicos son una extraña cualidad que compartió con su hermano gemelo antes de que este falleciese.  

El interior de Maureen sufre contradicciones que desembocan en una inadaptación social, no es feliz desarrollando el trabajo de personal shopper pero se gana la vida con ello. Assayas desarrolla el argumento partiendo de esta base. Maureen no es feliz porque una parte de ella lucha contra lo establecido, se desestabiliza interiormente e intenta evadirse recurriendo a la tecnología vía Smartphone, evidenciando una pérdida de identidad social física, ahí aparecen los fantasmas luchando entre sí, desvirtuando la realidad y el misterio de nuestra existencia.

La invocación de espíritus en Personal Shopper se fundamenta en el intelecto, utilizando referentes de otra época. Maureen es una médium como también lo era su hermano Lewis, ésta accede a través de videos en Youtube a la pintura protoabstracta de la teosófica Hilma af Klint, artista sueca que practicaba la pintura mientras hacía sesiones de espiritismo y ocultismo con otras amigas (Las cinco) que también escribían bajo está influencia. También está presente el ocultismo que practicaba Víctor Hugo cuando hacia sesiones de espiritismo en Jersey.

Assayas se acerca en algunos momentos a la forma de narrar que tenía Hitchcock. A golpe de Macguffin, con el correspondiente suspense. También se aprecian pequeñas influencias de La semilla del diablo de Polanski y de Suspense (The Innocents) de Jack Clayton. El espectador viaja en un tren con destino al cine de terror, pero llegando al final el tren es desviado a otro destino camino de un drama existencial.

El acercamiento de Assayas al cine de terror en Personal Shopper obedece a la búsqueda de un lenguaje apropiado, una forma de expresión que permite enlazar argumento con estructura narrativa, es decir, que utiliza los elementos de terror cuando aparecen los espíritus para hacer paralelismos entre los fantasmas de antaño y los fantasmas actuales que se forman en nuestra mente con anomalías existenciales.

La parte negativa del filme radica en la escena del hotel, cuando Maureen se reúne con la persona o fantasma anónimo. Es una escena confusa y excesiva para el espectador, que sobrepasa la valentía del director en su propuesta aunque no enturbia todos los aspectos positivos que atesora en su planteamiento inicial.  

personal-shopper-3

Personal Shopper es una película donde se encuentran más aspectos positivos que negativos. Uno de estos aspectos positivos es la brillante interpretación de Kristen Stewart, la personalidad de la actriz encaja perfectamente en el ADN de Maureen. Se aprecia un talento innato en su forma de actuar que recuerda a las estrellas de la época dorada Hollywood interpretando personajes con personalidades cercanas a su vida real.   

Y otro aspecto positivo, el fundamental, es la estructura del filme, donde se mezclan géneros muy dispares para poner de manifiesto la complejidad de nuestro mundo interior, una aventura de riesgo que sólo directores inteligentes como Assayas pueden llevar a cabo.

Aunque se mantienen algunos elementos dramáticos de otras películas de su filmografía, es digno de elogio cómo Olivier Assayas es capaz de cambiar el lenguaje en Personal Shopper, la forma de contar la historia con respecto a otras películas —como por ejemplo Viaje a Sils Maria o Final de agosto y principios de septiembre—.

Personal Shopper puede ser una de esas películas que hoy pasan desapercibidas, pero pasado un tiempo podría convertirse en una película de culto que ha dado un paso hacia delante con una reflexión sobre nuestros neofantastamas.

Escribe Marcos Sáez

personal-shopper-2