La chica desconocida (2)

  24 Marzo 2017

Detective aficionado

la-chica-desconocida-1Vuelven los directores belgas Luc y Jean-Pierre Dardenne con La chica desconocida, otra apuesta por el cine social muy presente en su filmografía, que siempre ha tenido una gran recompensa en el Festival de Cannes, la catedral del cine social.

La chica desconocida, inferior a otras películas de los hermanos Dardenne —como El niño de la bicicleta, Rosetta o El niño—, reflexiona sobre la actitud de las personas y del sistema ante las injusticias sociales, adornada en su estructura narrativa de elementos de thriller presente durante gran parte de la película.

Una noche, la doctora Jenny (Adéle Haenel) recibe una llamada en su consulta después del cierre y decide no atender dicha llamada. Más tarde aparece un cadáver cerca de la consulta y es informada al día siguiente por la policía.

En esta ocasión los hermanos Dardenne se acercan al thriller utilizando dicho género como macguffin, para adentrarse en la parte final de la película en el terreno que dominan, el drama social, donde se mueven como pez en el agua.

Con influencias de las novelas de Agatha Christie y del cine de Hitchcock, los hermanos Dardenne, construyen el personaje de la doctora Jenny desde un sentimiento de culpa por la muerte de la chica desconocida. Este sentimiento de culpa es motivo de búsqueda de la verdad, descubrir al verdadero asesino, convirtiendo al personaje en detective aficionado.

En la parte final, la película, lanza dos críticas. Una al sistema, utilizando el macguffin como trama encubierta donde vemos a la doctora Jenny haciendo el trabajo que en teoría deben de hacer los policías belgas; y la otra va dirigida a la moral de las personas, todos somos culpables si no denunciamos las injusticias y miramos hacia otro lado cuando vemos delante de nuestras narices cómo se trafica con seres humanos.

Lo mejor de la película es la estructura narrativa, utilizado una trama de investigación para descubrir al asesino, intentando desviar la atención del espectador, mientras éste sigue la trama, la película sorprende con un final distinto a los hechos previos. No hay fisuras en el guión con respecto a la estructura del mismo, todo está en tiempo y forma excepto la definición del personaje de la doctora Jenny.

Lo negativo de La chica desconocida, en mi modesta opinión, es convertir el personaje de la doctora en detective aficionada. Pierde credibilidad la historia, la trama de investigación no puede llevarla a cabo la doctora, es exagerado que las investigaciones las pueda ejercer de repente una doctora por sentirse culpable.

El whodunit —técnica de novela policiaca— que utilizan los hermanos Dardenne, transita por el camino del detective aficionado y no por el camino del detective profesional. En las novelas suele ser un detective aficionado o profesional erudito y a su vez excéntrico. Solo se cumple en este caso la parte de detective aficionado.

Es evidente que el guión parte de un sentimiento de culpa que es vital para el mensaje social que quieren lanzar Jean-Pierre y Luc Dardenne, y también es evidente que la policía tenía que estar en segundo plano para lanzar el mensaje crítico al sistema, pero aun así, la elección del personaje encargado de buscar la verdad debería haber sido otro.

Independientemente de las opiniones de cada uno para valorar La chica desconocida, lo que no se puede esconder es el empeño de los hermanos Dardenne en buscar ideas de guión donde se exponen dramas sociales que en la actualidad son motivo de denuncia.

Informa Marcos Sáez

la-chica-desconocida-2