LOVE SICK (2)

  13 Abril 2008
lovesick0.jpg
Título original: Legaturi bolnavicioase
País, año: Rumanía - Francia, 2006
Dirección: Tudor Giurgiu
Producción: Oana Bujgoi
Guión: Razvan Radulescu y Cecilia Stefanescu
Fotografía: Alexandru Sterian
Música: Vlaicu Golcea
Montaje: Alexandru Radu
Intérpretes:

Maria Popistasu,  Ioana Barbu,  Tudor Chirila,  Catalina Murgea,  Mircea Diaconu

Duración: 86 minutos
Distribuidora: Baditri
Estreno: 28 marzo 2008

Rumanía se moderniza
Escribe Marcial Moreno

De repente el cine rumano se ha convertido en la estrella de las carteleras, al menos en lo que se refiere a los gustos de los cinéfilos que se tienen por tales. Y lo repentino del auge queda patente si se tiene en cuenta que en el año 2000 la industria cinematográfica rumana no produjo ninguna película. De hecho, resultaría difícil encontrar un país europeo del cual un conocedor pudiera recordar menos películas (¿Albania, quizás?). Y todo eso es más llamativo aún si se tiene en cuenta que dentro de Rumanía su cine pasa casi tan desapercibido como hasta ahora lo ha estado fuera. Parece ser que allí lo que de verdad interesa es el cine americano, como en todos los sitios.

lovesick1.jpgEl punto de inflexión, que ya se anunciaba tímidamente con películas como 12:08 Bucarest, ha sido la extraordinaria 4 meses, 3 semanas, 2 días, que sorprendió a todo el mundo con la conquista de la Palma de oro de Cannes en 2007. Además, ese premio se ha correspondido con el éxito de público, propiciando algo tan inusual como que una película de esa nacionalidad se mantenga varios meses en la cartelera. Y como casi siempre ocurre con estos casos, la gente comienza a interesarse por la producción rumana y ello propicia que comiencen a llegarnos otros productos de su escuálida filmografía.

Uno de esos productos es Love sick, historia ambientada en la actualidad, donde se ve despuntar un cierto desarrollo económico y se manifiesta una laxitud moral alejada del encorsetamiento que mostraba la película ganadora en Cannes. Su línea de fuerza es el contraste entre la Rumanía rural y la urbana, mostrada tanto en los paisajes, como en los personajes o en las actitudes que estos mantienen.

lovesick2.jpgEl planteamiento es un tanto esquemático, y los resultados adolecen de ese mismo esquematismo. Los actores están escogidos con la idea de que no permitan albergar dudas sobre el papel que tienen asignado. Alex, la chica que proviene del campo, es la imagen viva de un campo de trigo; mientras que Cristina, su novia de la ciudad, ofrece el esteriotipo de la sofisticación, acentuada con su vestuario (el tanga, los vestidos con escotes de vértigo...) o lo abolorios de sus manos. El resto de personajes siguen manteniendo esta norma en cuanto a su caracterización, si bien su menor relevancia en la historia hace que resultan menos reiterativos.

Desde estas bases, el problema fundamental aparece cuando comprobamos que la película no trasciende el planteamiento inicial. Fijado el terreno de juego, la historia se estanca hasta una resolución final que bien pudiera haber sido completamente diferente. La credibilidad de lo que ocurre es escasa, y el interés por la historia que se nos presenta, muy vago.

lovesick3.jpgPor otra parte, falta emoción en la relación sentimental entre los personajes, y ello a pesar de una planificación que pretende atrapar ese sentimiento a partir de primerísimos planos y cámara inquieta, pero queda demostrado que tal modo de proceder no sirve si lo que se muestra no posee ya en sí mismo la densidad buscada. Este modo de narrar podría, si acaso, conducir a la creación de cierto ambiente opresivo (contrastado después con los planos abiertos de las escenas campestres), pero apenas existe correlación entre ese posible efecto y el discurrir del relato, por lo que en gran medida resulta desactivado.

Se trata, en resumen, de una película fallida, cargada de buenas intenciones, pero que no acaban de plasmarse en el resultado final. En su haber podríamos citar lo atractivos que resultan algunos personajes secundarios, en especial los padres de los protagonistas, pero poco más. Incluso la escena de la comida familiar, tan impresionante en 4 meses, 3 semanas, 2 días, no acaba de estar a la altura de su escritura, resultando un tanto desaprovechada a pesar de la gran cantidad de información que ofrece.

lovesick4.jpg