COMETAS EN EL CIELO (2)

  16 Marzo 2008
 cometasenelcielo0.jpg
Título original: The kite runner
País, año: Estados Unidos, 2007
Dirección: Marc Forster
Intérpretes: Khalid Abdalla, Homayoun Ershadi, Zekiria Ebrahimi, Ahmad Khan Mahmoodzada, Shaun Toub, Nabi Tanhua, Ali Danesh Bakhtyari
Guión: David Benioff; basado en la novela "Cometas en el cielo" de Khaled Hosseini
Producción: William Horberg, Walter Parkes, Rebecca Yeldham y Bennett Walsh
Fotografía: Roberto Schaefer
Música: Alberto Iglesias
Montaje: Matt Chessé
Duración: 122 minutos
Vestuario: Frank Fleming
Estreno: 7 Marzo 2008

El camino hacia la conciencia perdida
Escribe Eva Cortés

La banda sonora nominada al Oscar de Alberto Iglesias, la fotografía de Roberto Schaefer y el trabajo de los actores, son los puntos buenos de la adaptación que nos presenta Marc Foster del best-seller literario de Khaled Hosseini, Cometas en el cielo: una adaptación a la que le falta bastante para alcanzar la brillantez del libro.

cometasenelcielo1.jpgCuando nos encontramos frente a una adaptación resulta muy difícil hacer borrón y cuenta nueva y disfrutar del filme como si no supiéramos nada a priori, sin prejuicios. Y todavía más cuando el libro nos gusta y se tienen puestas muchas expectativas en la película. No hace mucho que lo leí, menos de un año, me emocionó. Por eso tras ver la película me quedé un poco decepcionada. Vayamos por partes.

A nivel argumental, hay un exagerado interés por seguir la novela. Amir Jan (de niño Zekeria Ebrahimi, y Khalid Abadía de adulto) exiliado a California tras la invasión rusa de Afganistán,  recibe una llamada de un amigo de su padre, Rashid, que le hará volver apresuradamente a Kabul para saldar cuentas con Hassan, su amigo fiel que servía en su casa cuando era pequeño y cuya amistad se enfrío tras el amargo suceso del día del concurso de cometas, en el que ambos habían puesto todas sus ilusiones.

Para contarnos esto el guión de David Benioff sigue a pies juntillas el libro, marcando tres claras etapas. La infancia, a la que se retrocede tras la conversación telefónica; después la vida en América, contada ya de forma lineal en una pocas pinceladas; para llegar de nuevo al momento de la llamada y su regreso a Kabul, que sería la tercera.

cometasenelcielo2.jpgLa segunda etapa es innecesaria. No aporta nada a la historia en su conjunto. En la novela está justificado que sea mucho más detallada porque sí da información importante para la compresión del relato en su conjunto: el seguimiento de la relación de admiración de Amir por su padre, su remordimiento por lo sucedido en el pasado con su amigo Hassan y la lucha de ambos, padre e hijo, por sobrevivir a las dificultades, no sólo económicas, por las que pasa todo emigrante en sus comienzos.

Sin embargo la película, con su afán por la fiel adaptación, se pierde en el enfoque. Quiere contar esa parte, pero no se profundiza lo suficiente como para apreciar todas esas informaciones antes citadas. Un ejemplo de esto es que sólo se recuerda a Hassan en una ocasión, durante la celebración de la graduación de Amir, cuando el padre dice “ojalá Hassan estuviera aquí”. Por tanto no se ven tan claros los celos hacía él ni tampoco su remordimiento, sólo se intuye porque es el sentimiento moralmente correcto tras lo que aconteció en el pasado. Pero no es sólo eso. Tras la etapa de la infancia, el personaje de Hassan, tan importante en la novela, pasa a la desaparición absoluta con una simple síntesis de su vida a través del relato de Rashid. Si se pretendía seguir la novela al dedillo y para ello creyeron necesaria incluir la segunda parte, se podrían a ver resuelto estas cadencias con recuerdos a Hassan desde América, sueños con la infancia y mostrando la vida adulta de éste en paralelo, en algún momento determinado.

Los personajes, bien caracterizados e interpretados, pero mal perfilados. En cuanto les vi en la pantalla ambos niños me encantaron, tanto Amir (Zekeria Ebrahimi) como Hassan (Ahmad Khan Mahmidzada). Eran tal y como los había imaginado cuando leí el libro, el padre también; sin embargo mis ilusiones decayeron conforme avanzaba el filme.

cometasenelcielo3.jpgTengo que admitir que Amir como protagonista está mucho mejor perfilado, desde el principio conocemos su carácter, sus inquietudes e ilusiones. Por el contrario, Hassan queda como su amigo y fiel sirviente, sin indagar más en sus motivaciones, aún a pesar de que sería interesante. Lo mismo tengo que decir del padre de Amir (Homayon Ershadi), la mejor interpretación, aunque su papel se nos da a conocer a toda prisa, sin apenas tiempo para asimilar. Nada tengo que decir de Soraya, la mujer de Amir (Atossa Leoni), ni de Rashi, puesto que quedan prácticamente como meros bultos andantes.

La concienciación política, inexistente. Es cierto que Cometas en el cielo no es una película histórica y que son ya muchas las que tratan la guerra de Afganistán, quizá por eso, su director se valga tan sólo de llamadas efectivas para reconstruir el ambiente del país, los problemas y la tensión política que aparecen básicamente en la tercera parte de la película. La lapidación, por ejemplo, a una pareja por adulterio en un campo de fútbol es casi la única huella de la ideología talibán. Por eso, aunque Khaled Hosseini sí se preocupa bastante por la concienciación política, Marc Foster y su equipo no se han preocupado por encontrar el equilibrio ideal entre la biografía intimista y la descripción de un inestable marco político.

A pesar de todos estos puntos, menos buenos, y siendo realistas, con lo que se quedará la gran parte de los espectadores será con la enternecedora historia de amistad entre los dos niños y con la relevancia que se da a la lucha personal por recuperar la tranquilidad de conciencia que muchas veces el miedo a actuar nos hace perder. No pasarán por alto tampoco las tres genialidades que apunté al principio: fotografía, banda sonora y dirección de actores.

Sin llegar a extremos victimistas, el mensaje de esta historia de amistad, diferencias sociales, guerras y cometas, calará en sus memorias.