27 VESTIDOS (1)

  07 Marzo 2008
 27vestidos0.jpg
Título original: 27 Dresses
País, año: Estados Unidos, 2008
Dirección: Anne Fletcher
Intérpretes: Katherine Heigl,  James Marsden,  Malin Akerman,  Edward Burns,  Melora Hardin
Guión: Aline Brosh McKenna
Producción: 20th Century Fox
Fotografía: Peter James
Música: Randy Edelman
Montaje: Priscilla Nedd-Friendly
Duración: 107 minutos
Distribuidora: Hispano Foxfilm
Estreno: 29/2/2008

La perfecta cenicienta
Escribe Eva Cortés

Todo un cúmulo de tópicos de la comedia romántica (frustración, engaño, celos y reconciliación) se dan cita en 27 vestidos, el último largometraje de Anne Fletcher. Con un telón de fondo bastante habitual en lo que viene siendo el panorama de la comedia actual, una boda y usando como reclamo a Katherine Heig, la actriz televisiva aplaudida por su papel en Antomía de Grey, el resultado 27vestidos1.jpges hora y media entretenida, pero sin una pizca de originalidad.

Jane (Katherine Heig), treintañera con una vida sin emoción y con sentimientos frustrados provocados por el amor no correspondido hacia su jefe (Edward Burns), aficionada a organizar bodas y con una hermana perfecta Tess (Malin Akerman), conoce por accidente a escritor misterioso, cínico y guapo, Kevin (James Marsden, una noche que asiste a dos bodas al mimo tiempo. Tras este planteamiento toda una historia predecible, bañada, eso sí de diálogos chispeantes y situaciones tan cerca del absurdo que resultan cómicas. Para los amantes de los detalles, añadir que se ven los 27 vestidos, uno por uno.

27vestidos2.jpgAún con este argumento como carta de presentación y una boda como hilo argumental, resulta soportable gracias al buen hacer de su guionista Aline Brosh McKenna, quien también lo fue en su momento de la mordaz y genial película El diablo viste de Prada. Aunque ésta no le llega a la suela de los talones, sí que por momentos, en algunos diálogos (como ya he dicho) y en escenas como la del taxi (en la que Jane se tiene que cambiar a toda prisa para poder asistir a dos bodas), se vislumbran destellos de lo que en su día supuso aquella película.

Poco más queda por destacar en lo que a puntos buenos de 27 vestidos se refiere. Katherine hace bien su papel porque es un rol, todo sea dicho, que le viene como anillo al dedo. Del resto no se puede decir lo mismo. Malin Akerman, acostumbrada ya a su papel de chica guapa por Matrimonio compulsivo, queda totalmente forzada, al igual que Edward Burns... también aficionado a las bodas, tras dirigir Los amigos del novio que él mismo protagonizó. Un poco más creíble Judy Gree en su papel como amiga de la protagonista. Quizá el personaje más simpático, aunque no menos estereotipado de amiga del alma, alocada, adicta al alcohol y a los hombres. En cuanto a nuestro Cíclope Marsden, aprueba justito su papel como hada madrina encargada de transformar a la amargada cenicienta en toda una princesa protagonista de su vida.

27vestidos3.jpgEn resumen: con un guión poco original, lleno de clichés de la comedia, un argumento que gira en torno a una boda y unos actores poco creíbles, unido a que ni siquiera el paso del tiempo está logrado, puesto que no queda claro si pasa una semana o unos años, el resultado es un filme más para añadir a la lista de los que “no están mal” gracias únicamente a algunos diálogos y escenas divertidas y a la que muchos llaman sucesora de Julia Roberts en la comedia romántica, aunque yo, permitidme lo diga, tengo mis serias dudas al respecto.