AHORA O NUNCA (2)

  26 Febrero 2008
 ahoronunca0.jpg
Título original: The bucket list
País, año: Estados Unidos, 2007
Dirección: Rob Reiner
Intérpretes: Jack Nicholson, Morgan Freeman, Sean Hayes, Rob Morrow, Beverly Todd
Guión: Justin Zackham
Producción: Warner Bros. Pictures, Zadan/Meron, Reiner/Greisman Productions
Fotografía: John Schwartzman
Música Marc Shaiman
Montaje: Robert Leighton
Duración: 97 minutos

El dinero sí da la felicidad
Escribe Eva Cortés

Edward Cole (Jack Nicholson) y Carter Chambers (Morgan Freeman) están a punto de cruzar la línea que separa la vida y la muerte, ambos padecen un cáncer terminal. Después de una vida con prioridades diferentes, coinciden en la habitación de un hospital. Allí, tras un tiempo de compartir su enfermedad y algunas confidencias, descubren que a pesar de sus caracteres diferentes tienen una cosa en común: ambos morirán sin haber vivido como les hubiera gustado, sin cumplir sus deseos. Este es el planteamiento de Ahora o nunca, la última película de Rob Reiner.

ahoronunca2.jpgHan pasado tres años desde que Reiner se puso detrás de una cámara, fue en Dicen por ahí, una película que pasó por el panorama cinematográfico de 2005 sin pena ni gloria. Su regreso traía expectativas, todos queríamos recuperar al Rob que nos emocionó con películas como Algunos hombres buenos o Cuando Harry encontró a Sally. Pero no ha sido así. Si su nueva película, con su tan visto argumento, no aburre hasta la saciedad, es sólo por el buen hacer de sus dos actores protagonistas, Nicholson y Freeman, dos artistas que convierten en éxito de taquilla cada película que estrenan, aunque la historia deje mucho que desear siendo totalmente predecible.

Por si no hubiera suficiente repetición con el argumento, los dos personajes centrales de la trama también están totalmente estereotipados. De un lado, el empresario rico al que se le dan mal las relaciones interpersonales debido a su arrogante carácter: Edward Cole; del otro, el querido por todos cuantos le rodean pero cuyas aspiraciones profesionales se vieron frustradas en el pasado por la temprana llegada de las responsabilidades familiares: Carter Chambers.

ahoronunca3.jpgSiguiendo con su argumento, añadir que Ahora o nunca es como Mi vida sin mí de Isabel Coixet, pero a la americana, con más dinero de por medio. Y es que parece que para que uno pueda cumplir sus deseos en la vida, hace falta tener dinero. Está muy bien eso de elaborar una lista con todo lo que te gustaría hacer antes de morir e incluir en ella aventuras del tipo: comer en los mejores restaurantes, visitar cada continente, escalar el Himalaya o disputar una carrera en uno de los coches más veloces del mundo; siempre claro que, como Edward Cole, uno tenga tanto dinero que no sepa ni en qué gastarlo. Porque, aunque Rob Reiner intente lanzar el mensaje de que hay que “hay que vivir la vida” y “encontrar la felicidad sintiéndose lleno con sus relaciones sentimentales”, subliminalmente nos dice que “será completa sólo si estás forrado”.

Y por si teníamos poco con el argumento y los personajes, todavía no hemos dicho nada de los diálogos. A primera vista profundos, tocando temas como la búsqueda de la felicidad, la importancia de la familia y las creencias religiosas, pero eso, sólo a primera vista. En realidad, la mayoría de las veces quedan demasiado forzados, encaminando al espectador una y otra vez a las dobles intenciones para hablar de sus problemas familiares, de sus vidas y siempre con el mismo colofón final, una frase en tono de humor que nos deje con buen sabor de boca ante lo que parecía que acabaría en conflicto, evitando que caigamos en la lágrima fácil.

ahoronunca1.jpgCon todo esto, tenemos una película repetitiva, inverosímil y empalagosa, que ni sorprende ni sugiere nada, pero que entretiene y hace reír, gracias a sus dos fantásticas estrellas y al personaje de Tomás, (Sean Hayes) el ayudante y único amigo del empresario Edward Cole, quien ha sido capaz de estar toda la vida a su lado porque sabe responderle con la misma moneda, el humor irónico que éste usa.  Más que un bálsamo de esperanza, un libro de autoayuda forrado en billetes de quinientos.