MI HERMANO ES HIJO ÚNICO (2)

  16 Febrero 2008
 mihermanoeshijounico0.jpg
Título original: Mio fratello è figlio unico / Il fasciocomunista
País, año: Italia-Francia, 2007
Dirección: Daniele Luchetti
Intérpretes: Elio Germano, Riccardo Scamarcio,  Angela Finocchiaro, Luca Zingaretti, Anna Bonaiuto, Massimo Popolizio, Alba Rohrwacher, Ascanio Celestini, Diane Fleri
Guión: Daniele Luchetti, Sandro Petraglia, Stefano Rulli
Producción: Babe
Fotografía: Claudio Collepiccolo
Música Franco Piersanti
Montaje: Mirco Garrone
Duración: 100 minutos
 

Una amarga crónica de la nostalgia
Escribe José Luis Barrera

Al autor de esta película le recordamos con agrado por dos de sus filmes: La voz de su amo y La mejor juventud, una película de muy larga duración (se rodó para televisión) que se mostró con cierto éxito en las salas de los cines de exhibición restringida y que guarda parecido razonable con ésta. Mi hermano es hijo único parece una segunda entrega de aquélla por cuanto relata hechos de la Italia de los años 60 y 70, partiendo desde el núcleo familiar y narrando la vida de dos hermanos bastante dispares: uno un progresista, el otro un militante de un partido de tendencia fascistas.

mihermanoeshijounico1.jpgLa familia Benassi es progresista y tiene dos hijos: Accio, el menor, que después de abandonar el seminario se inscribe en un partido de ultraderecha, en parte para manifestar su rebeldía contra sus padres; su hermano mayor, Manrico, es líder sindical de la fábrica en que trabaja y es comunista. Ambos están constantemente a la greña y sus enfrentamientos personales van a más cuando Manrico, cada vez más convencido de sus ideales marxistas, se enamora de la novia de su hermano, Francesca. Ella será la intermediaria entre ambos hermanos, que dejan de hablarse. El choque entre los hermanos se radicaliza a la vez que la confrontación de los bandos políticos a los que pertenecen. Sin embargo, ellos se dan cuenta que pese a sus extremismos, en el fondo son bastantes iguales.

mihermanoeshijounico2.jpgUn poco de nostalgia, cierto costumbrismo y la mitomanía cultural de su propia época son los ingredientes de algunas películas (y series de televisión, por ejemplo Cuéntame cómo pasó–) para tener cierto éxito en su exhibición en las salas de cine. En esta ocurre lo mismo y Mi hermano es hijo único (su titulo original nos señala mejor de qué va la película: Il fasciocomunista) nos narra, describe y analiza, el embrollo sociopolítico, la empanada mental cultural que vivió el pueblo italiano hace unas décadas... y que todavía parece vivir cuando vota a Berlusconi. Algo que nosotros, en nuestro país, repetimos en la transición.

A través del microcosmos de una familia, el director de esta cinta nos muestra el otro macrocosmos que fue la sociedad italiana, con sus errores y desencantos, en los años 60 y 70, y nos transporta a la vieja historia de Caín y Abel (Accio y Manrico), cuya rivalidad se nos va mostrando a través de la misma educación que van recibiendo los dos hermanos desde sus primeros años. En parte, los celos de Accio hacia su hermano mayor son producidos por la actitud de predilección del padre hacia Manrico.

mihermanoeshijounico3.jpgLa película es un mezcla de géneros –comedia y drama, sátira y denuncias políticas– con la sombra e influencia de cierto cine neorrealista (la presencia de Rocco y sus hermanos está latente) y no prescinde de algunos de los personajes tan arquetípicos del cine italiano (esa madre tan típica y tópica). El filme, que corría el riesgo de convertirse en un panfleto político, no lo es por cuanto se fija en el periplo personal de dos hombres que padecen, se divierten, lloran y ríen en medio de una sociedad a veces convulsa por los acontecimientos políticos.

El filme tiene, además, una puesta en escena muy funcional y fresca, sin pretensiones de mensajes trascendentes, y los intérpretes son, para nosotros, las caras casi desconocidas de dos jóvenes actores muy prometedores.